En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 17 de abril de 2013

Patadas a los huevos del Diablo


Patadas a los huevos del Diablo
Marvin Aguilar

¿Cómo terminamos metidos los salvadoreños en las elecciones de Venezuela? Hay una causa fundamental: la acumulación de publicaciones y acusaciones contra el chavismo y ALBA El Salvador desde EDH y ANEP en donde hasta ahora seguimos sin conocer la trama maléfica de la que se acusa a la izquierda latinoamericana que sigue ganando elecciones. Leamos mi tesis:

1ª intención venezolana; dejen de joder. No se puede acusar sin que medie mala intención a las empresas chavistas de narcotráfico o lavados de activos. Venezuela ha ayudado a Colombia y EE.UU. en la captura y deportación de 20 narcotraficantes.

Guatemala con su propuesta de despenalizar la droga, Uruguay y Bogotá legalizando el uso de la mariguana han emprendido caminos alternativos para enfrentar el problema médico-social de drogo pendencia.  

El Salvador se ha terminado convirtiendo en el punto de transferencia de dólares del narcotráfico de la región en donde capitales de empresarios y narcos comparten paraísos fiscales. ¿Qué país está más expuesto a servir a los intereses del crimen organizado? No basta hablarnos solo del avión que se estrella deben darnos la ruta de vuelo.

Las declaraciones desde Caracas de un complot de la ultraderecha salvadoreña es una advertencia que pueden jugar duro y sucio cuando deseen y desde luego un guiño solidario al FMLN.

2ª intención venezolana; si lo hay – el complot- y, sabemos quiénes son pero no lo diremos solo queremos que sepan que ya los tenemos ubicados.

Si en El Salvador hay una derecha anticomunista con capital y suficiente ideología para mandar hacer asesinatos o desordenes a Venezuela no es algo que haya que dudar; ya se hizo en Cuba junto a Posada Carriles, el punto es ¿qué tan animados o interesados puede estar la ultra derecha salvadoreña en hacerlo hoy en día cuando los servicios de inteligencia del bloque ALBA pueden ubicarlos, controlarlos, neutralizarlos y de ser necesario eliminarlos? La denuncia suena igual a un prefacio de lo que pueden desatar.   

3ª intención: necesitamos humos y espejos. El nombre de Roberto D’Abuisson era perfecto para la trama mediática fue el símbolo adecuado para desprestigiar al partido ARENA en donde generalmente la ultra derecha se refugia políticamente.

Es evidente que el diputado D’Abuisson no hizo esa llamada que presentó el gobierno chavista, incluso es posible que su reacción haya estado calculada, vista las facilidades con las que ingreso y dio declaraciones en Venezuela, pero el objetivo de reality show quien lo haya pensado lo logró.

El morbo que tiene la discusión pública sobre la voz de alguien es tan banal y prosaica al debate serio sobre un complot de asesinato o desestabilización de una nación que ponernos aclarar porque se nos cae el pelo, somos altos, bajos, morenos, blancos, obesos o tenemos voz de castrati o barítono lo que persigue es provocar y poner la nota humorística para desde allí desviar el tema una vez hayan pasado las elecciones.

El rol de los medios de comunicación.

La primera de tantas de las virtudes del conocimiento es tener la habilidad de enfrentarse a los mitos. Se nos dijo aquí que datamerica una empresa encuestadora argentina realizó un sondeo en donde resultó que el candidato Enrique Capriles llevaba una ventaja de 5 puntos sobre Nicolás Maduro y esto habría sido el detonante para que Caracas inventara el complot de asesinato y desestabilización por personas de la ultraderecha salvadoreña en conjunto con algunos neocons estadounidenses.

EDH recogió esta información de ABC un diario ultra conservador de España y declarado enemigo del chavismo.

¿Podemos confiar en un muestreo hecho vía telefónica en zonas escogidas de Venezuela? Pesar del resultado electoral ajustado – del que haremos aparte un articulo- del pasado domingo se demostró que aquellos datos eran sesgados, y que tenían una única finalidad: crear confusión y desanimo al chavismo desde un repunte de la oposición.

La relación de los medios de comunicación con el poder sea este de derecha o izquierda se da a través de pagos, acuerdos, pactos, favores, obsequios, colaboracionismo de periodistas, niveles de silencio frente a problemas nacionales, autocensura sin queja, retiro de programas TV o radio, de columnistas que puedan molestar al stablishment de turno, silencio, publicación de anécdotas que no serian noticia en otro contexto y otras que la malicia humana invente.

Los medios salvadoreños deberán hacer o se les realizará desde la historia en algún momento una auto-revisión de su papel en la construcción de El Salvador. Y la pregunta no será sobre todas las atrocidades que se hicieron desde la prensa sino la clásica: ¿Por qué nadie dijo algo?  

A los medios por soberbia les cuesta asumir sus responsabilidades sobre cómo por conveniencia ideológica inventan datos, omiten haciendo que lo subjetivo sin horizonte impere sobre lo objetivo promisorio. Por escribirlo de manera amable.

Pero hemos llegado a un punto en que una buena parte de salvadoreños, no todos aún pueden y les agrada hacer diferencia entre personas listas y personas tontas que no es poco y pienso esto porque algunos medios en su lucha anticomunista pareciera que rechazan la inteligencia aunque de igual podría ser al contrario.

Dar lecciones de lo que no hacemos.

Necesitamos superar el país que tenemos porque ya no resiste tanta mentira, polarización, narco política, narco iglesias, narco bancos, pobreza espiritual y crisis de fe y mentiritas de un capitalismo cristiano. Bien se dice que las naciones progresan de madrugada, cuando sus líderes duermen.

Pero lo inexplicable es que los medios claudiquen en su compromiso de formar y hacer crecer a los ciudadanos en donde por la pauta publicitaria predominen los intereses de los lobbies, las intermediaciones político-empresariales y los patrocinios interesados que hablan mejor en la oscuridad ya que allí se fragua mejor la mentira.

Desde luego siempre saldrá mejor y fácil escribir más sobre las mentiras ya que la verdad se parece a una novela, prosa trágica para nuestro caso, tragicomedia cuando de nuestros políticos se trate. La verdad salvadoreña arrojaría que no solo el Rey va desnudo sino que todos nosotros jamás hemos tenido ropa. Por eso nos volvimos expertos en disimular.

Y nuevamente los medios que cambiaron su función de (in)formadores por la de panfletarios se observan como Lacan escribió: piensan donde no son para luego ser donde no piensan. Pretendiendo hacer que los otros, deseen lo de ellos venden a políticos cansados y enfermos como si de viagra patriótica se tratase cuando en realidad su significante es nada, vacio, ausencia de arte total.

Los mejores aliados del socialismo del siglo XXI es aquella derecha que miente.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada