En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 1 de abril de 2013

A QUIEN CORRESPONDA: LAS COMUNIDADES SALVADOREÑAS EN EL EXTERIOR DEMANDAN RESPUESTAS.


La diligente lentitud del Estado para investigar corrupción en el servicio exterior

Desde la primera alerta hasta cuando la Fiscalía procedió pasaron ocho años y cuatro meses. Ni que lo supieran dos cancilleres, ni el director de servicio exterior, ni la unidad jurídica, ni auditoría interna, ni administración y finanzas, ni la jefatura de control de fondos del servicio exterior bastó para poner diligente al aparato de justicia... Dos historias, una originada en el consulado de Vancouver, y otra en el de Las Vegas, que evidencian cuando menos ineficacia y lentitud.
Efren Lemus

La primera vez que el gobierno recibió la alerta de cobros anómalos en el consulado de Vancouver, Canadá, fue en de 2003. Esperanza Cubías estaba indignada y así lo plasmó en la carta que el 21 de agosto de ese año envió a la Cancillería salvadoreña: “Me avergüenza el hecho de que esta persona esté lucrándose de todos nosotros, los inmigrantes, y es mi deber informar de la actuación de este señor”, exponía.
La carta detallaba irregularidades supuestamente cometidas por el cónsul Joaquín Roberto Meza Delgado, exembajador de El Salvador ante Naciones Unidas (1986-1989), pero el Ministerio de Relaciones Exteriores lo mantuvo en el cargo durante los siguientes tres años y al sistema de justicia le tomaría ocho años proceder contra el diplomático por la vía judicial, en un caso que ahora mismo ventila un juzgado salvadoreño. En 2008, una auditoría interna de Relaciones Exteriores detectó un faltante de dinero en el consulado salvadoreño en Las Vegas, y a pesar de los indicios de posible corrupción, solo fue hasta 2011 cuando la Fiscalía puso manos a la obra.
En términos de monto de dinero mal administrado, el caso de Meza y el del cónsul en Las Vegas, Nevada, tal vez no sean de los más destacados en el ámbito de las pesquisas sobre corrupción: entre ambos, los cuestionamientos vigentes suman un poco más de 150,000 dólares. Pero ambos evidencian la ineficacia o displicencia con que el Estado responde a denuncias o ante la detección de anomalías en la gestión pública.
En el caso de Vancouver, los ya casi 10 años transcurridos hasta hoy abarcan desde la gestión de la canciller María Eugenia Brizuela de Ávila, pasando por las de Francisco Laínez y Marisol Argueta de Barillas, hasta culminar con la del actual ministro, Hugo Martínez, quien finalmente vio a la Fiscalía actuar. Los dos primeros fueron notificados sobre el primer caso, y Argueta de Barillas supo de las sospechas en Las Vegas. Las denuncias de corrupción se originaron una en el gobierno de Francisco Flores (1999-2004) y la otra en el de Antonio Saca (2004-2009).
Esperanza Cubías residía en Edmonton y solicitó al consulado de Vancouver la certificación de su matrimonio y un nuevo pasaporte. La respuesta que recibió del consulado, según la carta, es que debía cancelar 60 dólares para que el cónsul se hospedara en el hotel Holiday Inn Express cuando viajara a esa ciudad, más otros 100 por los documentos que solicitaba. Y pagó. El problema surgió cuando pidió la factura: el consulado le entregó un recibo oficial por 60 por el nuevo pasaporte, pero por el resto del dinero el cónsul le entregó un recibo simple con sello y firma del funcionario.
“Solicité el trámite y el costo me pareció excesivo, pero tuve que aceptarlo porque necesitaba el trámite (…) Supongo que el señor Roberto Meza recibe gastos de representación que cubren dicho viaje”, se quejó Esperanza en la carta que dirigió a la entonces ministra de Relaciones Exteriores, María Eugenia Brizuela de Ávila.
La semana pasada, El Faro pidió –por correo electrónico y por llamadas telefónicas- una entrevista con la excanciller Brizuela de Ávila para establecer qué seguimiento dio a la denuncia de corrupción, pues en el expediente abierto al cabo de ocho años en los tribunales salvadoreños, no queda clara su actuación. Al cierre de esta nota, la exfuncionaria no había correspondido ni por correo electrónico ni por teléfono.
Comentarios
En eso mismo estamos en Boston
Escrito el 2013-03-19 14:09:42 por Mirna
Este articulo detalla lo que estamos viviendo en Boston. Lo de nosotros empezo por el atropello de una simple fiesta, una celebracion en la que buscamos apoyo y asociacion con el consulado de Boston, sin nunca imaginar en lo que ahora se ha convertido para nuestra integridad y seguridad fisica. y todo por culpa de el Consul de Boston. La verdad no todos tienen valor de enfrentarse a el monstruoso aparato de Relaciones Exteriores, nosotros lo hemos hecho, denunciamos por que tenemos antecedente, a el consulado de Boston en Febrero 25 y hasta ahora Cancilleria no ha hecho nada para ayudarnos. Al contrario hemos recibido amenazas y ataques ciberneticos de varios allegados a el consulado. Publicamos nuestra noticia en un periodico digital salvadoreno y todos los comentarios ofensivos publicados vienen de personas con intereses en el Consulado. Esto es para nosotros serio y Cancilleria en vez de manejar nuestra queja privada, le enviaron copia a el Consul de Boston y esta persona reunio a mas de 30 personas en el consulado, nos mando a llamar a una reunion y ahi leyo la carta en publico, haciendo parecer victima, y las dos personas que estuvieron presentes casi salen linchados de ese edificio. Nuestros derechos constitucionales fueron violados como salvadorenos, por que la constitucion de la republica nos ampara y da el derecho de poner nuestras quejas... El ART. 18 DE LA CONSTITUCION DICE:"TODA PERSONA TIENE DERECHO A DIRIGIR SUS PETICIONES POR ESCRITO, DE MANERA DECOROSA, A LAS AUTORIDADES LEGALMENTE ESTABLECIDAS; A QUE SE LE RESUELVAN, Y A QUE SE LE HAGA SABER LO RESUELTO". A nosotros al contrario, Cancilleria jamas actuo ni respondio, nos remitio silenciosamente hacia la persona que denunciamos, quien uso su poder para ponernos en confrontacion con otros compatriotas, sin ninguna necesitad, hicimos una denuncia para que se investigaran las anomalias que sabemos existe ahi, pero ahora tenemos nuevos enemigos gracias a el Consul de Boston que para tapar la denuncia, quizas por miedo, uso y puso en contra de nosotros a varios compatriotas. Hemos enviado 8 correos a Cancilleria y nadie nadie ha respondido! Me pregunto cual es el trabajo de los Vice Ministerios del Exterior? Nosotros somos ciudadanos salvadorenos buscando apoyo de estos ministerios pagados con el dinero que pagamos por sus servicios y quizas hasta con nuestras remesas. Nos piden pruebas contundentes, y los testigos y pruebas verbales parece no importarles. Nosotros pusimos una denuncia, queda en Cancilleria y Auditoria Interna encontrar las fallas y probar lo que nosotros hemos denunciado. Gracias por publicar mi comentario.

SERVICIO EXTERIOR INEFICIENTE
Escrito el 2013-02-07 20:30:04 por Eduardo Gonzalez Orellana
Lo peor que existe el servicio exterior el consulado en el DF solo tiene gente prepotente y solo atienden hasta las dos de la tarde

corruptos en El Salvador???
Escrito el 2013-02-07 18:38:50 por El critico
Eso ha de ser un error, El Salvador es el unico pais del mundo donde los empleados publicos son sometidos a rigurosas prubas de honorabilidad antes de ocupara sus cargos.

corrupción en el servicio exterior
Escrito el 2013-02-05 18:15:55 por Serafin Sears
Felicitaciones, muy buen articulo periodistico. Ojala el servicio consular mejore para los miles de salvadorenos que necesitan de estos servicios. Ojala que cesen los actos de corrupcion. Saludos y continuenconsu trabajo periodistico.

CORRUPCION DEL SERVICIO EXTERIOR
Escrito el 2013-02-05 11:06:58 por Jose H Ortiz
HE DENUNCIADO Y ENVIADO PRUEBAS DE SITUACIONES ANOMALS QUE SUCEDEN EN EL CONSULADO DE HOUSTON A LA EMBAJADA SALVADOREÑA EN WASHINGTON, FUI ATENDIDO POR EL COMISIONADO OSCAR CHAVEZ Y HASTA LA FECHA NO HE TENIDO RESPUESTA....



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada