En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 8 de enero de 2012

El Salvador será la tumba donde los rojos terminaran

El Salvador será la tumba donde los rojos terminaran
Marvin Aguilar

Sugieren muchos que la marcha de ARENA debiera matizar o suprimir esta frase ya que incita al odio, sino a la muerte del adversario comunista. Les sorprenderá mi posición: pienso que no es necesario cambiar dicha consigna dentro de la canción arenera, ¿la razón? Está dirigida exclusivamente a la militancia y, si alguno de ellos decidiera llevar más allá la consigna moral pues deberá de responder ante la ley por los delitos que cometa. No es para al pueblo salvadoreño y menos un canto nacional.

Traigo a cuenta una frase del himno nacional de Holanda: mi alma se atormenta oh noble pueblo y fiel, viendo cómo te afrenta el español cruel. España no exigió a los holandeses eliminar este texto de su himno como condición para ingresar a la Unión Europea. Y no sólo, antes los llama: ruines, criminales y piden a Dios ánimo para vencer a la tiranía española. El epinicio holandés fue escrito entre 1569 y 1578. Fue cantado con esas mismas frases en la final de la copa del mundo de 2010 en presencia de la selección española de fútbol. Vano es interpretar el pasado con la mentalidad de hoy.

Estas frases corresponden a un momento, época, ideas e ideologías determinadas que no significan necesariamente un literalismo, menos que todos los miembros o ciudadanos estén de acuerdo. Es historia, como tal debe pues entenderse. Pero igual a Nicolás Sarkozy que días atrás le quitó a la ultraderecha francesa a Juana de Arco al decirles: el papel para unificar y no de dividir que jugó la heroína y que debido a eso no pertenece a ninguna facción o clan alguno, oportuno es hoy hacer aquí, lo mismo.

Izalco no es símbolo anti-comunista


Esta semana inicia la campaña electoral. Es tradición arenera comenzarla en la ciudad de Izalco, recordando que fue allí donde se alzaron los comunistas que pretendían destruir a la patria salvadoreña en 1932. Y que en ese mismo lugar fueron derrotados.

Basados entre otros escritos como el de Héctor Pérez Brignoli valido es hacer algunas breves pero reveladoras aclaraciones históricas sobre ese levantamiento indígena para desvelar las reinvenciones al gusto que sobre estos acontecimientos han hecho políticos interesados en ocultar lo que ignoramos:

1. Efectivamente, los indígenas se levantaron comenzando una agresión que llegó a tener su más horrendo momento en las acciones de Francisco Sánchez en Juayua provocando la unión de la nación en contra de este alzamiento; existe un museo en Nahuizalco que valdría la pena visitar para interpretar esto. Para comprender la pobreza, vida de los pobladores indígenas en esos años de crisis mundial y nulas ventas del café, así como el recuerdo de la expropiación de los ejidos comunales a los campesinos les invito a ver las fotografías que realizó el sueco Carl Vilhem Hartmann décadas antes de 1932 en blog.alteriuris.net

2. Podemos concluir que la respuesta gubernamental fue desproporcionada. La relación entre fuerzas y número de participantes en la insurrección indígena, juicios sumarios, miles de muertes indígenas por no más de cien muertes ladinas o extranjeras, racismo lo evidencian. De igual quienes sostengan que la cifra de 30,000 muertos o superior, deben antes leer la investigación que ha realizado Thomas Anderson en su libro El Salvador 1932, donde explica: dicha cantidad de fallecidos es imposible en relación a la población existente en esas zonas. Se puede sostener que: en el levantamiento de los izalcos en enero de 1932 fueron asesinados un aproximado de 10,000 de ellos a manos de las tropas, funcionarios del gobierno del general Maximiliano Hernández Martínez ayudados por grandes propietarios agrícolas de la zona.

3. Se ha historiado que el levantamiento indígena fue comunista. Es falso. Una cosa fueron las acciones de Farabundo Martí en San Salvador o algunas zonas urbanas del 15 al 18 de enero debido al fraude electoral promovido como una estrategia del general Hernández Martínez, para exterminar al Partido Comunista Salvadoreño en la cual cayeron torpemente sus dirigentes y, otra los levantamientos del 22 al 25 de enero por hambre, explotación, falta de salud, conflictos laborales que las cofradías católicas indígenas organizaron en el occidente del país. Si bien estaban enteradas la una de la otra, las motivaciones y liderazgos eran distintos.

4. En los archivos del Comintern de la ex URSS estudiados por Erik Ching se dice que el PCS no fue el protagonista del alzamiento de 1932, que incluso su acontecimiento los sorprendió. ¿Las causas? Eran un partido joven fundado en 1930, inexperto, su organización en el occidente del país era casi nula y, se entretenían mas en sus pleitos internos que en la lucha política, falta de fondos, sus miembros tenían para evadir la policía que viajar a pie, esto era necesario hacerlo para adoctrinar a indígenas analfabetas que no podían leer los panfletos habituales. Nunca tuvieron un canal directo con las masas debido a que eran ladinos urbanos convenciendo a indígenas, una manifestación masiva fue imposible debido a la falta de compromiso entre los nativos.

5. El PCS trató de boicotear las elecciones de diciembre de 1931, pero las masas ignoraron su propuesta decidiendo participar con o sin el Partido Comunista en los comicios. Nunca les sedujo el comunismo global, la dictadura del proletariado o la nacionalización de la tierra. Pero si lograron un lenguaje común en relación al aumento de salarios y de las raciones de comida en las fincas. Los indígenas vieron en las elecciones una oportunidad para colocar a varios de ellos en el poder local llevándolos a rechazar el boicot comunista.

6. La idea de revelarse fue de las masas no del PCS. Fue un campesinado descontento en vez de una conspiración comunista. La izquierda de aquel momento no fue como se ha pretendido desde siempre: la vanguardia del pueblo. El general Maximiliano Hernández Martínez tuvo éxitos en su plan, tiñó de comunista la revuelta al unir a unos con otros y, se proclamó el salvador del pais al evitar que cayera en las garras del comunismo. Logró así el vital reconocimiento de los Estados Unidos que hasta ese momento se lo había negado a su gobierno golpista.

Corolario

Derecha e izquierda han usado los tristes acontecimientos de 1932 para llevar agua a su molino. Unos lo reclaman para llamarse revolucionarios, otros para nombrarse defensores de la patria del comunismo internacional.

En las ruinas de la vieja iglesia de la Asunción en Izalco, están enterrados cientos de indígenas desconocidos fusilados en 1932. Si desde la derecha hablamos de no abrir heridas, ver al mañana cuando se trata de extraditar a los militares del caso jesuitas, es difícil encontrar coherencia al por qué deba iniciarse la campaña electoral de ARENA con un mitin que confunde la lucha anticomunista con un etnocidio. Es en realidad un agravio que cumple 80 años en el 2012 y que en cada campaña la derecha del futuro regresa abrirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada