En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 18 de febrero de 2013

Primeros ricos salvadoreños: Los próceres


Primeros ricos salvadoreños: Los próceres
Marvin Aguilar

Uno de mis educados lectores en pasados artículos escribió lo siguiente que, comparto con ustedes: HUMBERTO DE LEON | 2013-02-10 13:16:27
MARVINCITO, SOLO UN IDIOTA QUE NO SEPA DE HISTORIA CREERIA TUS CUENTECITOS. NO SOMOS NIÑOS QUE NOS VAS A ENGATUSAR CON TUS HISTORIAS TENDENCIOSAS. MENCIONASTES A MARTINEZ SIN DECIR DE PASO QUE PAGÓ EL TOTAL DE LA DEUDA EXTERNA, QUE HIZO REFORMA AGRARIA, QUE CONSTRUYÓ LAS MEJORES CARRETERAS QUE JAMAS HAYA TENIDO EL SALVADOR (obras como se le exige al FMLN que no hizo en sus primeros 4 años de 13 que gobernó). NUNCA LE VI UN BACHE A LA CARRETERA SAN SALVADOR-SONSONATE. PARECES UN ESTUDIANTE RECIEN IZQUIERDOSADO EN LA UES. TU Y EL IDIOTA DE VILLALOBOS PARECEN CURAS BENDICIENDO LOS CRIMENES DE LOS CUPULEROS. ESTAS ADUCIENDO QUE SOLO ROBANDO DINERO DE LOS IMPUESTOS DE PUEDE PROSPERAR EN EL SALVADOR.
De su diatriba nos interesa para desarrollar la idea de hoy  su último párrafo, donde pregunta ¿Estas aduciendo qué solo robando dinero de los impuestos se puede prosperar en El Salvador? La respuesta es –historiando a nuestros “padres fundadores” y, siguiendo la contemporaneidad-  sí.

Edificando ídolos con pies de barro:   
Los conservadores hace 100 años ante el deseo de construir una forzada identidad nacional, deseosos de tener héroe propio y ya no solo al hondureño Francisco Morazán, estando recientes las aristas que les producía Gerardo Barrios deciden bajo el gobierno de Manuel Enrique Araujo, rescatar la figura de los hombres que fueron protagonistas de la primera patria.  

Nuestros próceres lejos de liberarnos de alguna esclavitud tomaron el relevo de mando convirtiéndose únicos terratenientes; formaron irremediablemente lo que en aquel entonces fueron los primeros ricos que desde el poder se sirvieron con la cuchara más grande.
El presidente que desenterró los próceres murió de un machetazo en la cabeza victima de los celos de un marido cornudo mientras descansaba en la banca de un parque en San Salvador.   

José Simeón Cañas:
De seguro el más intelectual de todos, esto le valió el titulo de volteriano. Que en la colonia era como decir socialista.

Liberó a los esclavos afro descendientes. Su emotivo discurso se recuerda en el parque central de Zacatecoluca.
En dicho texto, evitaron la parte en que pide que el Estado pague por los seres humanos que debían ser libres como todos; la libertad significó la indemnización de otros. Cosas de la época.
Según el libro El Salvador,  Monografía de Roque Dalton Sus propiedades: la hacienda Jalponguita de 27 caballerías.

El padre de la patria:
José Matías Delgado es por antonomasia el protagonista de todo, esto obliga a historiarlo, dejando en claro su enorme afán protagonista y ansia de poder total, algo que marcará a nuestros políticos hasta el día de hoy.
¿Debe sorprendernos entonces la actitud mesiánica de nuestros líderes si ellos mismos han puesto de padre de la patria a un instigador, guerrerista, anti stablishment, cismático, soberbio y lleno de estulticia?
Siguiendo la misma fuente de Dalton que la toma del trabajo “Estructuras de Clase en El Salvador a fines de la colonia” de Humberto Velásquez, el padre Delgado era propietario de la haciendo Buena Vista en San Salvador con 24 caballerías. 

Manuel José Arce:
La figura de este prócer nos llega rodeada de una aureola de héroe-militar, Nuestro Alexander Nevski. Se le atribuye algo muy difícil de comprobar, la frase: El ejército vivirá mientras viva la República, pero se omite mencionar que por su torpe mandato se desintegró la Federación Centroamericana.  
Quizá el más hacendado de todos, pesar -¿justicia divina?- de haber terminado en la pobreza: Ichanquezo, 24 caballerías; San Lucas 63 caballerías; y San Diego 15 caballerías en San Salvador. En Opico San Lucas 80 caballerías.  

Otros como Juan Vicente Villacorta o Isidro Menéndez con haciendas en Zacatecoluca, Usulután, el primero con 17 y 14 caballerías cada propiedad y en Metapan el segundo con 85 caballerías.

En el análisis Roque Dalton concluyó que los próceres estaban ligados a intereses añileros y comerciales de la época y que la independencia fue diseñada para que el sistema económico impuesto por la corona española no fuera afectado una vez ellos controlaran el naciente Estado salvadoreño bajo la independencia.

La evasión de impuestos ha sido la forma moderna de hacer grandes fortunas, si bien las propiedades de los próceres ubicadas en zonas óptimas para el añil o, de gran plusvalía para la agricultura única fuente de riqueza de la época sumaban 16,000 hectáreas, en la actualidad el equivalente al pago de impuestos en nuestro pais suma un 40% de los ingresos de cualquier negocio.  
Evadir este pago explica grandes ingresos para quienes lo hayan hecho aunque sea solo al comienzo, esporádicamente o continúen haciéndolo aun hoy.
Nuestras leyes en materia de impuestos durante la administración Flores desestimaron la doctrina mundial que existe, la cual es, que quien más gana más paga. En El Salvador el principio que rige el pago de impuestos es la ley.

Esta ley salvadoreña posee una serie de salidas para que, quien pueda pagar buenos abogados termine argumentando por ejemplo que opera con pérdidas y debido a ello no pague nada al fisco.
Casos abundan, pero la misma ley impide divulgarlos. Igualmente no contempla cárcel por evasión y, recientemente la Sala de lo Contencioso impidió a la FGR intervenir para cobrar lo adeudado al Estado en materia tributaria, todo en base a la ley.

Aquella máxima que el conflicto entre justicia y ley prevalecerá la primera, en materia tributaria salvadoreña es una mera frase poética. Nada que nuestros próceres no hayan hecho antes.
Próximo artículo: El sándwich holandés versión salvadoreña. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada