En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 21 de noviembre de 2011

PAES y el modelo finlandés

PAES y el modelo finlandés

Marvin Aguilar

Todos los sistemas educativos en todos los países tienen sus fortalezas y deudas, expectativas y desencantos, son formas diseñadas por y para humanos por eso deben evolucionar constantemente, la gran mayoría está desfasado, fueron diseñados para otro momento, el notable ejemplo de lo anterior es el modelo estadounidense: el peor evaluado dentro de las naciones del primer mundo.

Yo llegue a Finlandia en barco, Hanko, el puerto era una pequeña ciudad, venia de Alemania, había zarpado de Rostock, de allí tome el autobús para Helsinki. Mi visita incluía una visita a la fábrica del cable, una casa de la cultura en la orilla de la bahía de Finlandia, ubicada en una antigua factoría de cables, poseían dos radios comunitarias, una televisora, galerías por artista, biblioteca y por supuesto una cafetería-bar, ¿el objetivo? Asistir a algunas inauguraciones de arte pos moderno nórdico y, observar el modelo educativo finlandés: el mejor del mundo.

La clave es el docente

El hincapié se hace en la educación básica, que para nuestro caso son los jóvenes que están entre 7º y 9º grados, una media de entre los 13 a los 16 años. La edad que según la mala prensa en El Salvador se considera de riesgo: reclutamiento o ingreso a las pandillas, deserción escolar, preeminencia del trabajo, embarazos precoces, cambios hormonales, despertar sexual, entre otras manifestaciones naturales en un ambiente agresivo como el nuestro.

Si bien el entregar uniformes y zapatos a los estudiantes ha sido visto como un avance, y es uno de los puntos mejor evaluados no solo del MINED sino que del gobierno, en el modelo finlandés lo primordial es darles: libros de texto, una comida al día y los utensilios necesarios para las labores en la escuela. La uniformidad es un rezago de las dictaduras, restringe la personalidad. Desde luego la pobreza obliga a entender que el uniforme es un ahorro de ropa. Es simplemente un hecho político: se ha elevado la calidad pero son estándares no validos para que el alumno se desarrolle.

Las escuelas finlandesas están bajo las municipalidades que son las que están más cerca de la comunidad, conocen las necesidades locales, idiosincrasia de la gente, es a la vez una forma de hacer efectivo el poder popular para influir, adecuar la enseñanza a la localización. Lo nuestro diríamos aquí.

Las escuelas están cerca de los centros habitacionales, y en caso de que algunos alumnos vivan lejos la alcaldía se encarga de facilitar el transporte de forma gratuita. Me surge una pregunta llegados a este punto: ¿Qué porcentaje y en caso de destinarse, en qué, del FODES utilizan las alcaldías para fortalecer la red de centros educativos públicos de sus municipios? ¿Qué tan comprometidos están los alcaldes en mejorar la calidad educativa de sus ciudadanos?

Todo en Finlandia descansa sobre el maestro, su preparación es universitaria, el 80% son mujeres, no buscan otorgar un diploma sino prepararlos para la vida, les gustan los niños, ayudarles, y disfrutan enseñando, en la alegría de buscar una respuesta y no en si en la respuesta. Educar es un viaje mágico. Es allí donde escuche que nada malo puede venir del ser humano, que solo hay que escucharlo. La satisfacción de enseñar esta en el momento en que se hace.

El sistema educativo nacional es rígido y memorístico, los griegos hace tiempo descubrieron que eso no funcionaba, que nada se queda repitiendo de memoria sino haciendo, cuando nos emocionamos. La tecnología está ausente en las aulas, internet es una leyenda urbana. Además la escuela salvadoreña es aburrida. En Finlandia cuando un joven no desea seguir el bachillerato puede optar por una formación profesional básica que es impartida en institutos o mediante un contrato de aprendizaje en centros de trabajo, son en total 75 opciones de formación que duran tres años y tienen las equivalencias para poder seguir estudios superiores si así lo desea más adelante.

Existen universidades y escuelas superiores, las primeras son estatales las segundas oscilan entre propiedad municipal o privadas, pueden ser regionales o municipales. El estado subvenciona hasta el 57% del presupuesto pero son en lo demás autónomas.

Soy docente universitario por tres años. De igual descubro la deficiencia con la que llegan los alumnos desde las escuelas, la respuesta es clara. Nuestros maestros escolares están desanimados, algunos no tienen vocación de educador y, sus conocimientos son deficientes, finalmente no tienen bagaje cultural.

A esto hay que sumarle la irresponsabilidad de los padres que descargan sobre el docente escolar la tarea no solo de darles instrucción sino además de educarlos. Si la causa de los malos estudiantes será exclusivamente un bajo salario al educador, entonces estamos perdidos como nación ya que va para largo un aumento salarial que satisfaga al gremio de educadores.

El desarrollo de la educación y las ciencias salvadoreñas

El salvadoreño está formado al no ser bilingüe ni creativo, a optar trabajos en donde no hable y no necesite pensar. Esto se pone de manifiesto en la migración hacia Estados Unidos por citar un caso. El sistema económico que es de donde deviene mucho de lo que se espera de la educación ha cambiado radicalmente, es mas tecnológico, de servicios, lo será cada vez más. Yo podría aceptar que el ciudadano promedio en este pais es instruido pero no me atrevería a creer que es educado.

No se estudia solo para obtener un mejor trabajo, sino que para poseer un acervo cultural que nos enseñe a entender el mundo, uno cambiante, no el que esta sujeto a un solo libro; igualmente la educación nos tiene que hacer mejores seres humanos, cívicos en lugar de patrioteros, con urbanidad, amorosos con el ambiente, deseosos de saber mucho, la verdad. No me creo y no estoy diciendo que el resultado de la PAES significa que nuestros jóvenes no saben nada, lo que esto refleja es que los adultos no hemos descubierto que saben y les gusta, porque seguimos viéndolos desde arriba, una generación que fue educada para un tiempo que ya paso. Decir que porque alguien saco mala nota es pésimo estudiante, es como sostener que quien saque diez de nota lo sabe todo. Ambas premisas son falsas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada