En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 6 de marzo de 2014

NUESTROS GOBIERNOS Y SUS ESTILOS POLITICOS

                   NUESTROS GOBIERNOS Y SUS ESTILOS POLITICOS

Seis años atrás, luego de una eventual tertulia politiquera, un par de fanáticos encendidos que se adjudicaban el abanderamiento de la inteligencia, me inspiraron correr a mi computador para escribir un artículo que titulé “Políticas Barrocas”.- Este fue publicado en un rotativo matutino y hoy lo he desempolvado para darle nueva vigencia…

En aquel entonces pensé que nuestro país pasaba por una fase transitoria de poca reflexión, dicho síntoma me parecía efecto directo a la saturación de ornamentos que el Ejecutivo en turno, coloco a todo lo referente a sus acciones gubernamentales y que por su misma saturación comenzó a parecer increíble. 

Aquel lapsus, producto de la desmesurada distorsión de la realidad, potenció el crecimiento de conclusiones erradas e hizo cada vez más probable la posibilidad de ver en el sillón de casa presidencial a un representante de  la izquierda.

Aquel exceso de adornos a la gestión y figura del presidente Saca; el mal manejo de la información sobre los efectos internos de una crisis mundial; el inicio de movimientos al interior de ARENA para descalabras sus cimientos y apoderarse de su patrimonio político; más la aparición de un elocuente y popular candidato Funes sin un rival del mismo calibre, acercaban la posibilidad de convertirnos en un país distinto, en donde un giro copernicano nos haría de la noche a la mañana un estado prepotente e improductivo, con mayores radicalismos…

Hoy con brevedad, completaré aquel recorrido histórico posterior al grotesco gobierno de la Democracia Cristiana y  el “Comunitarismo para un mundo mejor”; y la destrucción del país, producto de una guerra interna en la que murieron muchos de nuestros hermanos...

…En 1989, nuestro país inició su etapa de “renacimiento” en donde el presidente Cristiani, con la firma de los Acuerdos de Paz, el fomento de la institucionalidad, el respeto al estado de derecho y el libre mercado, inició la reconstrucción y el desarrollo económico, político y social, en un nuevo ambiente democrático.

Esta etapa renacentista que se prolongó por un período más con el presidente Calderón Sol, continuo con la reconstrucción de la infraestructura, el fomento la inversión y la consolidación a la independencia de poderes reafirmando el republicanismo y el carácter democrático.- Así, se facilitó un tercer período presidencial, en donde el presidente Flores bajo un estilo “manierista”, en la toma de decisiones, alteró el formato tradicional de los mandatos anteriores complicando la interpretación de sus acciones.

Esa deformación en el concepto de gobernar que se atrevió a desafiar los efectos de la impopularidad, puso en riesgo la continuidad en el poder, situación que dio paso a la adopción de un candidato más comercial, logrando un cuarto período presidencial, en donde el presidente Saca desde su candidatura, lleno de personalismos la campaña y posteriormente sello su mandato con un estilo barroco en donde prevaleció la auto adulación y el excesivo manejo de la información.

Este “barroquismo político”, se convirtió al final de su periodo en una señal de decadencia partidaria, situación que adormeció a muchos areneros, y  facilitó la efectividad de una satanizada crítica a la continuidad de partido gobernante, abriendo las puertas a la nueva oferta de cambio, ésta vez en voz de otro popular, elocuente y también comercial candidato Funes.

Si bien en los gobiernos anteriores al período Saca se hizo mucho por el país, el nuevo entorno desfavoreció su correcta percepción; el excesivo adorno a su persona, una dictadura al interior de ARENA, el desgaste de sus principales voceros y la crisis económica mundial, generaron síntomas de rechazo e indiferencia que no fueron tratados a tiempo.

La historia hizo las suyas, y los que creemos en la prosperidad bajo el concepto de libre mercado y la independencia de poderes, tuvimos que aceptar ser  gobernados con una línea diferente que indicaba cambios sustanciales a los que sería difícil dar el beneficio de la duda.
Pasaron ya casi cinco años, el radicalismo inmediato que esperábamos no se dio como tal, sin embargo el presidente Funes con mayor peligro permitió instalar los cimientos para la ingobernabilidad, la antidemocracia, el incremento de la pobreza pero muy especialmente una actitud anárquica, condiciones necesarias para la instauración de un régimen socialista extremo.

Durante este gobierno el manejo de la información y sus comunicaciones continuaron con el estilo “barroco” del presidente Saca, reafirmándose de tal manera, que hoy no puedo llamarlo sino una auténtica manifestación de un estilo “rococó”.

Este estilo de gobernar, que hacía parecer al gobierno anterior como “políticamente decadente”, se prolongó durante este gobierno, sumando la oferta de una serie de “cómodos beneficios”, que a paso acelerado convierten a nuestra gente en un grupo de holgazanes conformes con su nuevo y holgado estatus de “pobres bien asistidos”.

La realidad cercana promete un período más de mentiras adornadas y respuestas inmediatas a todo aquello que las contradiga.- La consolidación de la pobreza, el asistencialismo, la burocracia y el resentimiento social, nos indica que para luchar por parecer un buen gobierno, nos espera continuar soportando una etapa más de puro Rococó…

A pocos días del evento electoral que marcará nuestro futuro, con un panorama sombrío para la oposición, no queda más que esperar un verdadero cambio en la forma de interpretar la realidad y esperar un resultado sorpresivo que nos devuelva el optimismo.- Sin embargo sea cual sea el resultado, la derecha necesita una conceptualización diferentes que transmitan la verdad con una efectividad que burle los ornamentos del socialismo y logren sacudir la pereza intelectual que envuelve a nuestro pueblo.

Las virtudes dialécticas de la izquierda son reales y efectivas, el ejemplo que tenemos con el presidente Funes es innegable, tan así que parece quedará en la historia como el único candidato que ganara dos elecciones seguidas; sin embargo no hay mal que por bien no venga, así los vientos de cambio en la administración de la derecha tienen que forzar una nueva etapa, en donde el “neoclasicismo político” sea el estilo del nuevo liderazgo.

ARENA debe ser administrada para generar credibilidad y oportunidades reales que logren una mayoría parlamentaria significativas, con figuras de respeto, que puedan ejercer una verdadera oposición y desplace de nuestra historia política el Barroquismo que ahora nos aturde.



José A. Retana / erretana@live.com / DUI 02324978-8 / tel. 7871-1597

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada