En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 25 de febrero de 2014

¡Qué joder con el Ferrari!

¡Qué joder con el Ferrari!
Marvin Aguilar

Imaginen que España se entera que el golpe de Estado del 23 de febrero 1981 fue un montaje cinematográfico que buscaba dejar en evidencia que un verdadero intento de destruir la democracia y volver a los tiempos de la dictadura militar era inadecuado.

Ese rodaje dirigido por el cineasta José Luis Garci en donde estaban de acuerdo los EE.UU. tenía la intención de hacer caer a los militares golpistas en una trampa y con ello desalentarlos de hacer uno de verdad.

Para ello se necesitaba de un militar paranoico con el fantasma comunista, un ultra derechista convencido que los tiempos franquistas eran mejores, que debían regresar para salvar a España. Luego de aquel montaje de asonada militar de derecha los socialistas ganaron las elecciones dejando aquel pasado del miedo atrás.

Venezuela igualmente está jugando con la derecha. Si bien es cierto que la delincuencia es un asunto muy mal tratado hasta ahora por Maduro y sobre esa ola se encaramó la oposición para salir a las calles y, no hacer uso del referéndum revocatorio del mandato de Nicolás Maduro tal como lo establece la Constitución y así exigir al gobierno mejorar las cosas vía legal.

Al renunciar a perder otra consulta popular lo que realmente quedó en evidencia es la división de la derecha por nombrar a un nuevo líder que sustituya a un Capriles que no daba luces de marcharse después de perder varias elecciones.

La derecha tiene ahora en Leopoldo López al próximo candidato a la presidencia. Henrique Capriles es historia y esto es gracias al chavismo. 

En nuestro país la izquierda igualmente sabe ya donde le aprieta el zapato a la derecha: en el ego. Nada mejor para hacerlos desviar la atención del objetivo trazado que es: moderación, nuevo discurso, unificación hacia donde Mauricio Funes los desea ubicar.

La prueba la vimos en la entrevista de Ernesto López el martes 25 por la mañana como Ana Vilma de Escobar y Roberto d`Abuisson al hacerle Funes un llamado a su excesivo aprecio hacia sí mismos los colocó en un estado de histeria y chambrerio que desafortunadamente resulta difícil de creerles.

La rumorología efectiva y no la de JJ Rendón basada en un distanciamiento del presidente con el FMLN, un Ferrari, un exceso de whiskies, una amante y, finalmente drogas todo ha sido digerido por la derecha y lo afirma sin pruebas a la ciudadanía; esto es un afán por recobrar el poder a toda costa para no parecer perdedores ante la militancia y pasar a la historia como lo que finalmente pasaran a ser. Funes que no es candidato los hace caer y caer, caer… en un agujero rojo, sin fin.

Lentamente han abandonado otra vez, la fórmula del FMLN y van encerrándose en un debate inútil y desgastaste para ARENA gracias a los interlocutores que se auto nombran contra el presidente Funes.
Por estos diputados la derrota entonces corre el riesgo de ser por un diferencial de entre 15 y 20 puntos de ventaja la izquierda sobre ARENA.

Yéndosele de las manos una mayoría que votó en un 51% a la derecha el 2 de febrero por una aplastante derrota el 9 de marzo y, a las puertas de una elección legislativa cuya campaña comienza no oficialmente el 10 de marzo.

Definitivamente la frustración y agonía de las encuestas que antes eran enarboladas y que  ahora no son nada favorables hacen que se estructuren escenas lamentables; que un símbolo de la Teletón pase a avalar un spot que no pretende afortunadamente hacernos sentir miedo, pero que si nos hace reflexionar sobre cuanta maldad y arrogancia puede existir en los humanos una vez acarician el poder tengan estos o no limitación de movimiento.

Corolario:     
Se mirarán después de la tormenta política en la que se han embarcado hoy con sus ojos llenos de sangre como finalmente quedó el teniente coronel Tejero, el golpista español de 1981 que escribí al comienzo del texto; al enterarse que todo aquello fue un montaje de los políticos. Como fanáticos y estúpidos.


Desde luego la versión de que el golpe de Estado en España fue un montaje cinematográfico también es falsa. Fue una manera del periodista español Jordi Évole de decirnos lo nada difícil que la historia se puede construir acorde como deseemos. Pero los estúpidos atrasan definitivamente cualquier atisbo de superación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada