En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

viernes, 24 de febrero de 2012

LOS SALVADOREÑOS EN EL EXTERIOR. ¿DEBERIAMOS O NO PARTICIPAR EN LA POLITICA SALVADOREÑA? ¿Y POR QUE? I

LOS SALVADOREÑOS EN EL EXTERIOR. ¿DEBERIAMOS O NO PARTICIPAR EN LA POLITICA SALVADOREÑA? ¿Y POR QUE?

Quisiera compartir mi opinión ya que está abierta la discusión, respecto a esta nota y tema. Habla Herbert Flores: Los salvadoreños-americanos “debemos participar en la política salvadoreña” Por: Francisco Manrique http://tribunahispanausa.com/portal/?p=27221#more-27221

Todos tenemos el derecho de expresarnos esto es irrefutable como seres libres e inmersos en sistemas democráticos. Lo discutible es cuando el tema no se aborda con responsabilidad, seriedad, convicción, objetividad e imparcialidad, escudándose y poniendo de parapeto los intereses de la comunidad y/o nación, pretendiendo explotar el sentimiento nostálgico y/o nacionalista de los salvadoreños con el objetivo de aprovechar para un beneficio propio. Si nos decimos activistas de la comunidad salvadoreña, por poner un titulo de referencia. Ya que el líder de la comunidad salvadoreña desde un punto de vista particular están muy distante de poseer si no se cumple al menos el requisito mínimo. Poseer la entereza moral y ética para enaltecer la imagen de la comunidad salvadoreña, que no tiene nada que ver con el montaje de obra de teatro altruista y filantrópico. Ello debería de ser por convicción y amor al prójimo, no para fines publicitarios, protagonismos o vanagloria de egos personales. Humildad facilmente se olvida. 

Aclarando que solo hemos compartido el perfil mínimo de líder comunitario, ya que habría que sumar otras características. Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

El punto en debate es de índole socioeconómico – Costo Beneficio, no es nostálgico, ni nacionalista mucho menos ideológico o político, aunque gire en su entorno. Con el objetivo de vislumbrar forjar un futuro dentro de nuestra realidad concreta.
El lugar donde vivimos y tenemos que sobrevivir día a día, para beneficio de todos, no de algunos y por ende beneficiar a la familia que dejamos atrás y por consiguiente a nuestra nación.

Nuestro planteamiento teórico o utópico, emana de un análisis del contexto de nuestra coyuntura actual en la que estamos inmersos la diáspora salvadoreña en Long Island y realidad de la política nacional y que compartimos para que se tenga en consideración e intentar al menos probar su viabilidad.
Para que cada quien analice, evalué, saque sus propias conclusiones y tome sus propias decisiones. No es hablar por hablar, salir en la foto por protagonismo o respaldar campañas de nadie. Mucho menos una postura.

Este es nuestro derecho como seres humanos con criterio y entes sociales comprometidos a forjar una mejor sociedad en función colectiva llámese comunidad o nación. Y con la convicción y obligación ciudadana de contribuir a construir una herencia que podamos legar a las nuevas generaciones para que crezca fuerte y robusta, libre de obstáculos que les impida ser hombres de bien para la sociedad. Porque de ella depende nuestro futuro y también como el presente, el de nuestra nación. Y que este foro ha asumido por convicción ya que otros no lo hacen porque primero se deben a su negocio, que está bien es su derecho. Lo que es cuestionable es que para vender sus bienes y servicios usan de parapeto ser líderes de la comunidad salvadoreña o que todo lo que hacen beneficia a la comunidad salvadoreña y realmente la comunidad no recibe nada, solo es utilizada.

Para comenzar señores “El Salvador es de todos los salvadoreños” y la coyuntura actual nos demanda asumir un activo con conciencia social colectiva para beneficio todos y particularmente el pueblo. Los más pobres de los pobres y que aún siguen siendo pobres, ya que solo así se podrán vislumbrar los cambios que la nación requiere y ser fieles a una de las estrofas de nuestro himno nacional “De hijos suyos podernos llamar”.

Es nuestra triste realidad y que no podremos ver o contribuir a erradicar, si no existe la conciencia social colectiva que nos permita vislumbrar una integración entre sus miembros. Mucho menos si sobreponemos nuestros intereses individuales o nos segamos por fanatismos y romanticismos o evitamos ser auto críticos, que nos impidan a involucrarnos o tomar acciones que nos permitan incorporar estos cambios, vislumbrando un futuro provisorio y solido para el beneplácito colectivo.

De aquí nuestro llamado y tomen en consideración para la reflexión de la Diáspora Salvadoreña en Long Island principalmente.

El llamado a la integración, con el fin de maximizar los recursos ya disponibles y/o sub utilizados, acorde a la capacidad individual, sin que ello represente el sacrificio de lo propio y estabilidad familiar. En procura de mayores rendimientos y beneficios apoyando o desarrollando iniciativas que generen un excedente que compartir o poner a disposición de la comunidad con el fin que el efecto multiplicador del dinero circule entre sus miembros, para consolidar una base socioeconómica local que permita maximizar los beneficios que esta sociedad pone a nuestra disposición y de la cual no saca provecho por la falta de integración para alcanzar la unidad y carencia de visión colectiva, continuar viviendo en el pasado y ser presa de oportunistas demagogos y fariseos. Que se traduciría en un mayor volumen de remesas familiares e inversión social de nuestros lugares de origen para beneplácito de la nación. Localmente nos llevaría a su empoderamiento, justa compensación y en reciprocidad a lo que en número y contribución al desarrollo y crecimiento de esta economía representamos. Respetando y sin menospreciar el aporte y participación de otras comunidades que conforman su diversidad, ya que el crédito es de todos.

Las disyuntivas que se nos presenta como Diáspora en términos de costo beneficio de cara a construir un futuro provisorio, aquí y allá.

Apostar al desarrollo socioeconómico y cultural, educación, niñez, juventud, así como la búsqueda de su empoderamiento como colectividad local Vrs la demagogia de seudolideres local con aspiraciones en la política local o nacional, escenario político y partidista nacional, continuar viviendo con ideologías por fanatismo y romanticismo al extremo de la ortodoxia en tierras lejanas. Las cuales respetamos como parte esencial del ser mismo, pero que no deberían de tener cabida, cuando el buscar el bienestar colectivo se trata, o al menos no priorizar sobre las necesidades de la comunidad y del pueblo con fines propagandísticos o intereses de partidos que no aportan nada para el beneficio de la comunidad en el exterior.
La cual ha probado con hechos que por más de veinte años la diáspora ha sido parte vital para mantenerse aun en pie nuestra nación. Y esto no gracias a los políticos y acertadas acciones o buenas intenciones de sacarlo adelante en beneficio del pueblo, ya que mientras la corrupción e impunidad prevalezca y es controlada y/o manipulada por los más o menos 400 políticos. Dentro de ellos muchos incapaces y corruptos. El país no tiene esperanzas.


Solo basta leer noticias locales, fotografías y videos de los famosos Padres de la Patria como se dicen llamar, que supuestamente sobre sus hombros recae la responsabilidad de conducir la nación involucrados en situaciones de ebriedad, escándalos sexuales, infanticidios ya que algunos rabos verdes prefieren el ratón tierno a la gallina vieja aun que de mejor caldo, abuzo de autoridad, trafico de influencias, motursas, colusión, crimen organizado, lavado de dinero, drogas, escándalos en la vía pública. Unos ni siquiera leer pueden, lo que nos hace pensar si conocerán la “O” por redonda. Y para el colmo ganan $ 4,000 o más con lo que recetan y tienen el cinismo de mandar al chaneque a levantar la mano a la hora de votar o no llegan por que se van al conchalito al haberse reportado enfermos de la goma.

Otras opciones son: Orar o rezar, esperamos que caiga mana del cielo, café en el campo como alguna vez me dijo my friend Luxy o llamamos al chapulín colorado para que nos ayude, si realmente nos interesa construir un mejor porvenir en tierras lejanas y contribuir al crecimiento de nuestra nación.

Preguntémonos. Si no somos nosotros mismo los que velemos por nuestro futuro ¿quien más será?. Nuestra nación, que está más jodida y necesitada. Que depende cada día más de la diáspora o esperamos nuestros políticos que se lo chupan, comen, malgasta y despilfarran los impuestos del pueblo y que no desean erradicar la corrupción e impunidad, se regeneren arriesgándonos a que mejor opten por clonarse.
Nuestros seudolideres comunitarios que llevan más de veinte años chupándole la sangre a nuestra comunidad y usándola de parapeto para beneficio propio.

Donde podemos ver el resultado de tan fructífero liderazgo donde la imagen de la comunidad se vea enaltecida.


Señores, la comunidad solo cuenta en su haber con estigmas, producto de deplorables acciones de antisociales y acciones individuales de pocos, que opacan las que nos enaltecen, por que están prevalecen en el tiempo. En cambio las otras se olvidan fácilmente y para mas fregar incluso sobra alguien que salude con sombrero ajeno o emerja un cangrejero.

Excelente titulo el seleccionado para la nota. Lastima que no se plantease como disyuntiva. Quizá así el mensaje subliminal para pasar el guacalito y dar a cambio atol con el dedo, con el fin de llenar el cuchito de la campaña Pasara desapercibido. Lo cual respetamos, negocios son negocios y es lo primero .El papel aguanta con todo.

De nuevo solo lamentamos que no se aprovechen estos espacios para educar a nuestra comunidad, si decimos abogar y representarla, al desperdiciar la oportunidad de darle a conocer el punto de vista del entrevistado alejado de la campaña e intereses familiares.


Interesante hubiese sido conocer su posición, en su papel de ciudadano salvadoreño consciente de lo que su nación requiere y que debería ser su prioridad y analizar objetivamente, en concordancia a sus palabras, cito “Como su hermano puedo decir que he sido testigo de su amor por El Salvador


La bohemia que emerge del párrafo, me lleva a preguntarme. Si bien conoce el amor por El Salvador, como dice conocer a través de su hermano, lo cual lo enaltece y manifiesta. ¿Conocerá este mismo sentimiento a través de su propio ser o el destello de venerar la sombra del mayor se lo ha impedido? Vaya usted a saber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada