En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 30 de enero de 2012

El primer libro de Dios no fue la Biblia

El primer libro de Dios no fue la Biblia

Marvin Aguilar

Cristo es la revelación definitiva de Dios. Pero no es solo lo que dijo, sino también lo que hizo. Con quiénes se relacionó, peleó y por qué, a qué se opuso. No analizarlo desde estos dos ángulos es mentir. Propósito de la campaña no me etiquetes del MINSAL repasemos las acciones del mesías.

Notable es que Jesús nunca rechazó a nadie. Al contrario que la comunidad en la que le tocó nacer: la hebrea que era marginadora. Para ser excluido por el stablishment judío bastaba ser: niño, niña, mujer, extranjero, estar enfermo, practicar algún oficio considerado despreciable, no tener línea genealógica pura, haber estado en contacto con enfermedad o la muerte, comer alimentos prohibidos, entre otros.

Todo eso era suficiente para quedar fuera del culto judío, por ende de la presencia y preferencia de Dios. La idea de dividir la sociedad entre puros e impuros ha sido vital para el moving religioso de las iglesias en la América Latina. Pero Jesús se comportó de forma diferente. Véase Mateo 9,11.

El discurso dominante salvadoreño alienta la difícil discriminación y exclusión de las minorías sexuales en el país. En Marcos 5, 1,20 Jesús define su dogma: el excluido es reintegrado a la comunidad. Análisis aparte merece la reacción de las gentes del pueblo que le piden a Jesús que se marche una vez ha vuelto a la normalidad al poseído. ¿Les importaban más los cerdos, que recuperar a un hermano?

Otro rasgo destacable de Jesús es que esencialmente es misericordioso. Sensible ante los sufrimientos de los demás. Los LGBT en el tercer mundo no sufren por la prosaica situación de su sexualidad, sino por la actitud de sus familias y sociedades que sujetos a un literalismo bíblico los rechazan o consideran una desgracia. Mateo 25,31 enuncia que solo un corazón misericordioso que realiza acciones concretas de ayuda para los necesitados puede ser digno de entrar al reino de Dios.

El primer libro de Dios no fue la Biblia, es la naturaleza.


Todo fundamento reside en la Biblia. Pero esta es un texto que narra la historia de amor entre Dios y su pueblo. Es la experiencia de un Dios que se revela, que muestra su rostro, que comparte su proyecto de felicidad con dos ejes fundamentales: Vida y Libertad.

Dios no mandó a escribir un libro ni dictó interiormente a los autores aquello que debían escribir. Es el pueblo de Dios el que después de haber experimentado la presencia de Dios en su historia y de haber cultivado durante muchos años la memoria de esa intervención divina, decide poner los acontecimientos por escrito.

La Biblia es palabra de Dios y humana al mismo tiempo. Esto obliga mirar los condicionamientos históricos, sociales en medio de los cuales fue escrita. Estamos obligados a diferenciar el mensaje fundamental de Dios con la época. Disciplinas como la Antropología, Psicología y Sociología no fueron conocidas por San Agustín o Santo Tomás.

Los manipuladores de las leyes divinas han existido a lo largo de la historia humana, Jesús los enfrento en su tiempo: los fariseos. ¿Por qué? porque eran los que viciaban la religión tergiversando su sentido más original. Si, la astucia perversa de los fariseos se basaba en que habían creado todo un edificio de normas y leyes con el pretexto de hacer cumplir la ley de Dios, terminando por impedir el objetivo para lo que dicha ley fue puesta.

Jesús antagonista; en Marcos 7, 1-23, se enfrenta con los autollamados “correctos interpretadores de la Biblia”. Aquí desafía la ley de Moisés y con esta acción revolucionaria cuestiona todas las demás leyes, fue para él más importante el desarrollo y la felicidad humana que una absurda norma. ¿Recordamos como Jesús reformó la ley de guardar los sábados?

Sí cuando Jesús pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado: hacer bien o hacer daño: salvar una vida o matar? ¿Cómo podría interpretarse? si un mandamiento redunda en mal para el ser humano en vez de su bien ¿Puede Dios querer el mal de la persona humana? ¿Por qué entonces pretextar el cumplimiento de una ley religiosa para evitar buscar la felicidad del ser humano? ante esa pregunta los fariseos se quedan callados.

Antes de cumplir una ley religiosa hay que preguntarse sobre el bien o el mal que causa. ¿Hacen esta hermenéutica los que escriben acientíficamente contra un sector históricamente burlado, insultado, agredido, asesinado?

Los fariseos y herodianos deciden después de esta discusión hacer un complot para matar a Jesús. Afectó intereses políticos y había que eliminarlo. Casi siempre resulta de esta forma, los más radicales en exigir el cumplimiento de las normas morales o religiosas esconden tras de sí deshonestidad. Vemos que las formas para tratar los temas son asimétricas, para unos se hacen acciones públicas y combativas; para otros predomina el silencio y la discreción.

Si pudieran anticipar el mal que puede nacer del bien que creen hacer.

Otro dato que llama la atención es que Jesús sólo se refirió tres veces al tema de la sexualidad (divorcio, mujer adúltera, eunucos), la actividad sexual humana no era al parecer muy importante para Jesús. Llama la atención cómo las iglesias lo han tomado de forma visceral y apasionada como bandera ideológica y política para ponernos a todos alertas ante el fin de la familia.

Interesante lo que Jesús llamó los eunucos por el reino de los cielos: Deuteronomio 23, 1; al referirse a esto Jesús dice que estos marginados por la ley de Moisés, no solo no debieran serlo, sino que quienes deciden no tener hijos y no casarse podrían estarlo haciendo por motivos que los enaltecen y no que los humillan. Esos son los eunucos por el reino de Dios. En una época en que los términos y conductas homosexual, heterosexual no estaban definidos menos conceptualizados como ahora. ¿De qué habla cuando define tres tipos de eunucos en Mateo 19:12?

Básicamente Jesús dijo: Dios nos ama a todos y todas sin distinción. Ningún estilo de vida parece ser obstáculo para los que deseen ayuden a construir el reino de Dios. Pero una cosa siempre le molestó: la hipocresía y la manipulación de la religión para esclavizar a las personas en lugar de hacerlas libres.

No es la orientación sexual la vara con que se medirá a la persona según el maestro de Nazaret, sino la capacidad de ponerse al servicio de la felicidad de los demás, especialmente de marginados, necesitados y, en este país del tercer mundo son por hoy inmigrantes, indigentes, portadores del VIH, niños en la calle, prostitutas, LGBT, jóvenes en riesgo, desempleados, gentes a la que de seguro estudiando su conducta Jesús no etiquetaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada