En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 20 de julio de 2013

¿Somos libres de cuestionar el SIDA?

¿Somos libres de cuestionar el SIDA?
Marvin Aguilar

Entiendo que el lector comprenderá ahora que VIH y SIDA son dos cosas distintas. Pero si sostenemos que la ciencia no ha demostrado que existe aún tal virus ¿qué es el SIDA entonces?
Lluís Botinas en su libro Desmontando el SIDA nos hace un excelente recorrido dejándonos claro que el SIDA vírico no existe pero si el SIDA entendido como el tratamiento de la energía-deficiencia y las 29 enfermedades que reúne pesar de haber pervertido el concepto tradicional de síndrome como conjunto de síntomas.

Partamos del protocolo médico oficial de los tres tipos de personas. Los seropositivos: individuos que han tenido la desgracia de ser atrapadas por un test mal llamado de SIDA.
El fase SIDA: un seropositivo que le aparece alguna o varias enfermedades catalogadas como oportunistas del SIDA ó igualmente una persona que padece una de esas enfermedades y llegado al hospital si es drogadicta u homosexual se le realiza el test dando positivo.

La tercera es muerto de SIDA, parte medular de este artículo, huelga decir: nadie muere de VIH-SIDA a lo sumo de las mal llamadas enfermedades oportunistas: neumonía por pneumocystis carinii; Sarcoma de Kaposi; Toxoplasmosis provocando neumonía del SNC o cerebro; estrongiloidosis, neumonía o del sistema nervioso central; aspergilosis; cripcocosis, pulmonar o del SNC y diseminada; candidiasis esofágica; criptoesporidiosis intestinal crónica; citomegalovirus pulmonar del IG o del SNC; herpes simple, infección mucocútanea crónica pulmonar del IG, diseminado; leucoencefalopatia multifocal progresiva, causada presumiblemente por el virus Papova; linfoma primario del cerebro. Todas estas enfermedades preexistentes a 1983 e incorporadas al síndrome ese año.
Para 1985 se agregan: compleja de micobacteria avium o M. Kansasii diseminada o extrapolmunar; histoplasmosis; isosporiasis intestinal crónica; linfoma de Burkitt; linfoma inmunoblástico; candidiasis de los bronquios, pulmonar y tráquea.

En 1987 se categorizaron también como SIDA: encefalopatía, demencia relacionada con VIH; tuberculosis por micobacteria emplazada en cualquier lugar; síndrome de consunción VIH; cocidiomicosis diseminada o extrapolmunar; criptococosis extrapolmunar; citomegalovirus que no sea hígado, bazo o nódulos; retinitis por citomegalovirus; septicemia por salmonella recurrente.
En 1993 se incluyeron cuatro más y una no enfermedad: neumonía bacteriana recurrente; cáncer cervical invasivo; tuberculosis micobacteriana en cualquier lugar; neumonía recurrente y TCD4 menos de 200 células por microlitro o menos del 14% de nivel esperado.

Las causas ignoradas dentro del protocolo médico oficial:
La muerte en personas etiquetadas como SIDA es la mala vida: consumo de drogas; metadona; poppers; medicamentos y mal nutrición que facilitan el desarrollo de las 30 dolencias arriba escritas.
En caso de hemofílicos quienes siempre han tenido una esperanza menor de vida que los no hemofílicos: transfusiones de sangre o de hemoderivados.

Los retrovirales: nucleósidos análogos, AZT-retrovir; inhibidores de proteasa, indinavir. Los primeros impiden la división celular; los últimos rompen el complejo equilibrio entre proteasas e inhibidores de proteasa natural.
¿Recomendaría a un paciente quimio de por vida todos los días? Al ser una quimioterapia en pastillas son incompatibles con la vida a medio plazo por ello al ser prescritos para toda la existencia se violenta el Derecho Humano artículo 5 que prohíbe el sometimiento a tratamiento o pena en forma inhumana, cruel o con tortura.  

Tratamientos preventivos: antibióticos como Septrin; ansiolíticos; antidepresivos; corticoides todos inmunodepresores mortales a medio plazo.

El miedo igualmente mata a las personas etiquetadas como VIH+.
Problemas sicológicos: sentimiento de culpa; indignidad; autodestrucción; rechazo; auto-rechazo; suciedad; suicidio. Emotivos: miedo a contagiar; a no contarlo a nadie; reinfectarse; romper relaciones sentimentales, sociales, laborales, familiares.

Morirse: ¿qué salida tiene alguien que por rechazo general se ve orillado a darse cuenta que esta solo frente al VIH-SIDA? estar muerto es lo mejor. Para entender esta situación recomiendo ver el documental que codirigí con el periodista de canal 21 Benjamín Romero: No te agüeves http://alteriuris.net/alters/filmografia-de-marvin-aguilar/162-no-te-agueebes

Las necesarias estadísticas SIDA.
Todas las personas que han padecido o padecen las dolencias físicas, sicológicas o emocionales antes escritas y están dentro del sistema de salud oficial o han fallecido son censadas como muertos de SIDA.

Para ellos únicamente se recomiendan retrovirales basados en un test de SIDA lleno de fallas que etiquetó seropositivo a una persona
Obvian el derecho de cada paciente a ser tratado con el procedimiento habitual con el que serían protocolizadas estas 8 causas de muerte posible sino mediara una sentencia de muerte más mental que real llamada prueba ELISA.

Cansados por sus propias frustraciones nuestros médicos se olvidan de contagiar las ganas de vivir al paciente que es lo único que podrá salvarlo de la muerte, prefieren mejor descargar en los medicamentos –que ellos no tomarían-  toda la responsabilidad del bien o del mal. Después de todo lo reconozcan o no el prejuicio-pánico sobre esta enfermedad previo bombardeo publicitario en las sociedades aun existe.

Corolario:  
¿Por qué el Ministerio de Salud salvadoreño e ISSS no explora tratamientos menos agresivos en sus pacientes VIH+?
¿Por qué las ong’s relacionadas al tema no exigen un cambio de visión en el tratamiento del VIH-SIDA en nuestro país que no sea solo comprar retrovirales a las farmacéuticas?
¿Por qué no se promueve el debate sobre las tesis de los oficialistas, disidentes y negacionistas del VIH-SIDA en nuestro país?
El tema del VIH-SIDA es de dinero en lo medular y nadie desde luego en plena crisis económica desea perder su puesto de trabajo o donaciones. Solo así la inercia y genuflexión es comprensible.

Acabar con el SIDA es posible hoy mismo. Simplemente no queremos cuestionarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada