En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 18 de mayo de 2011

Paramédico salvadoreño es reconocido en NY por salvar la vida a paciente

Paramédico salvadoreño es reconocido en NY por salvar la vida a paciente
 
El compatriota originario de San Vicente es parte de Paramédicos Voluntarios de East Meadow.


Luis F. Méndez es un salvadoreño originario de San Vicente. quien reside en Nueva York desde 1983. Luis ingresó al Cuerpo de Bomberos y Paramédicos Voluntarios de East Meadow, Nueva York, en 2009.

El pasado domingo 15 de mayo, Luis Méndez y los miembros del Cuerpo de Ambulancia y Bomberos de East Meadow, fueron reconocidos por sus acciones heroicas del pasado domingo 24 de Abril (Domingo de Resurrección). En esa ocasión, fueron llamados por el sistema de emergencias 911 a las 9:57 a.m. para que se desplegaran a atender a Thomas McGowan, quien estaba haciendo ejercicios en un gimnasio publico cuando sufrió un paro cardiaco.

El señor McGowan estaba clíncamente muerto cuando llegó el equipo de paraméedicos de East Meadow, despues de dos minutos de resucitación cardio pulmonar sin reaccion alguna, los paramédicos aplicaron al paciente un shock eléctrico de Defribulador (AED), el corazón de Thomas McGowan reaccionó positivamente y las señales vitales volvieron a niveles mínimos para sostener la vida del paciente y poder transportarlo al Centro Medico de Nassau.

McGowan, quien se ha recuperado totalmente, estuvo en el reconocimiento de los de los paramédicos que le salvaron la vida y agradeció a Méndez y sus compañeros por "devolverlo a la vida un domingo de resurrección".

Méndez, quien expresó humildad y agradecimiento durante el reconocimiento, declaró: "Muchas personas piensan que salvar la vida de una persona con paro cardiaco es común...por que lo ven en novelas y programas médicos no reales, pero la realidad es otra. El porcentage de sobrevivencia después de estar clínicamente muerto es muy bajo. El señor McGowan y su familia pueden agradecerle a Dios que el Domingo de Resurrección fue una verdadera hazaña para ellos, Dios le devolvió la vida, nosotros simplemente lo ayudamos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada