En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 1 de noviembre de 2014

POPULISMO, EL RECURSO DE LOS POLITICOS- PARASITOS A LA VISTA. I

POPULISMO, EL RECURSO DE LOS POLITICOS- PARASITOS A LA VISTA. I



El populismo en palabras sencillas se entiende como el recurso que los políticos usan en su favor para alcanzar su objetivo de ser electo, usando como estrategia para generar y/o mantener a un grupo de potenciales votantes , burros con ojeras como les llama el profe o tontos útiles como se refieren a ellos los políticos en general, dándoles o prometiéndoles los que ellos quieren oír, basado en sus necesidades las cuales usualmente no trascienden mas allá de sus necesidades básicas  por  su educación , incultura política y/o sus aspiraciones no dan para más. Por supuesto sin dejar de descartar las medidas coercitivas y/o subliminales que suelen usar aprovechando su posición (poder) para que no se salgan del carril, como lo es la amenaza de perder su trabajo si no vota por el o por el partido.  Quizá sea esta realidad es la que prevalece en al ámbito nacional.

El populismo trasciende las fronteras porque hay un potencial mercado llamado Diáspora Salvadoreña  a la que hay que explotar aprovechando su nostalgia y enalteciendo su nacionalismo patrio, con el fin de pasarnos el guacalito aplicando la respectiva ley del Azadón, solo para adentro.

Como quien dice “ Solo quiero tu dinero y de tus necesidades ni me digas porque no me acuerdo)  y para ello es necesario el uso de gestores, intermediarios y/o organizaciones sin fines de lucro que usar de fachada para que la comunidad en el exterior sobreponga la realidad nostálgica aparente. Los cuales usualmente usan de parapeto lo cívico, social, cultural, los bailongos, las jordanas medicas,  las necesidades de sus comunidades de origen, religión algunas veces, afinidad ideológica y preferencia por algún partido especifico. 

Esto es una práctica que han venido desarrollando por décadas, que nace dentro del marco de la guerra fratricida.  Como migrantes  salieron huyendo de la guerra y los simpatizantes que se colaron como perseguidos políticos, que aparte de salvaguardar su trasero, venían con la consigna de implementar estrategias para generar los recursos necesarios que ayudaran al financiamiento de armas principalmente. Hoy en día en reuniones de compas, las peñas culturales son tema de remembranzas y risas, recordando las peripecias que hacían para pasarle la balanza a los románticos o a incautos ajenos a nuestra realidad pero que se identificaban con ella por ser de la generación hippies de los 60-70  “Paz y amor”.

Aclarando que es nuestro objetivo sal las viejas heridas, pero cabe destacar que estas estructuras se  generaron efectos secundarios. Como dejarle a la comunidad actual de la diáspora, toda una generación de parásitos oportunistas que se dicen simpatizantes y/o miembros que no tiraron una piedra con honda, más que vivir la guerra a través de románticos juglares o de notas en los periódicos. Y que pasado el conflicto con la firma de los acuerdos de paz,  vieron la oportunidad de adoptar como forma de vida y fuente de ingresos.

Lo cierto es que no importa quien este en el gobierno. Para los partidos políticos y sus cúpulas, la diáspora solo representa una fuente de financiamiento de sus campañas, un apalancamiento financiero indirecto de sus propios bolsillos a través de las remesas nostálgicas y la  inversión sociocultural en las comunidades de origen,  que les permite el despilfarro y las motursas para su propio beneficio. 

Y para sus gestores e intermediarios un potencial mercado que explotar para sí, del cual se han derivado muchos trinquetes.

Continua…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada