En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 10 de enero de 2010

ROMERO ES UN SANTO, NO UN ICONO DE LA IZQUIERDA


Circulado por un miembro del grupo la Diaspora Opina


Sabato, 05 de noviembre de 2005
Enlace permanente
categoría: (historia, teología, santos, el cristianismo, Benedicto XVI)

En el 30 aniversario de su asesinato de poner la verdad acerca de este pastor. Fue un mártir por su fe, y no por sus opciones políticas presunta después de la muerte.

Oscar Arnulfo Romero, obispo de San Salvador, fue asesinado de marzo 24 de 1980, mientras celebraba el Sacrificio eucarístico. Benedicto XVI dijo que era un hombre de paz y diálogo y cree que la causa de beatificación debe continuar su viaje, sin embargo, impedir la explotación política del arzobispo, que se convirtió en los últimos años. Así escribe el padre Gianpaolo Salvini última edición de la civilización católica.

De hecho, señala el artículo que "La izquierda, que sin duda utiliza la figura y la muerte, nunca le oí como miembro, incluso desde un punto de vista cultural, aunque sólo sea por su condena clara y reiterada del marxismo y la violencia. A diferencia del marxismo, mons. Romero siempre predicó la conversión de los corazones como una condición previa a la de la propiedad. Para él, las estructuras son injustas porque no fue el pecado de la persona.

En esos años, América Latina fue presa de la violencia de la extrema derecha y la de terror revolucionario, apoyado por países como Cuba y la Nicaragua sandinista. A este último también se ofrece por las motivaciones religiosas de los teólogos de la liberación. Debido a estos, sobre el resurgimiento de la violencia, se extendió por todo el continente de la derivación de las sectas pentecostales protestantes, que se consideran más confiable que la Iglesia Católica. En 2000, aproximadamente una cuarta parte de la población de Salvador, en primer lugar enteramente católica, se había convertido en un protestante. "Que en aquellos años, como Monseñor. Romero trata de mantener el difícil equilibrio entre el mensaje del Evangelio y el compromiso de desafío político y social para sincronizar los primero con el segundo, fue llamado reaccionario, desde los que habría secuestrado a su imagen después de su muerte.

En el padre Salvini, la figura de "un hombre de oración que se está convirtiendo, en caso necesario, un predicador extraordinario. A pesar de que un periodista fue belicoso y combativo contra los que parecía amenazar la verdad del cristianismo, como el comunismo y la masonería" . Cuando se convirtió en obispo tomó el lema ignaciano "sentir con la Iglesia". De hecho, su referencia era la fidelidad a Roma, sin la cual no podía concebir la vida de un obispo. Para él, el Consejo fue el desarrollo de la tradición, no, un punto de partida. Se opuso a seminarios de gestión demasiado politizada y la teología de los jesuitas en El Salvador y que es calificado como reaccionario.

Pocos meses después de la entrada en la catedral de San Salvador, fue asesinado el padre Rutilio Grande marzo 12, 1977. Mons. Romero fue sorprendido por el crimen. A menudo es por escrito que la muerte del P. Rutilio Grande y la relación con la gente pobre de la capital causó una "conversión" o por lo menos un cambio profundo en mons. Romero, en el sentido político. Romero sí mismo, sin embargo, siempre ha negado que se había "convertido" en este sentido.

En los tres años siguientes a mons. Romero tuvo que ver con impotencia deslizamiento de su país hacia la guerra civil. Arzobispo recibido solicitudes de ayuda a las víctimas, especialmente los agricultores, tanto de las formas de violencia son de gran terroristas derecho y revolucionarios. La suya fue la voz moral más autorizada de El Salvador. La Comisión de la Verdad para El Salvador dijo que Romero fue un "crítico reconocido de la violencia y la injusticia y, como tal es percibido. Romero dice a menudo que sólo la violencia sobre sí mismos y para conciliar el vecino era legítima porque fue la violencia de Jesús en la cruz.

A pesar de ello, las amenazas a Monseñor Romero llegó a todos los partidos políticos. Optó por obedecer a Dios antes que a los hombres. Para ello fue juzgado por los progresistas y revolucionarios de las oligarquías reaccionarias salvadoreños. Fue asesinado mientras estaba en el altar de una capilla de un hospital. Él había ido a vivir en una pequeña casa junto a un pabellón de los enfermos terminales.

Este hombre de Dios puede compararse con Thomas Becket asesinado en 1170 en la catedral de Canterbury. Murió en una iglesia por haber defendido en nombre de la fe, los derechos humanos, que la Iglesia proclama ahora su camino "primera y fundamental.

Así que los agitadores políticos se les pide dejar en paz a los santos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada