En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 5 de agosto de 2014

Crecimiento económico para ser el país de Jauja

Crecimiento económico para ser el país de Jauja
Marvin Aguilar

La economía actividad importante del quehacer humano es motivo de estudio de la culturología. Ya desde los inicios en la universidad nos enteramos que toda la escritura cuneiforme que sobrevive es de la actividad económica mesopotámica. 

El pleito vulgar de las ideas también se lleva al terreno de opiniones económicas en editoriales, se trata de establecer que lo privado (derecha) es mejor que lo público (izquierda).

Al sentido común debiera ser peligroso reducir las cosas a expertos. Si la economía nos afecta a todos, ¿no es válido hacerse preguntas sobre lo que nos dicen?

Revisando sobre nuestro histórico paradigma capitalista, EE.UU. encontré a Andrés Oppenheimer que en su columna de LPG sostenía una tesis basada en estereotipos que pretenden únicamente dejar claro la supremacía ahora en crisis del sistema económico-consumista estadounidense.

Oppenheimer debió partir desmintiendo esto: desde 1872 EE.UU. comenzó su liderazgo económico mundial y se había previsto que para 2019 China superaría a los estadounidenses como potencia económica. Ahora The Financial Times anuncia citando al BM que será a finales de 2014.  

Sostiene Oppenheimer que el capitalismo cambia para seguir haciendo las cosas mejor. Pero en la historia vemos que no ha sido un proceso sino que se ha hecho a la fuerza: la petro-economía incluyó intervenciones militares que causaron muertos en lejano oriente ya que la estatización colonial, -como los comunistas- fue el método.

No se puede negar que la desigualdad económica interna o de exportación impulsa el capitalismo. Ahora vemos como en EE.UU. los restaurantes no suben los precios pero disminuyen las cantidades de comida; desde luego hay avances en medicina o tecnologías y esto, sostiene, válida el lado oscuro del sistema. 

EE.UU. está perdiendo infraestructuras como puentes o diques y las administraciones federales o estatales no reponen o reparan por falta de recursos económicos. ¿Es justificable cuando mantiene 190 bases de las fuerzas armadas por el mundo?

La salud no es universal y si bien la inversión que se hace es millonaria e hiperinflacionaria estos dineros que pagan los trabajadores van a parar a la industria médica y farmacéutica. No es extraño ver parientes preocupados por la deuda hospitalaria en pleno velorio.   

La perforación petrolera y gas estadounidense que es la base del gran desarrollo que pronostica Oppenheimer ha resultado una estafa Ponzi como lo expone el documental Gasland.   

Un último dato: 6 familias son el poder económico y político de EE.UU. Nomi Prins en Los Banqueros de los Presidentes lo explica magistralmente, existen escalones de privilegios a los cuales no pueden acceder los ciudadanos comunes de EE.UU. y eso no es precisamente democrático.

No pretendo decir que Corea del Norte, Cuba o Venezuela son ejemplos, pero si es necesario entender que no existe ya el sueño americano.

La parábola de los ciegos: El Salvador. 

Claudio de Rosa economista asesor de la fracción legislativa de ARENA sostenía el lunes 28 de julio en LPG que las exportaciones salvadoreñas de enero-junio 2014 habían caído 7,2%.

Esa misma rotativa página después anunciaba que las exportaciones salvadoreñas cayeron 5,5%. http://www.laprensagrafica.com/2014/07/28/exportaciones-salvadoreas-caen-55-de-enero-a-junio

Quizá de Rosa estaba haciéndose eco de otra información que LPG publicó días antes, en donde detallaba que las exportaciones cayeron 7,3% de enero-mayo 2014 http://www.laprensagrafica.com/2014/07/01/exportaciones-caen-73-hasta-mayo-de-2014

Si bien las exportaciones bajaron ¿Podemos decir qué esto es manipulación tendenciosa de información económica? La rectificación –si existió- no se hace relacionando anteriores notas sino se obvió el error intencional o no, dando por hecho que nadie lo notó.

En la misma ruta ideológica Juan Héctor Vidal que se ríe del pajarito de Maduro pero que nada dice sobre la paloma del Espíritu Santo hace un análisis sobre la deuda y el déficit fiscal salvadoreño. Aduce sin decir que país han salvado las “sugerencias” del FMI, BM o BID que son nuestras únicas salidas.

Un gobierno de izquierda latinoamericana desde luego no se espera que se pliegue al consenso de Washington, debe buscar apoyos económicos donde la ideología lo permita y no es ético apresurar la economía de izquierda para solucionar lo que la otra economía no ha resuelto en décadas. Desde allí debiese partir cualquier análisis económico sobre este gobierno.

Debe dejar de ser mala palabra China comunista, que ha puesto 20,000 millones de dólares a disposición para CELAC del cual El Salvador es miembro o igualmente los BRICS que fundaran un banco de desarrollo con un capital inicial 100,000 millones de dólares para balanzas de pago e inversiones en naciones como la nuestra.

Nuestra deuda equivale al 65,2% del PIB salvadoreño y esto hace que muy dudosas calificadoras de riesgo rebajen nuestra deuda, bonos o empresas alertan economistas.

Nada escriben que estas sociedades anónimas con sus mentirosos avales AAA a los derivados fueron juez y parte y causantes de la crisis de 2008, que avalan en la actualidad la burbuja de deuda universitaria o automovilística en EE.UU.

Estas todopoderosas para ellos calificadoras nada advierten de la crisis económica que se avecina porque Inglaterra posee una burbuja inmobiliaria o la deuda de España es 450% del PIB.

Igualmente no se critica que la FED tenga trabajando la maquinita de hacer dinero desde hace años produciendo $30,000 millones mensuales de papales tal como nos dice aquí la derecha económica solo hacen comunistas.

Corolario:
El crecimiento económico no disminuye la desigualdad entre ricos y pobres. San Andrés y Providencia representan el 25% del turismo colombiano pero el indicador de necesidades básicas insatisfechas es 40.84% y 19.70% respectivamente.

Esta situación desigual empuja a los jóvenes a involucrarse con el narcotráfico pesar de los riesgos. Crecer no significa que habrá mejor repartimiento de la riqueza o mejoras de vida de la población.

Al ser ideológicos sus argumentos no es serio cuando la ANEP y analistas económicos afines sostienen que debemos apostarle (en un país donde los pobres son una molestia) más al crecimiento a implementar impuestos o temer al ingreso en PETROCARIBE.

Argumentar como amenaza nacional la venta de deuda incluso que por motivos geo-políticos aceptaran China o Rusia no es sostenible históricamente cuando igualmente por otra ideología El Salvador se ha sometido (dolarización, TLC) desde la derecha al FMI o BM.

Estas apuestas de izquierda como mínimo podrían eliminar el déficit público y máximo permitir con un buen gobierno un capital para el despegue económico agrícola y poder invertir en energía eléctrica barata disminuyendo la factura que ahoga a las MYPES.

La reactivación económica salvadoreña no debería medirse por los estándares internacionales de servicios y consumismo irracional, muchos se suicidan en la City de Londres por ello.

Desarrollo es abastecernos de lo básico, justo, un sistema decreciente que respete la ecología. Que permita sacar de la pobreza a miles, no al contrario. No seremos felices siendo millonarios todos.

Salir de la pobreza no es aspirar al excedente de dinero, sino necesitar pocas cosas: buena salud, familia y amigos solidarios, educación y artes, divertirse sanamente, fe para quienes lo deseen.


Entender como desarrollo humano el american way of life,  es desconocer la historia, identidad. Venimos los latinoamericanos de hoy de europeos mediterráneos dionisiacos, donjuanescos, católicos mezclados con indígenas y africanos, no de europeos del norte apolíneos, faustianos, luteranos, puritanos o protestantes que creen que entre más dinero tiene alguien es bendición de Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada