En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 6 de noviembre de 2011

LA AUSENCIA PRESIDENCIAL EN EL BICENTENARIO

La ausencia presidencial en el bicentenario

Marvin Aguilar

Don Alberto Masferrer nos decía en 1901 que los frutos de la patria habían sido erigir la mentira en sistema de gobierno. De un lado, el poder procurando siempre guardar las apariencias; de otro, el pueblo, contentándose siempre con que las apariencias se guardaran. Dando como último resultado: la tiranía hipócrita y el pueblo farsante.

Espero se entiendan todas las letras: nunca, José Matías Delgado tañó en la madrugada del 5 de noviembre de 1811 las campanas de la Merced; no hubo primer grito de la independencia; no tenía la intención el movimiento de 1811 de independizarse de España; no inicia con esto la separación de la monarquía de las provincias de Centro América.

Y pese a que escritores, poetas, políticos ultra montañeros deseen adornarlo como una gesta simbólica, mitológica, clásica leyenda comparable a la de Rómulo y Remo, no es más que un plagio hecho hace un siglo por Víctor Jerez en su discurso en San Salvador del centenario en 1911, de la gesta atribuida a Miguel Hidalgo en México: el grito de Dolores.

Si lo que me ofrecen las pasadas generaciones es una identidad patria basada en la mentira, en la conveniencia ideológica de un grupo, en una renunciación al pasado indígena, a lo afro salvadoreño y desean darme una nación solo de blancos, una clase política convenenciera que usa el civismo para su discurso, yo les digo: ese pais no es real, no nos sirve, no servirá nunca. Nos han robado el erario público ¿Por qué nos roban la conciencia, la unidad?

De allí que quienes critiquen la ausencia del presidente Mauricio Funes en los actos del bicentenario en el parque Libertad el pasado 5 de noviembre, deberían cuando menos reclamarles a sus profesores que no les enseñaron bien la historia nacional; cuanto antes debiesen irse a releer esa historiografía tan violada, con lupa, podrán entonces darse cuenta que en realidad la inasistencia a ese acto que ha sido mentira por 200 años, es nada más y nada menos que una reparación histórica.

Los 200 años en Macondo

¿Qué ha cambiado en doscientos años en la clase política? La Alcaldía Municipal de San Salvador haciendo gala de la clásica actitud conservadora decide hacer su propia fiesta, alejada de la intelectualidad, distante de la verdad, enojada reparte comilona y bailongo, monta una fiesta que marginó a El Salvador entero, la vuelve san salvadoreña no fiesta nacional. Un alcalde que en su campaña de reelección nos invita a mirar al futuro, se comporta siendo mestizo como un chapetón.

Nada se ha perdido, los migueleños que hace 200 años que no solo repudiaron esa gesta de los criollos capitalinos contra la elite de Guatemala sino que además les enviaron tropas para conminarlos al orden monárquico, celebró con más entusiasmo sus fiestas de carnaval que un grito falso de independencia. Dando la espalda a esa ciudadanía que ha venido una elite que no lee, construyendo, por eso prevalece el cinismo.

La fecha se ofrece para poder re leer la historia, re escribirla, asumiendo que ha sido formada por seres humanos imperfectos que no son héroes y menos próceres, que esos defectos de igual se han transmitido a la vida nacional, re preguntarnos como lo hace Masferrer: la emancipación no es más que el camino hacia la libertad; ¿qué parte de ese camino hemos recorrido nosotros? No debe servir para reforzar identidades falsas, marginadoras y excluyentes.

El presidente no ha sido anti patriota al no asistir, ha hecho un gesto significativo, un espaldarazo a la verdad histórica. ¿Es que no deseamos los salvadoreños darnos cuenta que no existe ninguna diferencia entre los ejidos que algunos “próceres” se agenciaron para sí mismos en el siglo 19 con que un presidente se lleve parte de la partida secreta para su cuenta personal en el siglo 21?

Proponemos el Gritocidio

Hemos realizado un documental sobre este evento, juntamos a dos representantes de las corrientes historiográficas reconocidas: Rodolfo Cardenal, Pedro Escalante Arce; Juliana Ama, lideresa indígena; Rafael Guido Vejar, Coordinador del Comité Bicentenario; Rafael Lara Martínez, Premio Nacional de Cultura 2011 entre otros, para que hagamos un paseo por esas fechas, personajes e iconografías, buscamos asemejarnos a una tímida aurora en lucha con la oscuridad cerrada y densa.

La presentación se llevará cabo el lunes 21 de noviembre en el auditórium del MUNA en San Salvador a las 7:00 PM; en San Miguel el miércoles 30 de noviembre en el Teatro Nacional a las 5:00 PM, en ambas la entrada es libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada