En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 10 de diciembre de 2012

ASAMBLEA ELIGE AL NUEVO FISCAL GENERAL DE LA REPUBLICA. POR RODRIGO AGUILAR.


ASAMBLEA ELIGE AL NUEVO FISCAL GENERAL DE LA REPUBLICA. POR RODRIGO AGUILAR.
Con el voto unánime de todas las fracciones Legislativas, fue juramentado como Fiscal General de la República el licenciado Luis Martínez; de esta manera se puso fin al desacuerdo que mantenía acéfala la Institución encargada de representar los intereses de la Sociedad y el Estado.
El recién nombrado funcionario, al haber logrado el respaldo de todos los partidos políticos, goza de legitimidad para poder actuar sin obedecer a ninguna corriente ideológica; ya que los diputados que lo eligieron representan al pueblo salvadoreño, el cual demanda una institución despolitizada y efectiva para combatir la delincuencia en todas sus formas.
Unos de los grandes anhelos de la mayoría de la población es, la reducción de los altos índices de criminalidad por medio de la persecución y enjuiciamiento de quienes cometen delitos comunes; pero también que se persiga a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos, a la delincuencia organizada en todas sus formas y especialmente que se combata la corrupción.
Nuestro país, ha sido objeto de duras críticas nacionales e internacionales, debido a que  los responsables de conductas delictivas complejas,  como los crímenes de lesa humanidad, la narcoatividad, el lavado de dinero, los robos a las arcas nacionales y el tráfico de personas no han sido perseguidos con la firmeza necesaria para reducirlos o para que los responsables sean encarcelados, enjuiciados y condenados por sus crímenes.
La tarea que ha sido encomendada al licenciado Martínez es muy delicada, porque debe actuar con imparcialidad, rapidez y eficiencia, para poder limpiar la deteriorada imagen que tiene la institución que ahora va a dirigir, porque es un secreto a voces que esta ha servido en algunos casos como instrumento para asegurar impunidad a personas que  producto de componendas políticas no han pagado por los crímenes que han cometido.
Pero también, la responsabilidad de combatir la delincuencia en todas sus formas no es responsabilidad exclusiva del Fiscal General de la República, esta es una tarea de todo el aparato estatal, por esa razón los diputados y diputadas que lo eligieron por unanimidad deben actuar de esa misma forma para brindarle al nuevo funcionario el apoyo necesario que le permita realizar de manera adecuada su función.
La Asamblea Legislativa por su parte, debe incrementar el presupuesto a este órgano de estado y dotarlo de los recursos necesarios, pues de todos y todas es conocido que una de las quejas principales de quienes han sido titulares de esta institución ha sido que no cuentan con los fondos suficientes para cumplir con sus obligaciones, un ejemplo de ello es que la Fiscalía no cuenta con un edificio propio y sus instalaciones se encuentran diseminadas a lo largo del país en inmuebles alquilados.
Pero los dirigentes políticos de todas las corrientes ideológicas deben entender, que la forma principal de apoyar al nuevo Fiscal General, es permitiéndole cumplir su promesa de trabajar persiguiendo el delito venga de donde venga; en consecuencia deben renunciar a la costumbre de controlar a los funcionarios de segundo grado como tradicionalmente ha ocurrido, en consecuencia deben actuar tomando conciencia que la justicia es un bien público y no patrimonio de ningún partido político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada