En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 15 de febrero de 2014

Adelante, disparen

Adelante, disparen
Marvin Aguilar

En 2010 el Diario de Juárez, México dirigió en sus editoriales una pregunta a los cárteles del narco: ¿qué pretenden que publiquemos o dejamos de publicar, para saber a que atenernos? Todo en un afán para impedir que continuaran los asesinatos hacia los periodistas.
En El Salvador un matón desesperado presenta ahora la disyuntiva entre el periodista y el delincuente. A cualquier amenaza aquel que piensa que puede matar y aquel que piensa que puede ser matado, se equivoca. Ningún fuego puede quemar la vida que existe. La Página debe seguir.

No debiera suceder esto en Venezuela y tampoco en El Salvador ya que ni la izquierda o la derecha poseen la verdad absoluta por lo tanto las notas sean a “favor o en contra” deben ser respondidas con impecable inteligencia y, eso en un país acostumbrado a la más amplia matonería parece por ahora imposible.

Una revisión académica por los distintos medios arrojaría una fatal conclusión: los medios de comunicación salvadoreños están haciendo las cosas mal. Pero no por eso hay que comenzar a matar a los que nos disgusten.

Pareciera que hay algunos a los que les preocupa que sus trapos sucios no se laven en casa, que se desafíe a los estamentos todopoderosos que reflejan con esta amenaza que donde dicen proteger el sistema realmente dicen proteger el poder acumulado por décadas.

Lo cierto es que cada vez más los poderosos de todo nivel deben tener claro que si se portan de forma injusta, será revelado, quedará descubierto y quién haya sido enfrentará las consecuencias.

Igualmente sabemos que quienes detentan el poder no desean entregarlo y no lo soltaran tan fácil y menos si es como ellos acusan, por culpa de una panda de ignorantes vendidos por un par de zapatos o vaso de leche; más de un millón de salvadoreños que pretenden arrebatárselos.

Desde luego que la información es un arma de gran significancia, esta permite conocer y elegir consecuentemente a la población. Conocer a las personas que hay dentro de los políticos, poder así premiarlos o castigarlos.

Pero quienes asesinan no comprenden, no alcanzan a dimensionar que en la democracia nunca hay derrotas definitivas y que las victorias son relativas y que dentro de este juego democrático unas oportunidades se está arriba y otras no, como por ahora es el caso de la derecha salvadoreña.

Sospechosamente se encarcela a Francisco Valencia de Diario Co-Latino reconocido por su línea de izquierda, ahora se amenaza a muerte al director de La Página un medio digital no comprometido con la derecha ni con la izquierda, sino con la veracidad ¿qué desean que pensemos?

Quizá, estemos llegando a un momento en nuestro país que debemos preguntarle a los poderosos de cualquier signo qué desean que se escriba y enviarles antes los textos para que los aprueben y de esa manera no conflictuar con nadie.

Volver La Página una revista o catálogo de productos y servicios en donde la nota atrevida sea la inmundicia de los pobres, jamás la de los ricos.

Corolario:

Adelante, disparen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada