En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 23 de mayo de 2013

ACONTECER EN EL PULGARCITO- UN LLAMADO A DON "DICKY" SIMÁN: ¡CESE LA REPRESIÓN CIBERNÉTICA!


UN LLAMADO A DON "DICKY" SIMÁN: ¡CESE LA REPRESIÓN CIBERNÉTICA!

La colaboración ciudadana de la semana pasada cayó como rayo del cielo sobre la soberbia cresta de uno de los supuestos “intocables” de El Salvador. Fue como pegarle una pedrada a un avispero y dejar al susodicho amarrado recibiendo aguijón tras aguijón. Aunque tuvo una reacción tardía luego del hecho (porque no se lo esperaba), lo que alguna gente cercana a él pudo percibir se resume en esta expresión: “De magnitudes apoteósicas nunca antes vistas en él. Estaba furibundo y descontrolado”.


Nos dicen que "Dicky" Simán se encontraba con un par de sus gerentes de confianza, y que luego de estar platicando con uno de ellos, este evidenció una leve sonrisa o gesto de alegría. El enfurecido personaje inquirió los motivos para estar tan sonriente en un día tan negro, al menos para él. La leve sonrisa se desvaneció y se puso de manifiesto que el hombre andaba que se lo llevaba judas. Se habrá imaginado quizás que su gerente se recordaba del editorial que salió en este blog, y que generó en él un poco más que resquemor.

Los patronos negreros, como se caracterizan por “herencia” u “obligación” todos los liderazgos de las empresas de los Simán, saben que sus empleados buscarán cualquier resquicio para disfrutarlos en sus penas. Estos Simán son los típicos empresarios a los que representa y defiende la ANEP: empresarios negreros, abusadores, aprovechados, prepotentes y con una doble moral que riñe con la religiosidad que dicen profesar. Tal como los aseveramos la semana pasada, el eslogan de este grupito bien pudiera ser: "Opus Dei Rata Soi". Ahí los vemos en las misas los domingos a la par de beatas, dándose golpes de pecho. Son los primeros en tomar la ostia, y asimismo los primeros en ver el problema de rentabilidad de sus empresas en el pírrico salario que devengan con esfuerzo sus empleados, y no en las inmensas ganancias que ellos reciben o se recetan.


Los Simán son los típicos empresarios que provienen de ancestros que llegaron chuñas a nuestro país, huyendo de la persecución nazi o emigrando de una depresión sin par en Europa. Los salvadoreños como pueblo amoroso los acogió, les dio la mano y les brindó la oportunidad de progresar y salir adelante. Pero ellos en su enorme avaricia se aprovecharon y fueron más allá, apropiándose con el pasar del tiempo de lo que no era de ellos. La historia ha borrado esos vestigios, y ahora se venden como flamantes “salvadoreños” de trabajo y tesón. Se dan baños de pureza diciendo que han amasado sus inmensas fortunas a puro sudor y esfuerzo. Pero todos sabemos que esto es una falacia sin par, y que incluso su actitud mercantilista y utilitaria ha sido el germen para los cruentos conflictos sociales que hemos vivido y seguimos viviendo.

A estos malos hijos de El Salvador nos referimos nuevamente, y en particular queremos ofrecer retroalimentación de lo que aconteció cuando en las redes sociales se señaló al que ahora se sienta en la silla de patriarca de tan nefasta familia de negreros y usureros, el cual es el titiritero de Norman Quijano, y tiene como uno de sus fetiches borrar con marcadores Sharpie el rostro de sus ex-amigos-adversarios. Este es Ricardo Félix Simán Daboub, el cual recientemente se ha vuelto un amigo inseparable de los polígrafos. 


Este "gran" empresario es uno de los responsables de orquestar y financiar toda una estrategia de descrédito en las redes sociales, financiando ARENA 3.0 para que se aplique en contra del FMLN, de Funes o de todo lo que implique cambiar el status quo en donde ellos siempre han salido en caballo blanco usufructuando de las arcas del estado. Con una estrategia tan siniestra como la que Don "Dicky" tiene montada, lo lógico es que al llegarle un golpe cibernético como el recibido, empiece a buscar culpables de manera casi enfermiza, y a desconfiar de todo mundo, incluso de sus familiares. La oficina de este personaje es todo un bunker. Llegar a ella es pasar por una serie de controles y guardias, significando que la información simple y llanamente le está haciendo agua. Esto no lo puede concebir y mucho menos soportar. ¡Y es que se le metieron hasta la cocina!


Ahí es donde su relación con el polígrafo se recrudece. Antes del escrito Don "Dicky" usaba esta herramienta de la “verdad” para velar porque todos sus empleados votaran por el partido de sus amores, y nos referimos a ARENA. Pero en la semana que recién terminó, se le ha pasado el polígrafo a todos los que ha tenido acceso a su oficina. Quiere indagar de dónde es que se ha filtrado la información que apareció en este blog. El nivel de seguridad se ha aumentado notablemente, y se escucha que hasta se han instalado cámaras y micrófonos, los cuales están estratégicamente ubicados, apuntando a las pantallas de los ordenadores de empleados clave, e incluso en los baños para observar comportamientos de personas que pudieran estar usando dispositivos móviles para filtrar el día a día del bunker Simán. Así que les notificamos a los empleados y empleadas que tengan mucho cuidado, este “empresario” es sumamente peligroso. 


Al aumentar el nivel de seguridad, Don "Dicky" ha girado instrucciones para que al llegar a su oficina el uso de cualquier medio de almacenamiento quede vedado o restringido, no para evitar el espionaje empresarial, sino para que no se registren evidencias de todos los desmanes y chanchullos en los que está involucrado. Le recomendaron un cambio en el mecanismo de comunicación entre él y sus recaderos de ARENA 3.0, pero argumentó que el no va a estar mejor cuidado que ahí, en ese bunker del mal. Este nefasto dinosaurio oligarca está acostumbrado a que desde esa trinchera arroja piedras y esconde la mano. Desde ahí brinda recursos para que en nuestro país prevalezca la polarización, la confrontación y la tensión conducente a que ellos saquen raja del caos y propaguen el consumismo. Así que le decimos enfáticamente: ¡ALTO YA! Si no cambia este comportamiento seguiremos revelando temas de mucho más dolor y pena. Esa faceta de doctor Merengue no le queda bien a Don "Dicky" Simán.

Dicho sea de paso y como preludio a nuestro siguiente reporte, la seguridad y la cuota de chaneques se ha redoblado para el operador principal de Ricardo Simán. Hablamos del ciberterrorista a sueldo Ernesto Muyshondt García Prieto. Le advertimos a este imberbe que sus maniobras oscuras están bajo estricta observación, y si no se cuida filtraremos a los principales periodistas investigativos información mortal a sus intereses y sus ambiciones fantasiosas de seguir escalando en la política criolla.


De todos es sabido en ARENA que este patético tartajo oligarca hasta le pidió la candidatura al Capo Cristiani, después hizo lobby por quedarse como vice en la fórmula, y ahora en sus sueños mojados apunta a tener protagonismo en el 2019. Nada de eso será posible cuando revelemos el triangulo que componen los mecenas financistas, los autores intelectuales y los matarifes operativos que se reúnen a menudo en las oficinas de DIPRISA, a la vuelta del redondel Beethoven, Colonia Escalón, 77 Avenida Norte, #100. Lo más irónico de todo esto es que el grupo liderado por Muyshondt es ampliamente detestado, y al iluso de Ernesto nadie lo soporta ya, ni adentro ni afuera del partido. Hay voces múltiples que están pidiendo su cabeza, y la exigencia es clara: Juicio en el tribunal de ética del partido por abuso de poder y confabulaciones extraoficiales, de la mano de conocidos criminales de cuello blanco y ex militares mercenarios.


Así que Don "Dicky" le recomendamos que mejor atienda sus tiendas y deje de estar dándole recursos a los peores representantes de su partido, solamente para que se masturben con la fantasía de volver a los días de la oligarquía omnipotente. Este es un llamado a la reflexión para usted y cualquier otro empresario irresponsable. La "gran" empresa no puede ni debe caer en la tentación de querer resolver las cosas "a la antigua". Ya estamos en el siglo XXI señores. Adáptense y déjense de pendejadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada