En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 19 de enero de 2012

MONSEÑOR MONSTRUO. Por Carlos Mauricio Herrera González

¡Qué viva la ignorancia!. Miguel de Unamuno.


A Eva y Benito Miro LLort, por sus décadas de servicios ad honorem a los despatriados salvadoreños i migueleños en Catalunya.

MONSEÑOR MONSTRUO.
Por Carlos Mauricio Herrera González, Abogado despatriado y escritor. Sitges, en II-Enero-`12.-

-I-
….Y entonces hacia el mes de December del año del Anti-Señor de 2011, en el principio del fin de todos los tiempos, la NASA hizo sonar las siete trompetas y las seis matracas y una a una se fueron cumpliendo las profecías del Armagedón Maya, y conforme a las predicciones erase que los cristiano-católicos de El Maligno (El Salvador) tan solo conformábamos una minoría en nuestra infernal región, indigenistas solamente subsistía su majestad Anastasio Aquino y eso porque junto a Lázaro habían sido revividos por obra y gracia del hermano Tobby Junior, que cerca de sus tumbas se había puesto a disparar metrallas israelíes, y en nuestras tribulaciones el amerindígena nonualco una vez ungido por Papi Tobby como el Rey de Reyes que había de venir, consciente de su misión en esta tierra quítose el aureola real que antes había hurtado a la Virgen del Pilar, y con dicha diadema coronó a un salvaje Monseñor como Arzobispo de la Curia Curiata de Izalco y San Salvador. Ante ello, los españolitos católicos del Real Madrid y del Barcelona que quedábamos, para confirmar nuestra devoción le juramos lealtad al Patriarca José Luis Escobar, y felizmente fuimos gobernados en estos tiempos de Le Belle Époque.

Y como la fiesta del fin del mundo se veía venir, el peladísimo prelado de nuestra Secta Sanctorum nos mostraba estar preparado para nuestro final, demostrando con sus acciones ser ordenado en la sacra administración del diezmo, erudito maestro cerrajero del closet ecuménico episcopal y justo juez en la moralidad de nuestra familia fatal. Lamentablemente también nos dejó claro que nada de nada sabía de bellas artes, ignoraba el canónico lenguaje latín y ni puta papa de inglés, razones por las cuales su corazón repudiaba toda manifestación de pintura, escultura, música, cine, poesía, teatro o literatura, y era tan mezquina su alma que contaba la leyenda que en el Seminario San José de la Guadaña un lujurioso espíritu del más allá le había tatuado en el coxis una alegoría en letras góticas color purpura que rezaban: “La ignorancia es la Reina de la patria”, la que al leerla Fernando LLort dijo: ¡Mirad qué culo más bonito!, ¡lo vua pintar!” y Monseñor Sáenz Laleche eructó: “¡Ah!, ¡mi España querida!” -“¡Catalunya, cabrón!”- le replicó Alberto Masferrer, quién andaba buscando a Roque Dalton quien misteriosamente apareció entre las sombras y dirigiéndose a todos les gritó emperrado: “¡O.E.A. culeis!” *, mientras les soltaba sus respectivos coicos al mierda mercenario de Joaquín Villalobos y al resto de piadosos angelitos del ERP.

-II-
Tan oscuros eran los tiempos que nos había tocado vivir, que perros periodistas maliciosamente nos inducían a confundir la sucia política con la podrida religión, y muchos de éstos hasta habían olvidado elementales nociones deontológicas y se remetían a alborotar al rebaño por el simple deseo de hacernos evadir la responsabilidad de refundar un país. Poco a poco los cínicos rumorólogos se fueron haciendo de poder, hasta convertirse en un lobby todopoderoso que se creía capaz de vendarnos los ojos y distorsionar a su antojo la realidad, por lo que desde sus tribunales mediáticos juzgaban como si fuesen el Rey Salomón. Conocedor de los vicios del cuarto poder, para desorientarnos Monseñor nos mostró desde el pulpito su sexy leyenda, mientras de más abajo le salían gases que roncaban: “¡Que viva el artificial Estado Teocrático Periodista del Salvador!”, por lo que al son del Aleluya, nosotras las ovejas inteligentontas gozosas le respondíamos balando: ¡meeeeeé! ameeeeeén, meeeeeeé, ameeeeeén Monseñor!......y entre más alto berreábamos, más grande se le hacía el ano fotoshop al muy hijo de la grandísima ustedes ya saben que….y de pronto, desde una fosa clandestina alfombrada con cuerpos sin cabeza, que yacían uniformados con equipos de fútbol color blanquiazul que tenían por escudo una insignia que decía “Matarifes Futbol Club”, un anciano chaman maya vestido de monja superiora relataba por megáfono que por inspiración del Creador Quetzal, sería este Monseñor quien pregonaría la liquidación de nuestro Planeta Primate y que como primer signo borraría todo sello artesanal del templo principal de eso que algún ibérico chiflado llamó El Salvador.

Una vez terminó de profetizar el mayense sacerdote, aprobado hanze las leyes y destrucción de nuestra cutre* civilización.

Todo aconteció cierta noche en la que nuestro fosco Monseñor tuvo un maléfico sueño, en el cual él Tentador le otorgaba el poder de hacer todo lo que le saliera del higo intestinal, siendo que a éste no se le ocurrió otra cosa más que mandar a destruir aquel místico mural de folklóricas cerámicas que adornaban lo más alto de la fachada de las Puertas del Infierno en las que se convertiría la Ermita mayor de San Salvador.

Realizar esa visión fue un regalo para los creyentes que con antelación celebrábamos por todo lo alto el Fin del Mundo que estábamos por ver. Para ello, Monseñor contrató a unos caníbales que en un pispás* convirtieron en ripio el mural que tanto apreció mientras vivía nuestro verdadero Monseñor (Romero). Al ver tal ruina, los pocos fervorosos que quedaban en Sodoma y Gonorrea nos indignamos tanto que dejamos de fiarnos del tal Dios de nuestro Monseñor animal, tal y cual estaba escrito en el libro apócrifo del Popol Wuj, y fue así como de la mano de nuestro líder fetichista perdimos toda convicción y fe. Peor fue para nosotros el insulto de escuchar y ver qué para no perder la gallina de los huevos de oro (digo…el dinero de los fieles), como buen pesetero que era el alrevesado Monseñor, empezó a tirarnos mierda rellena de dialéctica tramposa en las que dogmatizaba que las piezas del mural decorativo estaban deterioradas y que las había mandado a quitar debido a que existía la posibilidad que alguna desde el cielo podría caer y matar malditamente a algún cristiano que pasase por ahí, y así empezó a argumentarnos, con ese lenguaje embustero que parece conectado a un oculto poder, el mismo que utilizan avatares y cientos de falsos profetas para engañarnos y manipularnos desde ideas erróneas de la fé.

Fue el 7-XII-2011 y a tortazos el día que Monseñor eligió para destruir el mural hecho a mano por aquel salvadoreño hijo de inmigrantes catalanes de nombre Fernando LLort, que según informenes i chismenes de la policía religiosa del OIE había sido un sospechudo hippie y siniestro pupusero que en los años 70´s vagó por Centroamérica enmarigüanado de aventón en aventón.

Por costumbre y como buenas boas que por naturaleza divina somos, aceptamos sin reclamos pagar con nuestras limosnas dicho desastre, pero esta vez en nombre del Dios Sol, debido a que nos provocaba un profundo placer querer parecer buenos ante el sinvergüenza hombre de maíz. Mientras tanto, LLort, no se había enterado de nada porque descansaba retirado soplándose la picha* en una hamaca científica que estaba colocada en la cima de un Árbol del tal Dios Español de la Escalón. Dios que en idioma hebreo le impartía al artista clases de la técnica del Trencadís (estilo del Movimiento Modernista Catalán creado por el arquitecto barcelonés Pere Falqués y por medio del cual se recubren diversas estructuras con trocitos de cerámica pintadas de tal forma que se construyen mosaicos. Muchas veces dicha técnica recuerda la obra arquitectónica universal de Antonie Gaudí).

Grave conmoción creó en nosotros el rebaño, admirar las clases de arte paradisíaco reveladas a LLort. No obstante nuestro queridísimo e ilustre Monseñor seguía mintiéndonos sin cesar, diciéndonos que él estaba sobre todo para apoyar al charnego* artista nacional, por lo que de tanto en tanto engañar, comprendimos el descaro con el que nuestro padre sinvergüenza de pie nos quería chimar y fue así como muchos de los fieles nos empezamos a cabrear. Y fue tal la irritación y desconfianza que mostramos ante el bestia, que poco a poco empezamos a evolucionar, y al advertir el bárbaro que no éramos tan changos, nos reprendió diciendo que éramos todos unos exagerados malagradecidos y que en venganza se convertiría en nuestra presencia en imagen y semejanza de nuestro amado brother Tobby López Bertrand, y fue tal la estupefacción de ver a Monseñor mutar en un clon de Tobby, que para salir de tal estado tomamos consejo de Anastasio Aquino que nos decía riendo: “¡sigan, sigan creyéndose señoritos indios, los cuentos de sirenas de la religión de Roma y las protestantes fábulas de los elegidos de Jehová!”, y desconcertados decidimos no confesar más nuestras iniquidades ante los empleados de su eminencia Monseñor Clon y lo mismo hicieron the others brothers, que más listos que nosotros sus hermanos cristocéntricos, dejaron de pagarle impuestos al Ministro Tobby real.

Por esos hechos fuimos gravemente reprimidos, pues arduamente agraviados (Monseñor Escobar Alas y papi Tobby) se rasgaron uno a otro sus ornamentales joyas y llorando encarecidamente nos pedían que dejásemos de ser tan malvados y que les diéramos nuestro oro y plata para poder sus reinados sobrevivir, nos plantearon instalar en lugar del arte decorativo destruido dos maravillosas esculturas corporales del Salvador del Bajo Mundo que tendrían por bustos las caras de Shafick Handal y de Roberto D´abuisson, esculpidas conjuntamente por Camilo Bonilla y por Daniel Hirst quienes de vendaje tallarían unas tablas de piedra que dirían Amnistía y Amnesia, y como aún así desobedecimos su autoridad inquisitorial, nos negamos ante tan grande tentación de seguir escuchando más historias, por lo que no tuvieron más remedio que hechizarnos con polvitos mágicos que nos dijeron que era maná vitaminado con la teta estatal.

Una vez embrujados, San Barrabas entre nosotros, acusó de falso a uno de los dos Tobby´s, por lo que el Tobby verdadero y el Tobby copia se retaron a invocar la presencia del Bajísimo, compitiendo el uno con una misa rock y el otro con un culto house televisados ambos cuerpo a cuerpo por 4-Ficción, ello con la intención de medir fuerzas en audiencia y demostrar quién podía atragantar más con supersticiones a la cristiandad, hasta que tosiendo y ahogándose unos justos empezaron a clamar al cielo por el Tobby de verdad. Cada uno de los contrincantes aseveraba que eran el auténtico pastor, pero en eso, más atónitos observamos como empezaron a luchar los guías espirituales entre sí, atacándose con poderosos rayos, anacondas y tridentes de fuego, y fue entonces que él que era Monseñor volvió a transformarse, esta vez materializándose en un terrible Monstruo incapaz de tener la lucidez de pedir perdón por sus cagadas, y fue entonces cuando para salvar la jornada con botas de charro –de espaldas a las vacas devotas, hablando en lengua náhuatl y de tal manera que miraba de frente a un regio trono donde se esperaba al Anticristo- el bailarín y cantante Pastor evangélico oficializó con las siguiente frase el sermón de nuestro salvadoreño y migueleño Mundo al revés: “In nominis Pater, Fillis de putana sum et habemus Spiriti Perversum”, y todos todititos contestábamos nuevamente balando como ovejas: “Ameeeeeeeeeén Monseñor Tobby, ¡meeeeeeé!, ¡Ameeeeeeén!”, “Aleeeeé, Aleeeeeéluya, Aleeeeeeeé Hermano Escobar”, y bendecidos que fuimos los católicos por Tobías con las aguas del río Acelhuate, se nos bautizó como nuevos evangélicos y a los hermanitos evangelios el Monstruo los reconvirtió en católicos ortodoxos por medio de nutritiva sopa Maruchan, y fue así como se fundó el purgatorio de nuestro maravilloso mundillo al revés.

Y discutiéndose Monstruo y Pastor las voluntades de algunos ateos estaban, cuando como por arte de magia aparecieron de la nada unos antiguos pergaminos que sostenían con sus colas dos satanasas chulonas, que al leerlos y divulgarlos nuestros dirigentes religiosos -con vehemencia- nos prohibían absolutamente con preservativo fornicar, que solo debíamos sin, para así continuar engendrando más hijos culichosos a quienes con el tiempo mandaríamos por huevos a emigrar. De la lectura de las santas escrituras aplaudían cantando unas pájaras de nombre Julia Regina Hermelinda de Cardenal y Evangelina del Pilar Clotilde del 61-Sol que defendían disciplinadamente al Mostro Monseñor. Acto seguido, la afición completamente excitada del pipí, por admirar tantos increíbles acontecimientos, vimos boquiabiertos como a nuestro monstruo le crecían de sobremanera las orejas como si fueran las de una mula, los ojos se le tornaron blancos como mirando al cielo ocultando los iris e inmediatamente después le creció la nariz como a la de un jabalí por lo que le sobresalieron colosales colmillos de sus raras mandíbulas, y como se había protegido con una antigua armadura de guerra, éste tenía más el aspecto de sanguinario caballero mediaval, que de salvaje cerdo de El Salvador.

-III-
Se nos caía la baba de la boca y el cielo cuando vimos que de su armadura grisácea le salieron a Monseñor enormes patas de cabro, las cuales velozmente trató de ocultar y por lo cual el Big Brother López Bertrand se asustó muchísimo y salió corriendo más veloz que un pedo de youtube.com, y encontrándose en solitario el Monstruo, creció éste a la altura de un tiranosaurio rex y no dejábamos de salir de nuestro asombro cuando escuchamos como el gigantesco dinosaurio bendijo a Raúl Beltrán Bonilla para que compitiera olímpicamente por la diputación de La Libertad, inmediatamente después Guillermo Gallegos salió del estómago del santo periodista y en actus fue consagrado como catedrático emérito de la Universidad castellana de Salamanca en representación de la intelectualidad política de El Malandrín (El Salvador), y luego vimos como de la mano de un pequeño Demonio Colorado el Doctor David Escobar Galindo recibía un premio mundial de poesía subterránea, por lo cual varios 83 topos y Ciro Cruz Cepeda lloraban borrachos diciendo que adoraban con toda su alma la Cultura del Diablo en la que nos había metido el Feudalismo y el PCN a vivir, y los ciegos topos de boquita pedían besar la orilla del anillo a Monseñor, a lo cual éste accedió, y fue siguiendo los vaticinios mayas que después del cunnilingus el Señor Sacerdote reprendió a D. Mauritius Nefastus do Nascimiento para que vendiera su Ferrari y que se paseará en chuzón (autobús) con la penalidad que esperase el cambio de color del semáforo presidencial y por ello el President rompió a llorar, pero sentenció nuestro querido Cura que así demostraría al hijo de Luzbella una molécula necesaria de humildad, y en ese orden de sermones platónicos-aristotélicos-socráticos Papi Tobby regresó al escenario, pero por las ostras venía armado con la vara de Aarón, con la que instituía Doctorch Horribilis Causa a Tony Saca, por lo que en agradecimiento la esposa de éste decidió hacer del Palacete de Alí Baba un hospital para los niños desnutridos de Usulután.

Al ver Jesús de Nazaret que los políticos salvadorians cumplían la voluntad de los jefes de su Iglesia, murió de un infarto frente al sepulcro de San Romero de América, por lo que empezamos todos a orar.

Y fue en ese nuestro mundo al revés que hasta se vio a Calderón Sol pagando impuestos por sus monopolios fraternos y también prometió bajo solemne juramento que dejaría de hincharse de comer; A Mister Alfredo Cristiani -le advirtieron Monstruo y Pastor- que si se untaba incienso i mirra en la coica le crecería la melena y dos hermosos cachos de oro en la sien y sucedió que hasta le convencieron que a cambio de tomarnos el pelo nuevamente con la Paz, olvidaríamos la insultante evasión de impuestos por la venta que hicieron sus testaferros del Banco Cuscatlán en Panamá. Por orden real de Anastasio Aquino y bajo presión eclesiástica, Francisco Flores Peres pago in cash el pozo de agua que le construyó de chorizo el Ingeniero Perla en una chozita ubicada en las rieras (quebradas) de la colonia Escalón y así continuaba nuestro inimaginable mundo al revés, tanto que después de tantos inverosímiles sucesos, regresó del exilio deportado en un avión yanqui un pobrecito delincuente de nombre Cristóbal Colón y el cual portaba pasaporte katalán, y al verlo tan harapiento el barcelonista de Will Salgado comenzó a hablarle con recato, respeto y educación, cosas que la plebe no toleramos por lo que enfurecidos le exigimos al alocado Alcalde que nos aliviará la vida con música de Los Tigres de Nueva York, y por tener el gusto tan amexicanizado, por eso de andar pidiendo música narco, habíamos recibido todos un par de cachetadas de la mano peluda de nuestro monstruoso Monseñor, quien como penitencia nos hizo cantar en coro el misal, asuntos en los cuales Tobby no se quiso entrometer, alegando que él tenía a la venta sus propios cidis (C.D.), por lo que dándose la vuelta se marchó a buscar el Arca de la Alianza con la ayuda de su retoño vestido de Indiana Jone´s.

Nuestros beatos estómagos sentían que teníamos dentro enormes sapos y salamandras que a retorcijón puro y duro nos hacían muy fuerte cantar, por lo que éramos millones de sapillos, ranucas y lagartijas las que cantábamos el Hosanna siguiendo el cantoral, mientras el otro resto de millones de homicidas neurasténicos empezaron a adorar las estatuas ya finalizadas de nuestros abuelitos Handal y D´abuisson, y ya anfibios y réptiles, vio el hermano Tobby necesario volver al show y presentándose dio su palabra de honor con la cual se comprometía a dejar de utilizar la bandera de Israel para evangelizar falsos indios-judeo-árabes-cristianos desconocedores de divinos secretos que nos negábamos con nuestras narices a ver, pero como sapucos mal paridos seguíamos poniendo huevecillos y al hacerlo cacareábamos como gallinas mientras seguíamos creyendo que nuestras vidas tenían que ver con la Cruz de David, y de tanto cacarear nuestra salvación con las tripas hechizadas, con los sesos de fuera nos escuchó Don Domingo Monterrosa Barrios que presentándose en pedacitos de madera pintados por Llort, dijo que se confesaría con los espectros del Mozote, pero que perdón por sus pecados juveniles tenía que pedir el Periodista de la Nación y que la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel llevaría eternamente su nombre por haber sido él, el más chingón.

-IV-
Y de decir esas palabras el militar, explotó por sus propias energías el Planeta Tierra, y siglos más tardes colonizadores extraterrestres encontraron los restos fósiles de Roque Dalton, que pétreamente estaba limpiándose el culo con ejemplares de la Prensa Gráfica y del Diario de Hoy.

Y morimos todos los hombres y mujeres al final de los tiempos como veneradores religiosos de nuestra Madrina Tecnología, claudicamos felices con Anticristo Internet quien era nuestro amigo, hermano, padre, madre, hermana, amiga, nuestro Guía Galáctico Espiritual. Lloviera o hiciere calor. Éramos tecnoadictos For the Love of God. Morimos delirando en barra libre fieles a facebook y como niños simios ni siquiera recordamos aquel día en el que los Reyes Magos o Santa Klösh nos trajeron nuestro primer ordenador.

Index:
*O.E.A. : poema de Roque Dalton sobre El Salvador.
*cutre: callejero, vulgar.
*pispas: santiamén.
*picha: pene en Andalucia y Costa Rica.
*charnego: término peyorativo para referirse al mestizo de andaluz y catalán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada