En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 17 de enero de 2012

De Izalco al Mozote

De Izalco al Mozote

Marvin Aguilar

¿Quién comenzó la guerra civil? La respuesta es fácil de historiar: quienes explotaron las provincias del Centro de América por 300 años; que después se opusieron al proceso independentista; de igual los que usaron a los indígenas como carne de cañón durante sus guerras personales; expropiaron los ejidos comunales o calpulli; mantuvieron en total analfabetismo al campesino; jugaron con entregarles tierras; azuzaron la rebelión; cerraron los espacios al adversario político; impusieron la regla del desacuerdo eterno; robaron elecciones pretextando salvar al país; secuestraron; asesinaron civiles; masacraron campesinos; eliminaron al enemigo de clase.

Visto así, son las generaciones pasadas que detentaron alguna cuota de poder ya sea esta política, económica, social, gremial, religiosa. Las actuales tienen la difícil tarea de satisfacer una acumulación de demandas y sofocar miedos históricos. La única forma que queda es comenzar por el principio, decir la verdad, aproximarse a ella, releer el pasado, esta vez escuchando las diversas versiones. Confrontando lo que nos han dicho con la historia que será siempre la encargada de colocar la cosas en su sitio real.

Salvador Samayoa decía en 8 en punto el lunes 16 de enero, que no entendía esa relación que algunos pretenden hacer entre la impunidad del pasado y la impunidad del presente. Ciertamente ambas son ejercidas por personajes distintos pero la contemporánea emula a la antigua.

La fuerza se ha enseñado a la masa, es la única forma de obtener respeto, prestigio, reconocimiento, evitar ser ninguneado, poseer lo que se dice pueden, pero se les es negado sistemáticamente por una sociedad que tiene de base el dinero, el cual es muy escaso debido a la falta de trabajo para tanto brazo, sin acceso a la tecnología y sin posibilidades de una vida mejor que viene del pasado ¿cómo pretenden que no exista violencia y se evada la responsabilidad hoy?

Quizá algún antropólogo pudiera explicarle mejor y detenidamente a Salvador Samayoa la relación entre aquella impunidad y la de ahora; de igual aplicar el efecto mariposa a la sociología salvadoreña, leer las teorías de Alejandro Jodorowski sobre la pisco genealogía y de igual adaptarla a la realidad nacional. No sé, quizá simplemente se volvió conservador y ya nada de lo que pase logre convencerlo de que la historia no es una línea recta sino un circulo y que debido a ello hay que estar preparados para el melodrama continuo o superarlo para llegar al drama y resolver de una buena vez rémoras ancestrales para comenzar a tener nuevos problemas.

Si ARENA fue a Izalco a comenzar su campaña electoral, el Mozote es la respuesta simbólica a esa acción, y así como bien se vio quien gano la calle en San Salvador, de igual el triunfador de la batalla semiótica ha sido la izquierda. Ya no está la derecha en una danza en la que ha veces parecía bailar sola, es más, teniendo en cuenta la estrategia de campaña de matar moscas a cañonazos que está implementando grupo 5, amenaza convertirse en pelea de burro amarado con tigre suelto. Pero de esto ya hablaremos a mediados de marzo.

La declaración de Praga

Mientras yo me graduaba en Moscú en el verano de 2008, un grupo de intelectuales del brazo de Vaclav Havel en la bella Praga víctima de los nazis y comunistas; llevaban a cabo la declaración sobre conciencia europea y comunismo.

Usaron para ello los parámetros establecidos en Europa en la resolución 1481 de 2006 que no es más que la condena enérgica a los crímenes de los regímenes totalitarios comunistas; equipara al comunismo con el fascismo y el nacional-socialismo por ser similares en cometer crímenes contra la humanidad, ideología del odio y tiranía desde el gobierno.

En El Salvador la derecha con su cerrazón la izquierda enardecida después llevó al país a una guerra civil que costó la vida de miles de salvadoreños, ambos son responsables, en ambos lados hay criminales y, todos se niegan a aceptar sus responsabilidades, pedir perdón, decir la verdad. Hay un macabro pacto de silencio en los que hicieron la guerra, un cobarde dejémoslo así. Su discurso trata de llevarnos a esta conclusión: las heces si se revuelven mas apestan. Y hay mucho de estiércol en nuestra vida patria.

La declaración de Praga propone el 23 de agosto fecha en que Hitler y Stalin se repartieron Europa en el pacto Ribbentrop- Molotov como Día del Recuerdo de las Victimas de los Totalitarismos. De igual se pide la creación de un instituto de la memoria y conciencia europea, que informe e investigue sobre los crímenes del comunismo y nazismo, un museo que deje en claro que ambas ideologías son capaces de matar por las ideas y que como en el caso salvadoreño que nadie diga que defendió la patria, la Constitución no mandaba matar campesinos nunca; haga la izquierda lo que Nikita Jruschov en 1956 cuando hizo público el informe secreto contra Stalin; digan los otros donde enterraron a Roque Dalton. Desestanilisenze.

Bien lo decía el editorial del Diario de Hoy el 3 de enero cuando escribía: oigan todos: el pais no nació ayer; esto nos obliga a leer la historia, reinterpretarla, comprender las acciones de nuestros líderes pasados corregir entonces, evitar también, superar mejor. Pero sólo la verdad ayuda a eso ya que quien nos miente, traiciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada