En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 2 de abril de 2013

Reflexiones sobre el Voto Salvadoreño en el Exterior. Otra vez fuimos ignorados.


Reflexiones sobre el Voto Salvadoreño en el Exterior.  Otra vez fuimos ignorados.
Por Dr. Francisco Acosta
Abril 30, 3013.

Los romanos decían que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, y que nadie es esclavo sino el que permite serlo. Me pregunto si merecemos lo que tenemos en El Salvador!

Hace dos días regrese de El Salvador a Washington donde resido desde hace 12 años. El viaje fue para sondear con los ciudadanos comunes, y con los que toman las decisiones, que están pensando sobre el voto de los salvadoreños en el exterior.

Mi intención es dar un aporte cívico –patriótico, no partidario, a fin de que los salvadoreños y salvadoreñas en el exterior tengamos presencia real en nuestro país de origen, no solo con los cheques que enviamos (remesas), sino que también con un derecho constitucional que tenemos, el voto.

Los salvadoreños en el exterior somos uno de cada tres de esa nación. Como es eso? Es que la mano de obra, calificada y no calificada, es el mayor producto de exportación de nuestro país, y el drenaje del recurso humano continua; de hecho, actualmente, unas 200 personas salen cada día para el norte, en busca de mejores oportunidades.

De los salvadoreños en el exterior 93 de cada cien vivimos en los Estados Unidos de América, no sin un castigo; no contamos con representación política ni en El Salvador, ni donde ahora residen. El castigo viene por que aprendimos a votar con los pies. De hecho, en 1996-1998, después de los Acuerdos de Paz, la gente perdió las esperanzas en sus dirigentes políticos (derecha e izquierda) y esos ciudadanos decidieron votar con sus pies, saliendo en masa del país. Esos dos años fueron donde salió del país el mayor flujo humano en la historia de El Salvador, de acuerdo al PNUD de las Naciones Unidas.

Ante la nueva coyuntura política, como ciudadano de ambos países, decidí ir a El Salvador y sondear con distintos actores, y con los que ahí deciden, sobre que están pensando sobre el voto exterior, y esto fue lo que me encontré:

1.       De acuerdo a un reciente estudio de opinión pública llevado a cabo por la Universidad Centroamericana, UCA, los partidos políticos están en la última escala de credibilidad.

2.       Muy recientemente se aprobó en la Asamblea Legislativa el voto en el exterior, y posteriormente firmada por el Presidente Mauricio Funes, pues fue una promesa hecha por el, cuando era candidato.
  
3.       Los partidos del espectro político salvadoreño, consideran a los y las salvadoreños (as) en el exterior como una moneda tirada al aire, pues no se sabe cómo va a caer; por lo tanto, no le apuestan al voto exterior. Expresión de ello es el raquítico presupuesto recientemente aprobado para el voto externo.

4.       Hay nuevos ricos de izquierda, generados fundamentalmente por los recursos de Alba Petróleo; mientras por el otro lado, hay una enorme masa de pobres, deseosos de salir del país, mismos que subsisten principalmente con las remesas que enviamos del exterior.  Pero eso, no se puede decir en público; si, se puede decir pero silenciosamente.  “No diga eso de que hay nuevos ricos, porque eso lo dicen los des-formados y los re-sentidos del Frente”, me dijo la semana pasada una mujer en una reunión de vecinos, en la ciudad de Aguilares. Porque no? le respondí; y seguí,….. pues me duele verle a usted y a la mayoría de ustedes aquí sin zapatos y desnutridos, y viviendo junto al foco de contaminación mas grande del país, el Rio Acelhuate, donde bajan las aguas negras de la capital, y usted seguramente come pescado contaminado  del Lago Suchitlan, le dije.

5.       Antes de Semana Santa, La Asamblea Legislativa aprobó el presupuesto de 40 millones de dólares para las próximas elecciones de Febrero 2014; y asignaron un presupuesto raquítico para el voto exterior; solo se aprobaron 4.1 millones (10%) para el voto en el exterior, de los cuales el 40% son para el pago del voto por correo.  Es claro entonces, el presupuesto es la expresión de las prioridades de quienes lo aprueban.

6.       Dicho de otra manera, juzgando por los recursos asignados, el voto de los salvadoreños en el exterior, con casi un millón de personas en capacidad de votar, no es prioridad para el actual bloque en el poder en El Salvador; nos ningunearon otra vez!

7.       Aun con los pocos recursos en el presupuesto aprobado, se podría, con más tiempo, documentar y empadronar a mas salvadoreños en Estados Unidos, y en otros países; sin embargo,  los tiempos en el calendario electoral son cortos, y no coinciden con el calendario exterior, pues los salvadoreños estamos dispersos en todo el país y los Estados Unidos es un país enorme, por lo que necesitamos mucho más tiempo para documentar y empadronar a los ciudadanos salvadoreños, no solo para empadronarlos para votar, sino  para que esos compatriotas estén listos para cuando se apruebe la nueva Ley de Migración en Los Estados Unidos, la cual parece inminente.

8.        De los casi un millón de salvadoreños en capacidad de votar en los Estados Unidos y Canadá, solo 35,000 tienen DUI valido para votar. No digamos en otros países como Australia donde aparentemente han retirado al cónsul salvadoreño.

9.        A fin de solicitar más tiempo para hacer nuestro trabajo en Estados Unidos, me entreviste con dos de los cinco miembros del Tribunal Supremo Electoral, quienes me manifestaron que ya no es posible cambiar el calendario electoral, porque crearía desconfianza en el proceso electoral.

10.   Finalmente me encontré con otro fenómeno que valdría la pena pensarlo. Muchos funcionarios del gobierno, vienen con frecuencia de visita, especialmente a Washington. Nos presentan lo que hacen y después nos vamos a cenar juntos. Pero, una vez usted va y los visita en El Salvador, la cosa cambia, no le contestan el teléfono, y si tiene suerte, le dicen que haga una cita con su secretaria.

En conclusión, otra vez, los salvadoreños en el exterior fuimos nuevamente ignorados, o ninguneados como decimos popularmente. Y vamos a seguir siendo ignorados por los que toman las decisiones hasta que los salvadoreños y salvadoreñas en el exterior, tengamos una representación política en los tres poderes del estado salvadoreño. Es posible? Si, somos la tercera parte de la nación, pero no va a ser un regalo, pues el derecho se conquista y se defiende.  Efectivamente los pueblos tienen los gobiernos que se merecen..

El autor es Fundador de la Universidad Monseñor Oscar Arnulfo Romero, en Chalatenango, El Salvador.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada