En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 2 de octubre de 2014

¿Ébola llegará a América?

¿Ébola llegará a América?
Marvin Aguilar

Barak Obama en la ONU exigió la semana pasada la necesidad que las naciones del mundo, - dentro de las cuales está El Salvador- que debido a que la enfermedad Ébola se expande alarmantemente, se sumen a combatirla ya que EE.UU. por si solo no podrá con ella.

Igualmente recientes declaraciones de Nicolás Maduro sobre una guerra bacteriológica a la que podríamos estar expuestos en el continente llaman la atención. Ébola no es solo una enfermedad sino además una amenaza para la seguridad regional y mundial debido a su letal contagio y que puede por ello ser usada como arma en esta guerra del Islam contra el Cristianismo en que nos hemos embarcado por el control del petróleo.

Estas consideraciones hacen que representantes de Japón, Chile, China, Reino Unido, el mismo Ban Ki-moon se sumen a pedir desde sus posibilidades medidas a todos los países miembros de la ONU. Cuba ya anunció que enviará 461 médicos y se suma Alemania que igualmente participará con voluntarios en África.

La invitación que hiciera la comunidad internacional y ante la cual El Salvador por permisible decide enviar un contingente médico a África no para curar enfermos, como tontamente argumentan detractores con intenciones políticas es una respuesta adelantada para cuando – si es que llega- Ébola a América. Para combatirla hay que conocer in situ tanto las medidas profilácticas, que hacer durante la epidemia o pos medicación del Ébola.

El mismo diputado arenero Valdez al deslegitimar el envío de personal de salud hacia África destacó sobre la Chikungunya su origen africano (Tanzania 1952) y que primero aparece en República Dominicana para 2013 y luego en El Salvador este año con un sorprendente rebrote y, que, debido a nuestra costumbre cultural de suciedad y almacenamiento de basura ha provocado ya 30, 000 infectados.

Sorprende que un médico diputado en su petición para llamar a la Ministra de Salud que estoy de acuerdo al parecer no ha sabido estar a la altura de esta epidemia, no explica cómo llegó desde África el mosquito Chik a El Salvador y relacione inteligentemente con ello la pérdida de tiempo y recursos que tiene para nuestro país que nos preparemos para una eventual epidemia de Ébola enviando personal voluntario a esa zona.

ARENA fue a Irak el FMLN a África 

Cínica es la posición de esa rancia derecha que manipula a una población blandengue protestando por ir a África en misión humanitaria y que nada dice sobre que, en un acto de genuflexión con George W. Bush ­el amigo del preso Paco Flores envió a morir tropa salvadoreña a Irak.

África e Irak son actos diametralmente distintos. En aquella guerra no teníamos que ver y, nunca se nos preguntó si estábamos de acuerdo en ir. Dicho sea de paso resultó una intervención militar inútil ya sea por la mentira de armas de destrucción masiva en que se basó y porque los ultra religiosos islámicos han resurgido con un brutal fanatismo militarista ahora.   

Ébola como virus no hace imposible que fundamentalistas externos e internos de cualquier signo político o religioso la utilicen como arma bacteriológica mortal e intenten introducirla en EE.UU. por la descuidada, controlada por el narco y sucia frontera sur.

Los ciudadanos de cualquier país africano que desean migrar hacia nuestro continente llegan vía terrestre desde cualquier punto africano a Sudáfrica. Luego vuelan hacia Brasil. Una vez en América del Sur por tierra o mar llegan a Panamá o Costa Rica o por avión directamente desde Brasil a México. Los migrantes que llegan desde China e India son transportados hacia Guatemala y desde allí intentan llegar por tierra, todos hacia EE.UU. Alguno podría traer el Ébola, alguno trajo el Chikungunya.

No es descabellado decir que la ruta indirecta que podría introducir Ébola en América es la misma que siguen los migrantes africanos para llegar a EE.UU. y El Salvador debido a su sanguinaria y eficiente red de coyotes es territorio obligado de descanso y tránsito.    

Corolario:
Somos los salvadoreños una raza muy extraña. Limosneros con garrote. Siempre en cada tragedia nacional terremotos o inundaciones y aun cuando tan solo sea por nuestra incapacidad para salir de pobres como con FOMILENIO nuestros embajadores corren a pedir todo tipo de ayuda.

Ahora que podemos obtener de primera mano capacitación profesional en el manejo de epidemias en África el populacho enardecido por otra chusma de políticos electoreros se enoja porque podemos ir a ayudar a otros más pobres que nosotros, olvidándose de la caridad cristiana que cacarean tantos en estos lares y de devolver la ayuda que nos dieron con otros que ahora la necesitan.

Estos compatriotas son como el azadón. Ahora se rasgan las vestiduras sobre el peligro que corren médicos – que igual pueden negarse a ir- al viajar al continente negro pero nada dijeron sobre la brillante idea de Paco Flores de enviar tropas a Irak por 10 años y que al perder la vida allá siete soldados dejaron sin sustento igual número de familias aquí.

¿No imagina la derecha visto los tiempos en que se trasladó el Chikungunya de África (1952) a El Salvador (2014) ya sea de forma natural o por manipulación humana, una epidemia de Ébola suceda durante un gobierno suyo y, resulten ser incompetentes tal como lo fue el COEN durante los terremotos de 2001?

Por momentos uno puede pensar que la mayoría de salvadoreños semos malos, ya que basan sus principios o argumentos en la terquedad, prejuicios, de allí que sus opiniones no se sostengan al revisar la historia.    

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada