En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 28 de enero de 2012

PUNTOS DE VISTA DE LA DIASPORA- EMULANDO A JUDAS DETRÁS DEL ALTRUISMO Y EL POLULISMO.

El Altruismo y la filantropía son virtudes aplaudibles cuando se otorgan por convicción, de buena fe y por amor al prójimo. Dar sin mirar a quien o pedir algo a cambio. Pero aprovecharse de las necesidades de las personas e ignorancia hasta el grado de mancillar su dignidad solo por vender un espejismo. Ello no representa ser un buen samaritano, altruista o filántropo. Más aun viniendo de personas que se proclaman creyentes para redimir pecados del pasado y se llaman dignos de emular las acciones del maestro y su legado a la humanidad. Su palabra y la humildad, para mofarse de ella detrás de las falacias, argumentando perdones en silencio a los amigos y compadres, asumiendo poses de la Madre Teresa de Calcuta.

Hipócritas FARISEOS les llamo el maestro a los mercaderes y explotadores de su prójimo. Además de dejarnos sus mandamientos que muchos en su afán de satisfacer su vanidad, egolatría, ambición de poder y que se esconden detrás de la religiosidad en su proceso de colectar incautos o similares como ellos, ambiciosos de poder y riquezas. Olvidándoseles poner en práctica, con humildad sincera.

Para el arremedo de político, el fin justifica los medios para esconder su mediocridad con la manipulación, falacia, embuste y demagogia, fanfarronería, hipocresía y egolatría.

Entendemos su actitud producto de su reducido cacumen y/o semejanza con el camarón, que lo lleva a pisotear la dignidad de las personas y olvidarse de los principios y valores, incluso no le importa vender el alma de amigos o pariente, si es necesario en su afán de alcanzar sus objetivos a los cuales se les ha dado por llamar sueños, para la inspiración de algunos.

Pero no entiendo la actitud de quienes dicen ser buenos salvadoreños y conocen la realidad concreta porque en ella están inmersos. Prefieren pagar un alto precio por una foto, relación de compadrazgo o negocio, que venden su dignidad, se quedan de brazos cruzados y/o mejor se quedan callados. En el mejor de los casos defienden lo indefendible por nacionalismos nostálgicos mal entendidos e interesados, permitiendo que se embauquen a otros, de su comunidad, su pueblo, sus hermanos, solo por librar su cacaste.

Cuando vamos a despertar. El Salvador somos todos y requiere de propuestas, plataformas de trabajo serias y responsables, recomendaciones o soluciones, cambios. De personas idóneas, honestas y capaces. No espejismos. Es lo que necesita el pueblo, no demagogia, ni que se nos mancille nuestra dignidad y se nos insulte nuestra inteligencia.

Blasfemos os recordamos los Mandamientos

1.Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2.No tomarás el nombre de Dios en vano.
3.Santificarás las fiestas.
4.Honrarás a tu padre y a tu madre.
5.No matarás.
6.No cometerás actos impuros.
7.No robarás.
8.No dirás falsos testimonios ni mentirás.
9.No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10.No codiciarás los bienes ajenos.

"LA SOCIEDAD HUMANA ESTA TAN MAL POR LAS FECHORIAS DE LOS MALOS, COMO POR EL SILENCIO COMPLICE DE LOS BUENOS"

No quiero ser un cómplice, y que cada quien saque sus propias conclusiones y tome sus decisiones.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada