En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 3 de julio de 2013

LA VIOLENCIA POLITICA Y ELECTORAL EN EL SALVADOR. POR RODRIGO AGUILAR

LA VIOLENCIA POLITICA Y ELECTORAL EN EL SALVADOR. POR RODRIGO AGUILAR.

La violencia política y electoral, es un fenómeno que, afecta
permanentemente a nuestra sociedad porque, ha estado presente en el
curso de la historia de nuestro país pero, en la actualidad la forma
más recurrente y  presente en cada campaña política es, la violencia
electoral.

La expresión máxima de violencia política, que experimentó El
Salvador, la representan los doce años de guerra armada, cuyo  saldo
fue, de mas de setenta mil muertos y ocho mil de desaparecidos.

Durante este período, el secuestro, la tortura, los asesinatos
selectivos y la persecución con fines políticos, constituían el
método, utilizado por los sectores oscuros y antidemocráticos, para
reprimir al pueblo organizado que, se había levantado ante la
injusticia y la opresión.

Este tipo de violencia finalizó en 1992 con, la firma de los acuerdos
de paz, los cuales fueron suscritos por las fuerzas beligerantes
porque, la mayoría de la población hizo sentir su clamor, su necesidad
de que, los enfrentamientos armados llegaran a su fin.

La finalización del conflicto armado, dio lugar a que, las fuerzas
guerrilleras dejaran sus armas y se incorporaran a la sociedad,
participando en, los eventos electorales como partido político, partir
de ese momento, se silenció el sonar de los fusiles, dando lugar a una
nueva etapa en nuestra historia; que permitía una lucha democrática
por medio del voto.

Pero desafortunadamente, no obstante,  haber transcurrido más de dos
décadas de haberse terminado la guerra, el conflicto se mantiene
vigente y aún cuando, no tienen lugar los hechos violentos que
llenaron de luto y dolor nuestra nación; la violencia electoral se ha
convertido en una nueva forma de enfrentamiento que, tiene lugar entre
los actores de la política nacional, manteniendo de esa manera
abiertas las heridas que, nos han convertido en una nación
profundamente polarizada.

Todas las fuerzas políticas, de nuestro país son, responsables de este
tipo de violencia, porque fomentan los enfrenamientos entre partidos y
órganos de estado,  porque han quebrantado la ley llevando a cabo una
campaña anticipada, con la cual han saturado todos los medios de
comunicación, con mensajes negativos, carentes de propuestas
concretas; porque, es evidente que su único fin es, destruir la imagen
de un determinado candidato o de algún partido político, para obtener
una ventaja en el plano electoral.

Otra forma de violencia electoral,  la representan las verdades a
medias, las mentiras y las verdades tergiversadas que,  transmiten
algunos medios de comunicación, que se prestan a servir de
instrumentos ideológicos de, aquellos sectores antidemocráticos de
nuestro país, que utilizan la doctrina del miedo violentando la
libertad de pensamiento de, nuestra población pues en muchas ocasiones
nuestra gente al momento de votar no elige, solo vota.

Frente a este tipo de agresiones, el electorado salvadoreño debe,
actuar con dignidad, hacer caso omiso a este tipo de mensajes
negativos y de la propaganda sucia, sin importar de donde venga
porque, es nuestro derecho poder elegir a nuestras autoridades
libremente, sin ser manipulados no influenciados, por esa razón
debemos, resistirnos a este tipo de agresiones, y denunciarlas,
haciendo la presión necesaria para que sean evitadas, recordando al
momento de actuar, lo expresado por el libertador  Simón Bolívar más
que por la fuerza nos dominan por el engaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada