En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 3 de agosto de 2013

EMPODERAMIENTO DE LA DIASPORA SALVADOREÑA- UNA UTOPIA O UN SUEÑO QUE PODEMOS ALCANZAR-INTRODUCCION

EMPODERAMIENTO DE LA DIASPORA SALVADOREÑA- UNA UTOPIA O UN SUEÑO QUE PODEMOS ALCANZAR-INTRODUCCION.

De todos es del conocimiento, que la unidad de la comunidad salvadoreña en el exterior se manifiesta y que ha demostrado con hechos que es alcanzable, solo en algunos casos específicos, al menos en Long Island, NY.

·         Para ayudar a nuestra nación a mitigar los efectos de una catástrofe natural.
·         Reunirnos en un bar o en familia para apoyar a la selecta
·         Ser parte de un bailongo
 
Nos referimos a estos, porque cualquiera pudiera pensar en otros, pero que no mencionamos  ante la falta de transparencia y reales intenciones primarias o secundarias. 
Que merecerían ser consideradas para hacer resaltar la buena voluntad y solidaridad que nos caracteriza, pero muchas veces se ven denigradas por el actuar de las personas que se ponen al frente y se rasgan las vestiduras argumentando que es en función social o comunitaria. 
La excepción a la regla son los bailongos dada la participación masiva de la comunidad aunque la transparencia salga sobrando, los hemos incluido.

La coyuntura actual nos demanda vislumbrar la integración como medio para alcanzar la unidad si el objetivo es trabajar por el empoderamiento de nuestra comunidad para hacer valer lo que en número representamos y capitalizar lo que representa nuestro aporte al desarrollo de esta sociedad que nos alberga. Ello representa gozar y procurar que los beneficios que la misma pone a nuestra disposición lleguen a toda nuestra membrecía.

“La integración y la unidad por que El Salvador es de Todos “es nuestro llamado.

Ello será posible si ponemos de manifiesto al menos un mínimo de conciencia socio-comunitaria y dejamos nuestra apatía e indiferencia a los asuntos locales que es nuestra realidad concreta. 

Que nos permita asumir un rol activo y participativo, porque de lo contrario estos espacios podrán ser ocupados por cualquiera.  Y qué bien que fuesen individuos que sumen y nos enaltezcan con su entereza, pero durante décadas ha sido todo lo contrario, estos espacios han sido ocupados por lobos vestidos de oveja, camaleones, payasitos, bufones de corte, mediocres, incapaces y oportunistas que solo velan por su propio cacaste y nos han vendido por unos dólares más, pisoteando incluso nuestra imagen y dignidad como lo representa apoyar y/o abrir las puertas de nuestra casa a políticos anti-inmigrantes confesos , sabedores que nosotros somos parte de este grupo que ellos detestan , los marginan y discriminan.

Importante es interesarnos en conocer el contexto en el que estamos inmersos, previos a establecer una agenda comunitaria a seguir para lograr su empoderamiento.

Ser autocríticos nos ayudara a determinar nuestras fortalezas y debilidades, para enfocarnos en estas últimas a fin de erradicar o subsanar,  ya que de alguna manera representan  algunos muros y obstáculos que durante décadas no nos ha permitido avanzar en nuestro desarrollo local.

“El respeto al derecho ajeno es la paz” Una máxima del célebre estadista mexicano Benito Juárez que traemos a colación para definir nuestra posición y convicción.

Somos respetuosos de los derechos de los individuos, pero lo cierto es que no podemos seguir usando de parapeto la salvadoreñidad para cerrar los ojos, asolapar o ser cómplices de los vituperios de algunos salvadoreños, quienes mancillan nuestra imagen y dignidad, explotan nuestro nombre y venden al mejor postor por unos dólares más, incapaces e ineptos y que al final no han hecho nada por su comunidad.

Si no que alguien nos diga que tenemos como comunidad que nos vanaglorie. 

Y no me refiero a los logros alcanzados individualmente por un salvadoreño en cualquier campo, ya que solo son logros que la comunidad se apropia para vanagloriar su ego e identidad ocupando de medio la célebre frase populista “Sos un orgullo salvadoreño”, del diente al labio, porque si realmente nos naciera la convicción de apoyar lo nuestro, lo hiciéramos desde un inicio, no solo aparecer cuando el éxito ha sido alcanzado por el esfuerzo propio del salvadoreño y sacrificio de su familia. Luego de eso, cuando tocan nuestra puerta buscando ayuda, lo primero que solemos preguntarle y ¿Que hay para mí?, ¿Cual será mi beneficio?  La comunidad y salvadoreñoridad salen sobrando.

Bajo esta temática “EMPODERAMIENTO DE LA DIASPORA SALVADOREÑA- UNA UTOPIA O UN SUEÑO QUE PODEMOS ALCANZAR”. Es nuestro menester compartir nuestro punto de vista abordando diversos tópicos, para que cada quien sume al propio o a de otro que hayan tenido a bien compartirle, con el fin de que amplié su contexto de nuestra realidad concreta, evalué y tome sus propias decisiones. No es nuestra finalidad generar controversias, herir susceptibilidades o sentimentalismos que nos afloran casi siempre por conveniencia propia.

A nuestros detractores, les ratificamos lo que ya en repetidas veces hemos compartido respecto nuestra posición y convicciones. Practicamos el periodismo ciudadano dentro de una convicción socio-comunitaria. Nos declaramos en contra de todos aquellos que se manifiesten como anti-inmigrantes o de quienes les apoyan, porque somos inmigrantes y si estos son salvadoreños con mucha mas razón. 
Nos declaramos en contra de todos aquellos que levantan la bandera comunitaria con el propósito de usar y explotar para su propio beneficio y/o negocio. Nos declaramos en contra de los mercaderes de la Fe.  

Por otro lado somos respetuosos de los derechos de los individuos a practicar una creencia, religión, ideología o partido político, siempre y cuando no afecten los intereses de la comunidad como ente colectivo y los sobrepongan sobre ellos.  Porque no nos demos paja y llamémoslo por su nombre. Ello es simple oportunismo.    

Aclarado el punto, nuestro objetivo será desarrollar algunos tópicos que consideramos de importancia y que vislumbramos como muros que habrá que superar.


Continúa…El Opio de la nostalgia y nacionalismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada