En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

viernes, 29 de agosto de 2014

Hinds con pinzas I

Hinds con pinzas I
Marvin Aguilar

Un lector escribió esto en una de mis pasadas columnas:
La Sentencia JOE | 2014-08-06 13:54:50

Don Marvin critica lo que precisamente Usted escribe con las mismas tendencias de otros "Analistas de la Derecha", por favor lea los últimos 3 artículos de Manuel E. Hinds, y denos su postura de Izquierda sobre los mismos, tomando el cuidado Don Marvin de desarmar al Sr. Hinds sobre la base de Estadísticas y Proyecciones Financieras y/o Económicas, pues no caben los argumentos Filosóficos, ni mucho menos Ideológicos en este tipo de análisis, 
¿Se anima?
P.D.: Una de las grandes ventajas de no ser de ninguna extrema o ideología es que no perdemos nuestra objetividad, y por el contrario no somos "Fáciles Presas de los Vendedores de Ilusiones ni de Izquierda ni de Derecha" Saludos.

Viniendo de un perdido lector “neutral” menospreciador de la filosofía y, que me tilda de izquierda –cuando jamás he militado en ella- es tentador no hacer reflexiones sobre el padre de la dolarización y sobre uno de los impulsadores de la contaminante minería en El Salvador. Leamos entonces su recomendación:

Schopenhauer, nada sospechoso de comunista decía: una nueva idea al principio es ridiculizada, luego atacada violentamente y finalmente aceptada por evidente. En la primera parte de su artículo Hinds hace un juego Schopenhaueriano con el anuncio del gobierno de vender la deuda. Estos argumentos denotan algo viejo en la elite: miedo a la no elite.

Porque no perdamos de vista que si EE.UU. se gastó millones de dólares en doce años de guerra civil aquí ayer; para China y Rusia deseosos de invertir ya en un controvertido canal en Nicaragua nada les impide –al margen de una conveniencia económica- comprar la deuda a los acreedores de El Salvador u otorgarnos un préstamo cuyo destino sea el pago de la deuda que es eso en el fondo de lo que hablan voceros gubernamentales. ¿Miedo?  Esto haría perpetuar en el poder al FMLN:  
1.   Hinds parte de la idea que el mundo comenzó el 1 de junio 2004. Decimos que la economía se ideologiza cuando se obvia historia y cultura al momento de definir políticas económicas como buenas o malas y, eso, es precisamente el error de raíz: el sistema económico salvadoreño al expulsar humanos ha fracasado socialmente, es anti ecológico y nos llevará a ser (según el Arzobispo capitalino) un Estado fallido.

2.   LPG y EDH pretende crear opinión pública con voces concordantes con la formula económico-política usada por 200 años: añil-café-servicios que permite la preeminencia de una clase política anti plebe que en su discurso llama empresario al vendedor de sorbetes pero que en la práctica beneficia a un grupo de empresarios en detrimento de las MYPES. Creer que solo hay una salida económica para nosotros en los aliados extranjeros de esa elite: el consenso de Washington, eso es falso.

3.   Salir de la esfera de influencia crediticia (como hizo la derecha hondureña en 2009) y exigencias de crecimiento y competitividad de organismos como FMI o BM o calificadoras de riesgo – fantasma económico parecido al comunismo come niños- debe ser el objetivo político de la izquierda ya que siempre quien se llevó la peor parte de los ajustes de esos organismos internacionales fueron los pobres. Ir del unilateralismo neo-cons al multipolarismo.

4.   Un punto quedó claro: reconoce algo verdadero que muchas veces la ultra derecha utiliza en campaña falsamente contra la izquierda, escribe Hinds: “es una idea inocente surgida de una concepción egocéntrica del mundo que cree que todo el globo está interesado en lo que pasa en El Salvador y dispuesto a regalarle sumas enormes porque sí.”  

Interpreto: así como no hay nadie interesado en prestar para pagar la deuda nacional igualmente no existe una larga lista de personas pensando invertir en El Salvador. Inferimos que si ganaba un partido u otro nunca peligraron remesas familiares, relaciones con EE.UU., inversiones extranjeras.

En realidad nuestros inversores son empresarios nacionales que no llegan a sino a comerciantes con mucho dinero. Estos exigen para obtener ganancias rápidas una serie de concesiones fiscales para poder hacer trueques como la privatización bancaria que permitió comprar a crédito bancos saneados con dinero estatal y luego venderlos (dolarizados) sin pagar impuestos. Todas estas maniobras solo pueden hacerse con un partido político en el gobierno, medios y economistas afines. Valiente revelación entre líneas.

5.   Una situación económica como la nuestra obliga a pensar fuera de los paradigmas tradicionales que son precisamente los que nos han metido en esta crisis. El Salvador no ha dicho que no desea pagar, sino que desea mejores condiciones de pago y sí esas garantías las otorgan los BRICS deseosos de rivalizar con EE.UU. en crisis en su traspatio ¿Cuál es el problema si la doctrina diplomática estadounidense sostiene que no hay amigos sino intereses?

Corolario:
En este texto Manuel Hinds no presentó graficas o estadísticas que tenga que rebatir como lo pedía el lector “neutral”.

Desde luego debemos de salir del estancamiento económico y este solo se obtendrá de construir una sociedad alternativa a todo lo que hemos venido defendiendo unos y otros, izquierda y derecha.

Por eso todas aquellas palabras y capitalismo, comunismo o socialismo están desprestigiadas porque solo buscan medidas parciales, paliativas o reformistas. Eso hizo ARENA en 20 años y algo diferente deberá hacer el FMLN para salir realmente del estancamiento económico.

El sistema actual propicia la corrupción en todos los órdenes sociales y es alarmante cuando la población cree más en el fin del mundo que en el fin de un sistema económico excluyente. Eso, es ya señal de un idiotismo nacional que hay que superar, empezando por las elites que ven en un Estado fallido la oportunidad de un golpe a la democracia.

Debe apostarse por una economía que transforme la realidad. Una vez Hinds soltó un titular: en El Salvador uno puede hacerse rico vendiendo mangos y créanme estimados lectores tenía razón pero esas palabras no eran para un pueblo pobre espiritualmente, aunque eso es otro tema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada