En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 28 de mayo de 2014

L@s amantes del presidente

L@s amantes del presidente
Marvin Aguilar

Según algunos historiadores miss Nancy habría sido el presidente gay estadounidense más notorio de aquel país.

Así se referían a James Buchanan decimo quinto presidente de EE.UU. sus adversarios políticos que comprendían que el puritanismo americano permite que sus mandatarios hagan lo que deseen con su cuerpo siempre y cuando no se sepa. Ese fue el error de Bill Clinton, dejar que supiéramos.

En México existió en la época priísta un pacto no escrito entre los medios de comunicación. Ni la familia del presidente, ni las fuerzas armadas ni la virgen de Guadalupe eran motivo de investigación periodística. No fuera a ser que se supieran cosas terribles.

En nuestro país El Faro.net ha dado un paso hacia adelante al hacer público una relación extra marital de Mauricio Funes mientras era presidente de El Salvador en el reportaje: El Presidente Funes, una cadena de favores y un spa.

¿Que un hombre sea infiel debe ser motivo de escándalo? No olvidemos que las noticias son casualidades, pequeñas teorías enlazadas entre ellas por las causas.

El periodismo es teórico no es práctico aunque lo parezca porque nos ofrecen hechos. Desde luego no inferimos que el reportaje sea falso, ya que eso le corresponde a los involucrados aclararlo, ya que si no lo hiciesen lo asumiremos como verdadero.

Así que, lo que da autoridad al medio de hacerlo público es el uso de recursos estatales para construir durante y después una relación amorosa que de no existir una determinada posición -la presidencia- no pudiéramos ahora reconocerla como obvia. Ahora si fuéramos una monarquía constitucional tal vez, pero tendrían que ser parte de la familia real y no de la casta política.

Todos los hombres en algún momento de su vida han tenido amantes, luego los presidentes son hombres. Saquen sus propias conclusiones ustedes de la premisa dada. De ser cierta - y todo apunta a eso- la relación extra marital de Funes ¿solo él tiene amantes dentro de la clase política salvadoreña? Y ¿los políticos gais?

Recuerdo a un miembro del COENA que cada viaje a San Miguel me insinuaba que le “presentara” muchachas y que quizá debido a mi extrañeza y reticencia de su “petición” no fui incluido en la lista de diputados. Así de grande es el poder del sexo en la política.

II
El Faro deja abierta la línea investigativa que conlleva el riesgo de degenerar en prensa rosa y de espectáculos en la medida que los ingredientes de estas relaciones lleven sexo, alcohol, drogas, diversidad sexual, tráfico de influencias, delitos penales, quiebras económicas y cuanta cosa pueda hacer que un par de tetas o testículos hagan doblar al poderoso.

Este trato periodístico que ya era común con los deportistas y que ahora se extiende a la desprestigiada clase política igualmente se válida para las figuras empresariales y de la farándula.

Se ha pues marketinizado las pasiones humanas. Legitimó igualmente el San Benito virtual: que desde las redes sociales se persiga a todo mundo para obligarlo a que se comporte moralmente, como Dios manda so pena de sanción. ¿Imaginan la de fotos o videos que viene?

Esta investigación periodística que alegra a los detractores del ex presidente Funes ya que lo deja como infiel y falto de ética política ¿hará frente a todos que pensemos que sus acusaciones contra la corrupción política no son valederas? Desde luego que no. Pero corre el peligro detallado el tráfico de influencias de la nota periodística de terminar sentado junto a Flores.

Todos que pongan sus barbas en remojo porque a partir de este día se rompió el tabú de que la vida privada de los personajes públicos es algo sin relevancia para la prensa.

III
Desde luego la forma oscura de los operadores del poder como son Herbert Saca o Mecafe son como mínimo según los datos hechos públicos por El Faro, indignantes y algo harán los señalados por aclarar sus acciones convenencieras a través de los años que han rodeado a los presidentes Saca y Funes. ¿Qué nos asegura que incluso los favores no llegaron hasta el Ministerio de Hacienda?
Irritante sostenemos porque la meritocracia fue paja, prevaleció el amiguismo adulador y celestino incluso más que la militancia partidaria.

Corolario: 
¿Qué vendrá después? L@s amantes de las primeras damas. El morbo está servido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada