En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 11 de septiembre de 2014

Odiemos la patria, orgullosos

Odiemos la patria, orgullosos
Marvin Aguilar

Creo que el problema de la respuesta a los patriotas que SALARRUE escribiera en 1932 es que aquellos estaban tan ocupados  unos matando comunistas y otros evitando ser fusilados que no los quedó tiempo de leerla. Yo no tengo patria, yo no sé qué es patria: ¿a qué llaman ustedes los hombres entendidos como prácticos patria? Escribió en aquel momento rodeado de sangre.

II
Saltemos años a otro icono nacional: Roque Dalton. En su clásico Poema de Amor nos dirá en lenguaje daltoniano que eso de que somos trabajadores es paja, mentiras de la elite para pagar salarios de mierda aunque la OCDE diga que eso atrasa el crecimiento económico y la competitividad que tanto dicen defender los empresarios.

Dalton escribirá: los que ampliaron el canal de Panamá; los que repararon la flota del pacifico; los que se pudrieron en la cárceles; los siempre sospechosos de todo; los que llenaron los bares y burdeles; los sembradores de maíz en plena selva extranjera; los reyes de la página roja; los mejores artesanos del mundo… ese salvadoreño del poeta no es un trabajador, si leemos bien es un sobreviviente. Pobre survivor about the world. Somos todos.

III
Del Asco de Horacio Castellanos Moya me enteré en Europa y fue gracias a Roberto Bolaño, escritor chileno que había escrito un artículo muy elogioso sobre ese narrador catracho-guanaco.

Si alguna vez se asoman al mundo, notaran lo difícil que es encontrar obras de los nombrados y auto definidos vacas sagradas salvadoreñas en librerías, bibliotecas, cinematecas o galerías dedicadas a estudiar y proteger el acervo artístico del mundo.

Así que imaginen mi sorpresa cuando el escritor de llamadas telefónicas y putas asesinas que el New York Times ascendió como el mejor libro en lengua española del 2006 se hubiese molestado de llamar promesa de la literatura centroamericana en Europa al tipo que decían despedazaba el ser salvadoreño.

La primera sospecha fue que era de seguro otro intelectual de izquierda que vivía cómodamente su comunismo en el primer mundo. Es fácil ser comunista en Alemania o Canadá. Pero luego Rafael Lara Martínez me dio una convincente explicación de lo equivocado que estaba en pensar así. Cambié de opinión, se puede vivir en todos lados.

El Asco, libro de Horacio Castellanos me sirvió entonces de inspiración para hacer una versión libre -que bien puede no tener relación alguna con el libro- al documental.

IV
A propósito del mes patrio y que llamamos así por ser de la independencia deseo entonces compartir con ustedes nuestro documental ASCO.

Un repaso por las conductas de las clases sociales salvadoreñas. 

Una clase alta: políticos corruptos y jóvenes desbocados en la delincuencia por suministrarse la droga. Los clasemedieros: desesperados por tener carro en lugar de exigir cambiar el transporte público a los políticos corruptos; pero empeñados en no dejar de ser estúpidos a pesar de ser profesionales. Los pobres: consumistas de comida basura y baratijas además de asesinos de pobres.

Todos ellos somos nosotros o todos nosotros por aquello de la biología tenemos algo de ellos. Quizá debido a eso hacemos que nazcan muchos para luego matar otros tantos, eso cada día. Es así como hacemos patria.

Mis agradecimientos al equipo de realización por su esfuerzo y paciencia: Cristela Espinal, Saúl Morales, Flor Rivera, Ruth Martínez, Rocío Reyes, Jamilet Ortíz y Emmanuel Boquín. Buen trabajo.   

El documental ASCO, se exhibirá en el Foro de Estudiantes de Antropología de la UTEC el 31 de octubre.

Aquí el link del documental ASCO que he realizado y que esta inspirado en el libro de Horacio Castellanos Moya, El Asco. 
 




 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada