En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 26 de abril de 2012

JUAN CARLOS PAQUIDERMO I, REY DE ESPAÑA y SUS HOMOLOGOS DEL OTRO LADO DEL CHARCO.

Al elefante cuscatleco Salvador Reyes (a) “La Manyula”, in memoriam.






JUAN CARLOS PAQUIDERMO I, REY DE ESPAÑA y SUS HOMOLOGOS DEL OTRO LADO DEL CHARCO.
Por Carlos Mauricio Herrera González. Escritor Migueleño. BCN, 23 de Abril de 2012.-











Que España sufre una desoladora recesión económica lo sabe cualquier súbdito y esclavo moderno (inmigrante) de todos los antiguos Reinos que hoy conforman la idea política de Castilla y Aragón. Estamos muy cerca de arribar a la cifra record de 6 millones de personas en edad económicamente activa que se encuentran desempleadas, la tasa de paro juvenil es más del doble que la media de la UE-27, el Producto Interno Bruto esta que da vergüenza, si de algo se tiene certeza es del negro futuro que se avecina, informarse a través de la Bolsa de Valores Irreales infunde pánico a una sociedad que trata de equilibrase como puede para no perder su soberanía, ante la probabilidad de convertirse en un Estado Protectorado de Alemania en tiempos de Paz, al igual como le ha ocurrido a nuestra tatarabuela Grecia (El Salvador es un Estado intervenido desde hace décadas). Las Prensas PIGS (Portugal, Ireland, Greece and Spain) de Occidente vaticinan el Apocalipsis del Mercado Común y de la moneda única, por estratégica influencia del Marketing la población laica se fía que el calendario de los Mayas renueve un ciclo de crueles Guerras Económicas, mientras en nuestras narices el mitológico Dragón parece haber despertado de un largo sueño. A excepción de los asiáticos, muchos inmigrantes han terminado desvariados (locos) vagando por las calles o doblemente humillados retornan a sus países expulsados por la Violencia Económica de la Banca International, miles de familias aborígenes están siendo sujetos objeto de desahucio por parte de la recalcitrante Banca National y según el último Indicador de Confianza del Consumidor el 60% por ciento de las familias en España llegamos con aprietos a fin de mes, todo esto mientras el Rey de España viaja (invitado por un empresario sirio) a Botsuana, a vivir La Dolce Vita ejercitando sus veteranos reflejos de royal hunter sin conciencia de la orfandad en la que hunde a varios bebés proboscidios (elefantes). ¡Apañaos desgraciados!...como lo relatan las clásicas Tragedias Griegas de Séneca. En algunos escenarios y en varias especies de animales, el deporte cinegético, es lo más parecido a dispararle a un ciego, es casi como torturar a un prisionero de guerra en Irak o vejar un cadáver enemigo en Afganistán, conductas con las cuales negamos los principios básicos de nuestra civilización post-helénica. Es con nuestras actitudes reptiles como damos forma y quintaesencia a nuestra primitiva alma animal.

¿Qué oportunidad de salvar su vida puede tener un mamífero mayor ante la amenaza de un experimentado cazador equipado con armas de última generación?, ¿Qué daño le hace a vsted un elefante?, ¿Qué peligros corre vsted ante un animal que no ha viajado hasta las puertas de su castillo para atacarlo?. Sí usted es de los que se sienten superior como Monarca del Reino Animal, le valdría más –por la Teoría greca de la Masculinidad- enfrentarse a muerte contra una peligrosa fiera en las arenas, armado con escudo y una majestuosa espada, en un duelo de igual a igual (como deberían hacer los toreros pero sin la cobardía de picar previamente al toro con lanzas desde caballos, donde el fetiche es infamemente herido antes de luchar). A medida que nuestras elites dicen y creen evolucionar, debemos reconocer que tanto ellos como nosotros los vasallos somos menos hombres que nuestros antepasados troglodytes, pues éstos cazaban Mamuts con lanzas y piedras y eran muchos los que morían como heroicos cazadores, conscientes que daban su vida en nombre de la supervivencia de su grupo social. El hombre antiguo luchaba cuerpo a cuerpo contra dragones, leones, tigres, pumas, panteras, águilas, osos, rinocerontes, búfalos, cocodrilos, lobos y otras bestias libres que no han sufrido la degradación de ser domesticadas a cambio de un poco de calor humano y sustento. “Demasiada corona para tan poca cabeza” como imaginó un caricaturista del periódico El País, porque en este Reino sobran conejos, jabalíes, ciervos, perdices y cotos de caza. Pocas neuronas para provenir de un pueblo tan épico, porque ciertamente en estos tiempos es de homúnculos involucionados atentar contra la conservación y sustentabilidad de la vida silvestre, es insolidario para la humanidad disminuir recursos naturales no renovables y alimentarse con la carne ecológica de un elefante africano, mientras muchos en nuestra España querida debemos nutrirnos -por Ley del Supermercado- con pan y pollo industrial europeo.

Un Rey es Rey las 24 horas del día como han clamado agudos intelectuales, así como lo es una Reyna Griega. Se es Su Majestad Real los 365 días del año, tal como lo es el Presidente de cualquier nación y la Primera Dama, sus Embajadoras y Cónsules, Primer Ministro o Diputado que representa ciudadanos, la Alcaldesa de un Pueblo, el Responsable político de una Comunidad, de igual manera lo son sus hijos, yernos, nueras, nietos, marido o mujer. Estos deben saber elegir sus relaciones y amistades, saber estar, deben comportarse contrariamente al resto de sus coetáneos si pretenden que se les admire como soberanos políticos, deben ser los primeros en respetar la diversidad de ideologías y nuestro entorno, en clara contraposición al fanatismo, radicalización e ignorancia de nosotros La Plebe. Como elites instituidas -ante todo- las monarquías y los políticos deben saber controlar sus debilidades feroces, puesto que cualquiera de sus actitudes puede ser susceptible de ofensa para nosotros los iletrados y necesitados siervos. En el contexto actual todos los pueblos repudiamos cualquier manifestación de opulencia, enriquecimiento ilícito o vanidad de nuestros gobernantes o emperadores, debido a la miseria en la que se nos ha facilitado a vivir. Señor Presidente de la República de El Salvador Sigfrido Reyes Inmorales, quítele usted la comida de la boca a un perro hambriento y verá lo que le sucede.

Financiado o no, los gastos por el viaje real (calculados en 30 mil euros) podrían haber servido para emplear por un año a dos humanos mileuristas que vemos recortado hasta nuestro derecho inalienable a la educación i salud. Pero eso no es nada, las serpientes que se deslizan en la Asamblea Legislativa de El Maligno (El Salvador) se han recetado por ley subnormal 4 salarios mínimos, sin ver la realidad de las miles de familias que no tienen ni para cocer habas (frijoles), mientras en España los Gobiernos de las Comunidades Autónomas han reducido 5% el salario de sus funcionarios.

Hecha la luz sobre las nobiliarias imágenes fotográficas a través de la civilización tecnológica tal cual King Kong cinematográfico devorando primos primates en Nueva York, hemos visto a Don Juancho posando con el cadáver del papá o mamá paquidermo. Al menos consciente del rechazo social y los horrores que ha provocado su homínida hambre real por el marfil, el Rey ha sabido como buen cavernícola -por civilizar- reconocer su error en verbos presente, pasado y futuro: “Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Pero ¿quién garantiza el mensaje de arrepentimiento del Rey nuestro de cada día?. Algunos opinan que ha de controlarse el Bolsillo Secreto de Su Majestad a través de un cuerpo colegiado como se hace con el Gobierno Ejecutivo de toda Democracia, otros piensan que ha llegado el momento de que el Rey Simiolón abdique a favor del Príncipe Chimpancé. El pueblo español sabe –por la casualidad de los accidentes- que nada de nada repara su Rey pidiendo disculpas a los campos de concentración de futbol y a la afición nacional que ha de sentarse diariamente frente al televisor para informarse como se destruye este país, al que por error involuntario se le olvido -por una década de falsas riquezas y faraónicos derroches- que padeció hambre y una Guerra Civil. La diferencia entre nuestros changos padres ibéricos y nosotros sus micos hijos salvadoreños i migueleños, es que éstos han evolucionado su memoria e intentan rectificar a través del descaro de ofertar disculpas, nosotros ni eso.

D. Juancho pidió perdón pero aferrándose al trono, contando con el apoyo automático de medios de comunicación afines y el soporte político del Partido Socialista (izquierda) y del Partido Popular (derecha), mientras madres y padres españoles han de desprenderse de sus hijos que forman parte de la Generación Perdida. Niños ricos de padres pobres, jóvenes con carreras universitarias, post-grados i master´s obligados a vivir en la casa snob (sine nobilitate) de sus progenitores, a los que encima deben de pedir monedas de níquel o papel moneda para ir al cine los fines de semana. Jóvenes que como judíos y árabes vagabundos han de emigrar por cojones. Los Españolakas.

El nuevo escándalo le ha llegado en el peor momento al máximo embajador de los intereses de España, actualmente uno de sus yernos es acusado judicialmente de grave enriquecimiento ilícito y el otro le deja un arma de fuego a uno de los infantes con la cual casi se vuela un pie. Algunos políticos áfricoiberos piden la elaboración de un Estatuto para habilitar a gobernar al Príncipe y a la Princesa Periodista que Entre Lobos han de reinar. Los Nacionalistas Catalanes han exigido que la Justicia se aplique por igual para todos. Los Separatistas Vascos han calificado de hipócritas y cínicos a aquellos que ensalzan al Rey por pedir perdón. Algunos temen que la casa real termine volando por los aires porque los españoles de la calle no están para escuchar historias.

Según el historiador Gabriel Sánchez Espinoza la devoción borbónica por estos animales es una tradición centenaria, pero no precisamente por asesinarlos, sino por lucirlos y conservarlos. En todas las familias hay ovejas negras. Carlos III llegó a poseer 3 elefantes vivos a los que concedió privilegios y atenciones históricas, uno de ellos fue regalo del Gobernador de Filipinas en el año del Señor de 1773, el cual una vez muerto por enfermedad fue disecado por el maestro taxidermista valenciano Juan Bautista Bru; Actualmente ese espécimen es expuesto en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Goya retrato a Carlos III ataviado de cazador. En la conserjería del Palacio Municipal de mi nación San Miguel, el artista plástico migueleño Paco López retrato al Alcalde José Wilfredo Salgado García posando junto al Jefe Militar Coronel Domingo Monterrosa Barrios, ambos luciendo como cazadores de humanos en alguna sábana donde se libró la Guerra que El Salvador exportó al territorio del antiguo San Miguel de la Frontera (Una Comisión Internacional creada por la ONU para investigar crímenes de la Guerra Civil Salvadoreña atribuyó al Cnel. Monterrosa -al mando del Batallón Atlacatl- la autoría de la carnicería precedida de torturas de alrededor de mil personas –entre ancianos, mujeres y niños- ocurrida en Diciembre de 1981 en el Cantón El Mozote, en la provincia migueleña de Morazán).

En Aranjuez, Carlos I estableció un amplio coto de caza real con la prohibición de matar elefante. La presencia del paquidermo provocó una gran expectación en los madrileños de esa época, que eran invitados a verlo por prescripción real. Circo sin elefantes no es circo. La inquietud de los castellanos por el cuadrúpedo desato la imaginación de poetas y diversos artistas de la época, tales como el poema de El Elefante fingido. El historiador Juan Antonio Alvares de Quíndos ha teorizado que de ahí aquella costumbre de los madrileños de obsequiar figuras de ese animal conteniendo vino y aguardiente. Muchos son los que creen en que las imágenes de estas enigmáticas bestias, traen suerte en los negocios y bienestar en la vida. En la antigüedad distintas culturas los han mitificado como ídolos y utilizado como maquinas de Guerra.

Siendo niño de la Generación Perdida Migueleña recuerdo que en muchas casas y negocios vi figuras de elefantes de varios minerales y materias, bronce, cobre, plata, plástico o cerámica, y a varias generaciones de animales erguidos que caminan sobre dos pies he visto lucir in pectore medallas de oro que representan míticos paquidermos. Rara avis el Paquidermo, porque aunque de niño vi como los puentes se convertían en Morgues Colgantes me creía por la mitología de Walt Disney que Dumbo con sus orejas podía volar. Místico animal es, debido a que a través de su imagen y semejanza iluminamos con minerales maliciosos nuestra ambición material, así sustraemos la razón humana y dejamos de pensar como seres bio-psico-sociales, es en la efigie del Elefante de Oro que se oculta nuestra demencial naturaleza Cogito Ergo Sum.

La afición borbónica por estos animales se manifestó intuito personae con Fernando VII, debido a que el Rey padecía de elefantiasis genital. Este Rey dio impulso a La Casa de las Fieras del parque madrileño de El Retiro, convertido en uno de los zoológicos más importantes de Europa. Su hija Isabel compró una hembra elefante a la que llamo Pizarro, ¿acaso podría ser que nombrar al paquidermo con el nombre del Conquistador del oro del Perú, fuese una clara alegoría hacia las estrellas para que otro legionario español encontrase tan preciado recurso para las Arcas de su Alteza Real?.

Por amor y heredad de la picaresca latina, hemos de imaginar que el elefante que mató su Majestad habíase estado embriagando. He ahí la muerte de tan cósmico animal. Pues al igual que muchas otras especies de nuestro reino (George Bush, Ciro Cruz Zepeda, Chico Merino y etcétera), sépase que el paquidermo por intuición y necesidad de vicio se ingesta con frutas fermentadas para divagar. Por la avanzada edad del Rey y por su gastada puntería, somos muchos en Catalunya los que creemos que el animal había de estar ejercitando su derecho natural a colocarse una terrible zumba. Lo que no sabremos nunca es cómo fue que Su Majestad se accidento. ¡Ay, Don Juancho!.....en Centroamérica sus actividades lúdicas nos recuerdan a Mr. Teodorito Roosevelt, que como Presi de E.E.U.U. y también Nobel de la Paz, era aficionado aristócrata de realizar legendarias matanzas en zafarí en el África y que por ignorancia en su día dijo que iría feliz a las selvas de Centroamérica a cazar elefantes, donde no los hay (!). Sepa la realeza de este Mundo Cruel que también existe una graciosa leyenda sobre el sufrimiento que Roosevelt padecía, por no haber podido ser fotografiado junto a un oso abatido, por lo que para complacer sus delirios de macho, ya adulto mayor le fue proporcionado ante sus ojos y escopeta tan grande y bravo animal. De ahí nuestra afición mercantil de comprar y obsequiar el querido osito de peluche o en inglés americano Teddy (Theodore) Bear.

Ya sé que es odioso comparar enfermedades humanas, pero como ex-alumno cum laude de un economista jesuita que se libró de la masacre de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, he de decir que la tentación por probar puntería en grandes mamíferos no es cosa exclusiva de los de sangre azul. La disminución mental -según las Teorías de los Sistemas Económicos Comparados- es cuando usted como Señor Presidente de un país con dos o tres naciones en sus venas (los salvadoreños propiamente dichos, los despatriados y los hispano-lencas), sus mujeres o sus hijos y co-gobernantes, conducidos por el Batallón Militar Presidencial de la Fuerza Armada de El Salvador, viajan psicodélicamente en asesinas caravanas de carros (coches) que se dirigen en sentido contrario al vialmente establecido, para probar pulso e intentar matar mortales de a pie. Que convoyes estatales se conviertan sobre las sangrientas carreteras de San Salvador en mortíferas armas de asesinar bípedos en uno de los países más violentos del mundo, significa que el Jefe de Estado y sus co-gobernantes están fatal de la cabeza y que usted como Cacique Mestizo es incapaz de gobernar. Que usted como Presidente lloré ante todo Hollywood por la masacre de El Mozote y que como Jefe de las Fuerzas Armadas no se atreva a cambiar el nombre a la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel, que hoy por hoy aún posee el del mismísimo Coronel Domingo Monterrosa Barrios, significa que usted es un payaso chillón con doble moral. Que a usted ni se le crucé por sus neuronas palaciegas hacer una campaña publicitaria para concienciar a temerarios conductores, que una de las principales causas de muerte en el país que dirige son precisamente los accidentes de tránsito y que encima usted sea chismólogo (Periodista), significa que solo usted se cree sus cuentos y que sus asesores lo duermen con halagos y mentiras. Que a vsted sepa dar el ejemplo a sus colegas de pedir disculpas a su pueblo por conducir al revés su Ferrari país, es animar a su propia gente a despreciarlo y a los migueleños -que decidimos llevarlo al trono- a plantearnos que los Reyes de El Salvador nunca nos sacará del callejón sin salida en el que nos ha metido como cangrejos a convivir, y todo por carecer de amor propio, por desconocer la Economía Autonómica, por andar de gilipollas borrachos amantes del licor de los blancos y por hacer de hermanos Panchos.

Así las cosas en un país que de salvador solo tiene el nombre Españolakas, y donde no les recomiendo emigrar por ser este turbio y bayunko. "Mejor gringo que trucho", como dijo un hispano-grindio-salvatrucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada