En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 1 de junio de 2014

Las lecciones del poder

Las lecciones del poder
Marvin Aguilar

¿Saben? El final del periodo de Mauricio Funes nos deja a los que leemos entre líneas la historia nacional algunas lecciones que no debiesen dejarse pasar desapercibidas.

Al poder hay que mirarlo con respeto me decía mi profesor de filosofía. Puede llegar a consumirte, destruirte, dejarte finalmente solo, quizá millonario pero solo como adolescente con su Smartphone, alejado de las personas, de las que solo escucharas un lluvioso murmullo, esto inevitablemente te volverá antisocial.

Mauricio Funes era al comienzo de todo esto un muchacho con buenos deseos de dejar de ser lo que su familia logró hacerlo ser, de lo contrario jamás hubiese aceptado dejar su papel en el periodismo para ser candidato.

Su pasó por la inflamadora de egos: la televisión, fue determinante en su carácter. Esta convierte a los humanos en dioses con pies de barro, seres falsos que pueden parecer cualquier cosa ante cámaras. Que igual nos venden agua embotellada o un falso huracán que nos atravesará y, creemos. Como docente de comunicaciones algo sabré de eso.

Los mass media tienen el poder de que así como suponemos que la Siguanaba, el Cipitio, Dios o el eventual toque de queda de las pandillas existe simplemente hacernos confiar en lo que no vemos.

Pero de repente y desde esa ideóloga multimedia llegó al poder. Fidel Castro lo explicaba así: de nada sirve un gran hombre sin una ideología que lo sustente; de igual una ideología grande no será real sin la fuerza de un hombre que la lleve adelante. La paradoja de la izquierda salvadoreña.

Y de aquella esperanza hoy vemos un señor canoso, en andadera, con una amante joven (según El Faro.net), una esposa; una madre muerta. Quizá la muerte de su hijo en Paris, la ciudad luz era un mal presagio por mucho que esto haya beneficiado al pueblo.

Su mandato empezó y terminó con la muerte visitando su casa. Destino arbitrario que solo Shakespeare o Rimbaud pudieran imaginar.

La misión de Funes: entregar el poder a Sánchez Ceren  
¡Mi reino por la vida! Gritaba el Rey Midas llorando, arrastrando su toga, aquel que todo cuanto tocaba se convertía en oro, desesperado, impotente nada podía hacer para salvar a los demás de la muerte. Pero para entonces cualquier cosa era inútil, había deseado el oro.

Nadie debería pensar en anticuerpos de parte del columnista hacia el ex presidente, pruebas hay de sobra sobre mi posición dura contra el COENA y la corrupción de la derecha. Tampoco voy de objetivo por las calles, simplemente escribo.

¿Quiénes somos los mortales para juzgar mortales? Nadie, porque esa es tarea de los dioses. Por eso cuando me acerqué a ver el mundo en sus cuatro puntos cardinales, esa tierra ancha y ajena, me dijo: puedes no creer en nada, te es permitido. Pero nunca transgredas el orden, no desafíes la ley de causa y efecto, cree en la compensación y témele al Karma. Todo regresa, no existe el infierno. Aquí es el cielo también. No te quemará el fuego que no encendiste.

Paolo Luers.
Pero esta historia como todas tiene malvados. Druidas chelosos, desteñidos, con mirada de loco que cabalgan con sus monturas llenas de cráneos de enemigos que mataron: Paolo Luers.

Que bueno que el FMLN guerrillero no ganó la guerra civil, me digo a mí mismo. Por ese entonces Luers era un partisano y su actual carácter era el de antes, el de siempre y, habría sido esa misma arrogancia de la verdad absoluta y del encaprichamiento del psicópata SAW que destaza a su víctima sin compasión hasta el último resoplo el que hubiese predominado al vencer la revolución.

He vivido en Berlín, Alemania y doy fe que no todos los alemanes son así, los hay desde luego los que incendian el lobby lleno de cochecitos de bebe del edificio donde viven turcos para que mueran asfixiados porque saben que no entenderán a los bomberos que les dirán en alemán que las escaleras de emergencia están al otro lado de la calle.

Y están los que emigran, para hacer la guerra y después como el mejor inquisidor tener que demostrar que son más derecha como el que más. Ese nos tocó a nosotros.

Por qué, qué otra explicación existe y es necesaria para hacer burla frente al hospital donde ha muerto la madre del presidente que desafió al sistema de cosas, de esas que se han venido haciendo mal por 200 años y que trajo al Paolo guerrillero a El Salvador.

Que bueno que no ganó la guerra el FMLN porque Paolo Luers habría sido comisario de la nomenclatura y como trata ahora a Mauricio Funes hubiese tratado a todos.

No pareces alemán, pareces marero. Sin querer ofender a los señores pandilleros que sus motivos socio-económicos tendrán para haber llegado a la degradación humana. La realidad debió haberse impuesto: lo correcto fue haber suspendido el show bufo.  

Corolario:
El poder no te cambia, solo hace aflorar tú verdadero yo: Michelle Obama.
Y Paolo, esto no es Benelux -que incluso pasó por su época de barbarie- los cambios siempre serán aquí con pasión, muchas veces una atropellada. No comprenderlo es seguirle el juego al mal, a la oscuridad. Sino ¿por qué crees que está preso el dueño de un periódico y radio en Ruanda? Por incitar a matar Tutsis.


¿Imaginas si convocamos a una marcha bufa donde quememos pandilleros, la figura de Fabio Colindres, Raúl Mijango y tu persona por la prosaica y popular creencia que protegen criminales?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada