En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Hinds contra los BRICS

Hinds contra los BRICS
Marvin Aguilar
Hace 25 años la derecha económica le daba un discurso al ala política: los dragones asiáticos. Ese fue el modelo vendido a los electores salvadoreños. Para eso se dijo y no, que había que vender los bienes estatales, dolarizar y firmar el TLC con EE.UU.
Aquella idea de que el Estado es el problema y no la solución la historia ahora nos permite ver su falsedad cuando la intervención estatal dentro del proceso de desarrollo en Asia fue crucial.
¿Por qué criticar hoy el entusiasmo de la izquierda salvadoreña con los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que buscan multipolarismo en el mundo si la derecha antes justificaba la mentira de no intervención estatal en el mercado con los dragones asiáticos: Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Singapur?

Desde la prehistoria el humano enfrentó dos formas de pensar: nómadas (izquierda) y sedentarios (derecha). Es inherente a la persona tener dos posibles campos de razonamiento.
Ambas ideas con avances y retrocesos deben acostumbrarse la una a la otra y reconocerse como válidas para no polarizar, ideologizar, predisponer y llevar a la guerra a sus seguidores. Quienes confunden deseos con realidades para azuzar un apocalipsis económico diario van contra natura.
Pendiente está la explicación de parte de estos economistas del establishment porque aquellas promesas nunca llegaron. La teoría del rebalse no inundo a los sectores pobres ni como educación tecnológica, salud y menos con salarios decentes que fue lo que las elites económicas asiáticas concretaron para elevar los índices económicos en sus países.
La reactivación económica en bocas de la izquierda o la derecha salvadoreña es una incertidumbre. Si partimos de esta conclusión veremos que la relación entre la economía defendida por Hinds y el pueblo ha sido siempre de sobre entendidos cuando se anuncian las medidas “sugeridas” por el FMI o BM; de malos entendidos cuando los ajustes golpearon solo a pobres; de desentendidos cuando de pagar la deuda social se trata.

La esperanza fue CAFTA.
Citizen.typepad.com sostenía hace algunos días a propósito del drama humanitario de niños en la frontera méxico-estadounidense: la crisis centroamericana deja al descubierto las promesas vacías del CAFTA. No olvide Hinds que 3,500 menores allí son salvadoreños.

¿Por qué? Porque se dijo que su firma sería la mejor arma que detendría la inmigración, droga y pandillas. Basta un repaso rápido a nuestra realidad para darnos cuenta que aquello resultó por sus desequilibrios al subvencionar productos estadounidenses y desigualdades sociales por la concentración de la riqueza en los países del área una mentira económica.

El empleo generado por el CAFTA no ha sido el esperado y menos ha resuelto los problemas de 50,000 empleos anuales que demandaría El Salvador. Por el contrario el llamado triángulo norte de Centroamérica: Honduras, El Salvador y Guatemala llega a importar hasta un 78% de productos agrícolas estadounidenses.

El CAFTA fue aprobado por ARENA en un madrugón el 2004 contrario a Costa Rica que realizó un referéndum. Nicaragua –destino de las inversiones de la elite salvadoreña-  que al ingresar a ALBA dejó de lado su apuesta económica del CAFTA no tiene mayores emergencias sociales.

Si los BRICS no crecen como afirma Hinds es debido a que  interdependientes todas las principales economías, el mundo desarrollado no compra, ya que están en procesos de recuperación económica que no terminan de cuajar.

Pensar que el primer mundo está bien porque solo se tienen en cuenta las variables clásicas del PIB y se deja de lado distribución de la renta, bienestar, pobreza, igualdad, sostenibilidad y solidez en sus instituciones es pensar que solo él sabe inglés. Países nombrados modelo podrían parecernos Estados fallidos. La mayoría en el planeta le cuesta cada vez más subsistir y hay un 1% mundial que es más rico, esto no es exclusivo de El Salvador.

Los BRICS son el 40% de la población mundial y un cuarto del PIB mundial y están camino del desarrollo en formas diversas por sus propias características.

Pero lo cierto es que los BRICS representan una opción al discurso tradicional y predominante (el eje ruso-chino) y son potencias en sus áreas de influencia (Brasil-Sudáfrica-India) y eso permitiría nuevos mercados para El Salvador, esto desde luego activaría a cualificar nuestra población y productos suceso que no aconteció con el CAFTA.

La mezcla de proteccionismo y liberalismo que vemos al analizar cada país de los BRICS nos da una idea clara de que los absolutos no existen y menos en economía. Desde luego ser creativos en pactos sociales materia en la que tenemos experiencia luego de la firma de la Paz en 1992 nos da una ventaja frente a los BRICS que no tienen la democracia, igualdad de derechos, condiciones laborales favorables a los empleados en su agenda nacional.

De acuerdo, fue Jim O’Neill de Goldman Sachs quien denominó a estos países como BRICS pero no olvidemos que eso es una mala costumbre anglosajona de encerrar en un solo término a sociedades complejas y cambiantes, así denominaron al “milagro alemán” o los dragones asiáticos en su momento.

Corolario:
Leyendo a Hinds no puedo dejar de pensar en la responsabilidad política de los economistas de derecha en el lastre económico nacional ya que la elite siempre se negó a la diversificación de las inversiones al apostarle a un solo producto añil en los primeros años de la república; café en la época contemporánea; servicios ahora.
Hay una deuda pendiente y quizá hasta una necesidad de reparación histórica ya que así por lo menos nos quedaría claro que para ellos el mundo no comenzó en junio de 2004 y sabríamos entonces el motivo de que nuestra mano de obra siempre fue obsoleta para el mundo: solo se les enseñó hacer una cosa.

El problema estimado ingeniero Hinds no es que las matemáticas tengan ideología, el problema con los números los tuvo la rancia derecha el pasado marzo cuando inclusive llamó al ejército a estar atentos.

Lo que parecen sus apuestas económicas es que se basan en el inmovilismo para mantener el poder de unos pocos y peor –visto lo sufrido- aún están lejos de ser la única salida a nuestros problemas económicos.

Notas relacionadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada