En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 18 de febrero de 2014

La patrulla de la muerte

La patrulla de la muerte
Marvin Aguilar

La auto censura había sido esta ahora una forma elegante que tenia la prensa comercial para no perder clientes.

Una vez se rompe con ese periodismo del pasado de notas diarias, sin investigación, sin crónica, de entrevistas arregladas y se comienza desde la red y con la masiva participación ciudadana a darles un giro de tuerca a los poderes facticos que controlan impunemente al llamado cuarto poder, las alarmas se disparan: asfixiar, comprar y ahora matar, prácticas empresariales del pasado pasan a formar parte de la estrategia para mantener el estatus quo.

Esa lógica del todo vale tiene en este país un periodismo que no es tal, sino un negocio que reditúa poder social e ingresos económicos volviendo a sus propietarios hacedores de la agenda nacional de los temas que deberán interesarnos a los salvadoreños, que generalmente son elaborados en conjunto con los sectores más oscuros del poder económico, religioso y político. Mandatarios tiranos anti democráticos que no han sido electos por nadie.

Informar se vuelve el último escaño, lo más bajo de la escala de valores del periodista y la estructura editorial se transforma entonces una forma de escupir veneno, idioteces morales y pensamiento unilateral contra los llamados por ellos anti sistema, herejes y comunistas. Los periodistas en este país están jodidos.
La transparencia de la que hablan los políticos el periodismo la entiende como información sin restricciones y no, la habitual manera de varios medios de desprestigiar a un bando o persona.
La grosera censura de la que algunos se quejan en Venezuela es aplaudida y justificada aquí cuando según parámetros ultra conservadores salvadoreños ayudamos a hacer que la gente se decepcione de la falsa derecha, cuando dejamos en evidencia que la intimidación y el mensaje amenazante es aun utilizado por esa derecha de mentiritas. Acosan para llevarnos a la auto censura a favor del stablishment, el que nos hace saber su capacidad y voluntad de matar.

El nuevo periodismo, el digital.
Los medios jóvenes son por naturaleza inquisitivos, abordar diariamente los puntos de vista políticamente sensibles es la plataforma diaria para hacerse un lugar de respeto dentro del pastel de medios.

Buscar reformas positivas desde los efectos de las publicaciones es lo que debiesen pretender los periodistas salvadoreños y no solamente lograr el voto para su partido y aliados que pagan con sus anuncios la planilla y los lujos pequeño-burgueses de sus propietarios.

Justicia y corrección por parte de los políticos es lo que ansia la población y, eso quedó demostrado cuando ninguno de los candidatos logró ganar el 2 de febrero pasado obligando a una serie de negociaciones, moderamiento de posturas, acercamientos a vituperados enemigos a los que se han visto forzados los que van a segunda ronda electoral.

Enojarse, hasta llegar amenazar a muerte para silenciar La Página que desde la red inició una línea de publicación diaria que lo único que hace es equilibrar la información tendenciosa que mantiene sea periodo electoral o no el 86% de los medios de prensa escrito, es igual a pretender que digamos que llueve cuando nos mean.

Lean: el futuro será compartido. ARENA, los empresarios si desean volverse efectivos en transmitir sus ideas y signos deben no solo de cambiar el discurso, además comprender una nueva esfera de comunicación: el periodismo digital que llega a más de un millón de ciudadanos que influencia diariamente y, que, si bien pueden fundar sus propios medios digitales la credibilidad que no es más que redes de confianza con la población ganadas con el tiempo y la coherencia; no solo con la pauta publicitaria, jamás llegará. 

La Página ha establecido el breaking news constante como sello distintivo y esto le genera millones de entradas a su sitio y aun así, varias empresas por sesgos ideológicos renuncian a anunciarse, los viejos medios muchos de los cuales no pagan debido a la ley de imprenta ningún impuesto llevan ventaja en el llamado y defendido por ellos libre mercado. La Página si paga como cualquier empresa todos los impuestos.

Es esta una corrupta estructura de comercio a costa de la información que los grandes han construido y, que obliga a los medios independientes se radicalicen diseminando la información para forzar una pendiente revolución en los mass media salvadoreños, una que logre reformas a escalas mayores, que los compatriotas logren comprender como ha funcionado y opera el poder, de cómo los ciudadanos son meros pendejos de los políticos y que es resultado del miedo al pueblo.

Corolario:

La libertad de expresión es excepcionalmente libre. Por eso desconfío de los ataques de la mediocre derecha mediática salvadoreña contra Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina o Cuba porque la defensa de la libertad de expresión incluye al periodismo investigativo que refleja ambos las dos posiciones en pugna. El silencio de la denuncia sobre el abuso de poder que no solo es político y menos de izquierda, sino proviene igualmente de empresarios, sacerdotes, pastores y ex presidentes areneros y, a eso, ha renunciado los viejos y descarados medios de comunicación nacional.

Suspicacia ante la nota roja televisiva que solo muestra los efectos de la violencia pero nunca aborda las causas que generan al delincuente, desde allí podemos comenzar a tener cautela ya que desean darnos una paja que pretende altos puntos de rating.

Igualmente sospecho del periodismo escrito que tuerce datos y que tiene al odio como su fuente de información. Que sostienen en su defensa que la parcialidad de derecha les autoriza a no ser objetivos y llamar al pueblo de forma velada o directa: ignorantes.


¿Qué pasará si para el 2019 no somos otra Cuba o Venezuela? ¿Qué discurso dirá entonces la derecha?    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada