En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 15 de febrero de 2015

LA SALA NEGRA EN EL 151 ALKIER ST.

LA SALA NEGRA EN EL 151 ALKIER ST.


A esta redacción, nos han tenido a bien participar la buena nueva que el Chele Pema, mejor conocido entre la farándula como “El Dandi” alias el Vergiador, se va de vacaciones por uno o dos meses. Ello en reconocimiento por su digna representación de la diáspora salvadoreña de Long Island en una riña barrio bajera  que propicio a finales del 2014, lo cual le fue posible gracias a los efectos del agua loca y el síndrome de Hulk que le emerge después del tercer titilguetazo y que le motiva a retorcer algunos buches o repartir talegazos. 
Gracias a este bochinche a Pablito lo mandaron de vacaciones a México para que aprenda a cantar corridos con los Zetas y al otro lo mandaron a tomarles fotos a los canguros y koalas en Australia.

Comenta la box populi que el sindicato de meseras de barras y table dance, hicieron acto de presencia en nuestra casa, en solidaridad y para sumarse a la ya  empleadas y quizá parte del aren y despedir a su ídolo de trasnochadas, tocándole las golondrinas y el cucu-ru-cucu.


Nos quitamos el sombrero, ya que una vez más queda comprobado que la maldición de Vitu Midas, si funciona. Ya que todo lo que toca y/o asesora, se Kga en ellos. 
Sino solo basta repasar la lista. Su primera víctima a quien le asesoro como jefe de campaña tras bambalinas, a declarar en los medios que él era un experto conocedor de los vituperios de la comunidad salvadoreña. Su segunda víctima Papá Pitufo y su última víctima el Chele Pema. 


Es de suponer que con la partida del chele de vacaciones, se pone fin a la era “Chichipate” en el Consulado y con ello, viene el gran reto de integrar a la comunidad por parte del nuevo titular que se designe para que tome las riendas de nuestra casa y la represente dignamente.

Esperamos que no siga los ejemplos de sus antecesores, que si bien es cierto que no hay nada de malo echarse los tragos. El titular de nuestra casa debe de pregonar con el ejemplo y poner en práctica la mesura y el recato. Saber cuándo, dónde y con quienes tomarse la foto. Ya que sobre su figura pesa la obligación de representar dignamente a la nación y sus connacionales en el exterior. Una simple recomendación para no hacer el papelón de bolo callejero en plan de bulto o cunetero y/o busca pleito.

Y si por casualidad resulta asiduo a la moda retro, se depila las cejas  y se cree un adonis. Con que respete las instalaciones y deje su papel de gigoló y exhibicionismo de macho cabrillo para después de las horas laborales, ayudara a evitar que se promuevan rumores que nuestra casa es usada de motel de paso y/o casa de citas.
  
La labor, estimamos no será nada fácil de realizar, tomando en cuenta lo enraizado que están los parásitos y hiedras que han crecido bajo la sombra del consulado y que han contribuido al divisionismo al interior de la comunicad. Por supuesto gracias a los buenos oficios de los últimos dos cónsules a quienes para tapar el sol con el dedo, han congratulado por doquier y proyectarles como orgullos salvadoreños.

Lo cierto es que nada es imposible de remediar, siempre y cuando no se deje mangonear, apantallar y manipular de los que dizque representan a la verdadera comunidad salvadoreña;

Los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
Los guanacos hijos de la gran puta,
mis compatriotas,
mis hermanos.

Emulando a Tano. Puta madre que pario, que bueno era Roque. Lástima que se lo quebraron los compitas por un error de juventud.


Adicionalmente esta redacción recibió la información que el pasado viernes 13, se llevo a cabo en las instalaciones del consulado, una reunión a la cual asistieron los mismos de siempre. Puntos de agenda a tratar para el beneficio de la integración de la comunidad, vaya usted a saber, ya que al parecer la premura era poner sobre la mesa comunitaria, la misiva del titular de la Iglesia Santa Ana de Brentwood presentada a uno de los titulares del consulado, a quien manifestó su interés  de celebrar una misa en conmemoración al  aniversario de la muerte de Monseñor Romero.  

Esta misiva,  dio la pauta para plantear la idea de conformar un comité de apoyo, el cual se pretende organizar en los próximos días, para que se haga cargo del teje y maneje. Qué suerte tiene el curita, encontrar todo servido en bandeja de plata y lo mas cachimbon disponer del apoyo de la verdadera comunidad salvadoreña.

Hablando de la verdadera comunidad salvadoreña que no da paso sin guarache, acorde a la box populi, Mauri el espinoso, mejor conocido en el ámbito de negocios como el señor de los seguros alias ametralladora Kelly. Defendió su derecho de conformar dicho comité con argumentos genealógicos y/o nexos de amistad con Monseñor y/o su familia. Según nos dejaron entrever.
Cierto o no el argumento, vaya usted a saber, solo él lo sabe y quienes se llegue a tragar la paja.
                                                                                                                     
Es interesante observar como todos se quieren subir a la carrosa, ya que el muchacho  es famoso al otorgarle el título de Beato y que pronto lo elevaran a la categoría a Santo, ya que de alguna manera u otra muchos ya están tirando líneas de cómo sacar raja para su beneficio con el tema de moda e identificarse con un mercado potencial de nostálgicos y/o románticos.

Hablando de nostálgicos románticos, burros con ojeras como les llama el profe o tontos útiles como les llaman el resto de los políticos, que supuestamente no creen en Dios porque son ateos, al parecer también atendieron la convocatoria , y como que no, el tema a tratar ataña a su mártir aunque se trate de religioso católico. 

La pregunta del tostón. Porque apoyar una nueva iniciativa y no apoyar a la ya existente. 

Como quien dice,  gallina salvadoreña que come huevos, aunque le quemen el pico. Les cuesta renunciar a ser cangrejeros.

Por si lo no sabían. La imagen de Monseñor Romero se ha mantenido vigente en Long Island, gracias a la iniciativa y convicción del Sr. Ernesto Trejo, quien a través de la organización sin fines de lucro la cual lidera como su presidente. Durante 8 años o más, ha venido realizando el evento conmemorativo de la muerte del Romero cada 24 de marzo en la Iglesia San Lucas. Labor que ha realizado rasgándose con sus propias uñas, sin el apoyo de dizque líder comunitarios  y hoy salen con la gran idea de desplazar y menospreciar su labor.  

Lo que me hace recordar que hace un par de años atrás, el director de fiestas y bailongos de la casa de Eddy en Nassau. Se le ocurrió la idea que el desfile Centroamericano que todos los años se realiza en Hempstead, debería tener un giro más adoc a sus intereses y para el beneplácito de la imagen de la comunidad salvadoreña, por ende el Consulado debería de tener el rol de protagonista y meterle mano.
De aquí que se canalizaría la propuesta para la Señora Marta Montero, ofreciendo patrocinios para hacer del desfile algo nunca visto, para ello utilizo los buenos oficios del Sr. Cónsul en funciones y que hoy dizque es uno de asesores de la Misión Permanente de El Salvador ante las Naciones Unidas, luego de pasar por el consulado de Washington. Menos mal que las señoras reclamaron sus derechos y no pasó a más.

Señores, el empoderamiento de nuestra comunidad solo será posible mediante la integración de sus miembros en forma honesta y en función de las mayorías,  para trabajar en unidad por un objetivo común.

Ello será posible si nos dejamos de oportunismos y de andar inventando líderes por doquier, que como todos sabemos muchos tienen una larga cola que patear y que carecen de la integridad moral requerida para ponerse el chaleco del la comunidad y representarla dignamente.
Que si todavía siguen haciendo de las suyas es gracias a nuestra complicidad por quedarnos callados y no denunciarlos. Argumentando un burdo concepto nacionalista y nostálgico. “Es que porque son salvadoreños” o  como aquellos que muchos defendieron, abogando por unos delincuentes una  segunda oportunidad.  

Habría que hacernos la pregunta si estos individuos al momento de cometer sus fechorías les importa que el cliente sea salvadoreño.  Algunos les ha dado por levantar el estandarte de la religión tal cual mercaderes se proyectan como la reencarnación de la madre Teresa de Calcula, Juan Pablo Segundo o se paran al frente de un pulpito con lagrimas de cocodrilo, rasgándose las vestiduras de haber aceptado a Cristo como salvador.

Dejemos de fomentar el divisionismo por la incapacidad de ver más allá del romanticismo ideológico y partidista que nada tiene que ver con nuestra realidad concreta en Long Island, más que explotar la nostalgia para pasarles el guacalito y mantener a las masas de burros con ojeras sumisos en el redil para el beneficio de las cúpulas y/o parásitos oportunistas que saben explotar su ignorancia en el buen sentido de la palabra, o utilizar de parapeto a la comunidad para la satisfacción de vendettas personales.

La tarea no será fácil para aquel que ocupe la silla del consulado, pero estará en el que capitalice las experiencias pasadas, ya que no es lo mismo trabajar para la comunidad que trabajar con la comunidad.

A quien corresponda la responsabilidad de sentarse en la silla de nuestra casa, nuestros mejores deseos, esperando que durante el 2015 no se generen vituperios, que tengamos que publicar en este apartado de LA SALA NEGRA EN EL 151 ALKIER ST. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada