En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 16 de septiembre de 2012

EL ARCANGEL MIGUEL EL JUSTICIERO: ES EL TURNO DE LOS ESTUPIDOS…



EL ARCANGEL MIGUEL EL JUSTICIERO: ES EL TURNO DE LOS ESTUPIDOS…

No es la economía… Son los estúpidos…

Hace 20 años un ahora famoso estratega político dijo que el problema era la economía con el fin de definir el tema más importante de la elección presidencial de 1992. Para hacerla histórica, Carville decidió adherirle el estúpido a la frase y así creó una de las frases políticas más emblemáticas en las últimas décadas. Ahora para explicar un poco el fenómeno que está sucediendo en algunos grupúsculos de 2 ó 3 miembros “guanacos” en Brentwood habría que reinventar la frase y simplemente resumirla a: “son los estúpidos”…

Lastimosamente durante los últimos 3 años, un grupúsculo con poca materia gris pero mucha avaricia han logrado convencer al devoto de chepe toño  que dirige la oficina principal del GOES en “Brentwootepeque” que las movidas y el irrespeto a los principios más básicos de la diplomacia son “fair play”, según su visión miope. Poco saben que entre más actúan como rateros, pandilleros y callejeros vulgares, más profundo excavan su hoyo. Ya el más falto de todos, ya le pasó y la hasta pagando. Le dieron el “tevas” disfrazado de un traslado. Cualquiera con un dedo de frente aprendería de la experiencia de otros pero también sabemos que el nivel etílico alto en la sangre inhibe las habilidades cognitivas más básicas.  
 
Ahora resulta que después del gran revés político que se llevaron los estúpidos el jueves al final de las primarias demócratas en el sexto distrito de asamblea, aún insisten en promocionar a las personas que la comunidad decididamente rechazó. ¿A qué le apuestan? ¿Creen que eso trae beneficios a la comunidad? En términos sencillos para que los estúpidos entiendan: eso es como que algunos después de haber visto la pelea entre Julio César Chávez Jr. y Sergio Martínez, sabiendo que Martínez fue el ganador de la jornada todavía llamen a las casas de apuestas para poner un par de dólares en la columna de Chávez esperando ganar algo.  ¿Habrase visto algo más imbécil?

Pero no por nada, esos grupúsculos están como están. No huelen ni hieden en los círculos políticos minúsculos o mayúsculos. La única pena es que los estúpidos se arropan con la bandera de todo un país y más de algún incauto o algún mal intencionado utiliza semejante barrabasada para su beneficio. Sobre el asunto de representación basta ver las fotos de los primeros festivales en Brentwood cuando la asistencia alcanzó más de 100,000 personas contrastadas con las 5,000 personas que logran atraer los estúpidos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada