En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

viernes, 19 de septiembre de 2014

EL RESPETO SE GANA CON DIGNIDAD SALVADOREÑOS

EL RESPETO SE GANA CON DIGNIDAD SALVADOREÑOS.

Muchas veces me pregunto si realmente  los que se hacen llamar líderes comunitarios conocen el significado de dignidad. Y qué decir de aquellos que juran ante la bandera defender y representar con dignidad a nuestra nación.

Recientemente hemos compartido el pensar de un hispano-latino más de los muchos que hoy son parte de esta nación. El cual se plantea como entender el actuar de otro hispano-latino migrante, hijo de migrantes, que dice abogar por los migrantes, que dice representar al migrante y que vive de explotar el mercado que representa el migrante. Que incluso usa y manipula la religión, nostalgia y nacionalismo del migrante para vender su negocio. 

Como es que este migrante defiende y respalda la política anti migrante de un partido político que se opone a una reforma migratoria integral que favorecería a las de 11 millones que carecen de un estatus migratorio idóneo que les permita un trabajo digno, hacer valer sus derechos, dejar de ser explotados, contribuir al sostenimiento de su familia y la que dejo atrás, y por ende apoyar a su nación a través de las remesas nostálgicas.

El caso que se aborda, atañe a un salvadoreño. Ello lo hace particular, tomando en cuenta que nuestra comunidad no vota por muchas razones. Lo que nos pone en la perspectiva de la política local en calidad de bulto para generar percepción y/o pasarnos el guacarito a cambio de una foto.

En el sentido de cómo entender  el  pensar y el actuar de alguien que años atrás solicitaba el apoyo de su comunidad para ser parte de la política nacional aspirando a un curul en la asamblea para ser realidad su sueño de algún día llegar a ser presidente de su nación y raíces familiares. Se supone conocedor de su coyuntura actual, para no tomar en consideración que de no darse la reforma migratoria acompañado de medidas de forzamiento para  la deportación de nuestros connacionales. Ello además de impactar no solo a la familia que tendrá que dejar atrás si lo deportan. La carga social que representara para una nación que carece de los recursos que ofrecer como alternativas a los repatriados.  

Dentro de los más de 11 millones hay un cachimbo de connacionales que se verían favorecidos.  Como comprender que un salvadoreño  contribuya a truncar los sueños de otros salvadoreños y todo por unos dólares más. 
Alguien comentaba que es irresponsable afirmar esto sin prueba alguna. No se trata de un juicio legal contra un individuo, que por cierto ya tiene también experiencia en la mataría, siendo este uno más de sus lunares negros que posee en su colección de verrugas acumuladas en tantos años y que son la prueba fehaciente que la comunidad puede tomar en cuenta , no para juzgarlo, castigarlo y empalarlo. Simplemente para que tome las previsiones del caso para no ser uno más de su estadística.

Es una lástima que muchos tomen en cuenta sus raíces para no denunciarlo porque piensan que con ello ponen en vergüenza a su nación. Habría que preguntarle al hechor si igual piensa. Es una lástima que aquellos que lo conocen de cerca y han departido negocios, tampoco lo denuncien usando de parapeto la lealtad para con un amigo. Pero lo cierto es que en la jerga legal eso es complicidad.

Señores disque líderes comunitarios, empresarios, profesionales, comunidad en general. Nadie está en contra que se hagan negocios y aprovechar el mercado potencial que representamos. Pero háganlo como tal y con las herramientas que hayan adquirido de forma empírica, académica o nacido con ella. Pero háganlo de forma honesta, profesionalismo y ética. No exploten su desconocimiento, no se aprovechen de su buena fe y humildad. No usen el nombre de la comunidad si son incapaces de sacar un negocio sin embaucar, explotar y mancillar la dignidad de nuestra comunidad. No se auto nombren lideres que el saco les queda muy grande si tienen cola que les pateen, mucho menos si en su diccionario particular no aparecen los términos como la humildad, dignidad, ética, profesionalismo, moral, etc.

Para nuestros detractores que son del pensar que por el hecho de ser salvadoreño, hay que lavar los trapos sucios es casa y no hay que quemar a otro salvadoreño en las marquesinas que ellos mismos han elegido para proyectar la imagen que emula a la Madre Teresa de Calcula o el orgullo salvadoreño que le alimente el ego nacionalista a la comunidad que como tal no huele ni hiede ya que no poseemos en empoderamiento proporcional al número que representamos en esta sociedad que por hoy nos alberga y que repercute en la falta de integración para alcanzar la unidad, apatía e indiferencia de involúcranos. Ello gracias a: Los seudo lideres que solo buscan satisfacer sus propios intereses mezquinos, el opio del populismo que nos dan como atol con el dedo de una realidad aparente enmarcada en el fanatismo partidario y romanticismo ideológico que solo sirve para beneficiar a políticos y parásitos locales que han hecho de ello su modus vivendi, protagonismo o para realizar negocios en su entorno, ante su incapacidad de desarrollarlo siguiendo las reglas del mercado.
Si bien es cierto el caso de Rafael Flores se pudiera decir tiene su particularidad por sus antecedentes y que gracias a su egocentrismo y narcisismo se mantiene buscando escenarios donde ser protagonista y expandir sus tentáculos. Como bien dice el adagio el pez por su propia boca muere. En esta caso también por las fotos y hechos.

También no es el único, hay otros casos similares al interior de nuestra comunidad que si bien no es el mismo escenario.  Les debemos ser parte responsable del divisionismo de nuestra comunidad e igual  mancillan con sus acciones su dignidad. Por lo mismo, siempre usan de parapeto a la comunidad y se dicen representar la voz de todos aquellos que la conforman.

Emulando a Tano. Puta madre que pario, porque no se limitan hablar y a representarse a sí mismos.

Dejen de involúcranos a todos, si no van a enaltecer con sus acciones el nombre de la comunidad, así evitarían que les digan  lo que no quieren escuchar de sus acciones, para que continúen haciendo su agosto, ya serán las leyes del hombre las que se encarguen, si saliera un valiente denunciándolos si infringen la ley desarrollando sus negocios como tales.

Leía un par de notas publicadas por un semanario local donde se señala la politización del desfile y la marginación de algunos oficiales electos. Tema que no es de nuestro menester abordar pero si valdría la pena preguntarles a los salvadoreños organizadores del evento. Están a favor de la reforma migratoria o en contra de la reforma, ya que el hecho de limpiarle la cara a un republicano electo o en contienda que no esté a favor de favorecer a más de 11 millones de migrantes y dentro de ellos incluidos compatriota, inclusive algunos de ellos tenedores de TPS.  Porque no emular una medida Salomónica  o es que el revanchismo, vendettas y protagonismo, les limita la visión para distinguir que el objetivo debería de ser el bienestar colectivo de la comunidad, no de los individuos.


Y qué decir de quienes deberían de estar a favor de sus connacionales y que supuestamente representan. La escusa de puertas abiertas y relaciones públicas puede ser validas, pero ello no justifica que se presten a que se venda la imagen que la comunidad está a favor de quienes no apoyan la reforma migratoria.   Que podemos esperar si conocedores de los antecedentes prefieren apoyar con la foto a uno de los mercaderes salvadoreños de su comunidad, explotador de la salvadoreñoridad y defraudador de su propia gente.  
Con amigos así, quien quiere enemigos, si los encontramos hasta en nuestra casa y comunidad.

Nota relacionadas
http://www.tribunahispanausa.com/legisladora-monica-martinez-yo-no-fui-invitada-por-los-organizadores-al-desfile-de-suffolk/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada