En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 31 de diciembre de 2012

CARTA ABIERTA AL CANCILLER DON HUGO MARTÍNEZ (MIN. RR.EE. DE EL SALVADOR)


Don Hugo Martínez
Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador
El Salvador, C.A.
Señor Ministro,

Después de las reiteradas oportunidades en las que, sin éxito y, a lo largo de 2012, he procurado establecer comunicación con usted, a fin de arrojar alguna luz sobre las circunstancias que rodean la apertura de la representación consular de El Salvador en Barcelona en las que, varios destacados representantes de su Ministerio, se han visto involucrados y, cuyas acciones, en algunos casos concretos, han ido en claro detrimento de mi persona, no me deja otra alternativa que hacerle llegar la presente Carta Abierta a través de la que, brevemente, paso a detallar los siguientes aspectos:

Que en el mes de junio de 2011 encontrándome en El Salvador, en el marco de unas jornadas culturales, el actual Viceministro para los Salvadoreños en el Exterior, Don Juan José García, solicitó mi presencia en el Ministerio de Relaciones Exteriores con el fin de ofrecerme de manera personal, en firme y oficialmente, el cargo de Cónsul General de El Salvador en Barcelona; motivo por el que, en presencia de la entonces Directora del Servicio Exterior del Ministerio, Lic. Liduvina Magarín, se me invitó a que extendiera por un tiempo más mi estancia en el país, pues esto me permitiría recibir la inducción necesaria para el cargo, la cual se impartiría en las instalaciones de Cancillería en el transcurso de las siguientes semanas. Una sugerencia que acepté ante la convicción manifiesta del referido Viceministro, quien no mostró ninguna duda con respecto a dicho nombramiento, al que él calificó de inminente, afirmando que, el mismo, se realizaría antes de finalizar ese año.

Que tras la inducción, durante la cual se registró mi firma en las oficinas de Cancillería, situadas en el Centro de Gobierno, también fui acreditado oficialmente por el Ministerio de Relaciones Exteriores como Cónsul General de El Salvador en Barcelona.

2

Que a mi regreso a Barcelona, donde resido desde finales de 1980, tal y como me lo había solicitado Don Juan José García, me esmeré en la prospección, a través de distintas agencias inmobiliarias catalanas, para la selección de las oficinas que reunieran condiciones adecuadas que permitieran abrir, en un futuro inmediato, el Consulado General en Barcelona, resultado del que, como también se me solicitó expresamente, envié tres propuestas de las que, hasta la fecha de hoy, jamás recibí contestación alguna. Y por ende, tampoco las agencias inmobiliarias que, dando su voto de confianza, hicieron todo el esfuerzo necesario para llegar a unos acuerdos económicos favorables.

Que la apertura se fue aplazando, aduciendo por parte de Cancillería que era debido a problemas financieros, con la reiterada promesa verbal por parte de Don Juan José García, durante una entrevista personal sostenida en su despacho, en noviembre de 2011, en la que este me reiteró que se realizaría a más tardar en febrero de 2012, fecha que se pospuso una vez más, primero para marzo y luego para julio del presente año, respectivamente...
Que el nombramiento fue entorpecido a raíz de los acontecimientos que detallo a continuación, y por los que entiendo, aún, me deben una explicación sensata y coherente.

AGREGO:

Que en septiembre de 2011 se me delegó por parte del Embajador de El Salvador en España, Don Edgardo Suárez Mallagray, para gestionar ante distintas instituciones catalanas y al más alto nivel de la Cooperación Internacional, la agenda del Señor Viceministro de Cooperación de Relaciones Exteriores de El Salvador, Don Jaime Miranda, quien se encontraba de visita oficial en Europa realizando una gira institucional. Durante su estancia en Barcelona, acompañé a Don Jaime Miranda y al Ministro Consejero de la Embajada de El Salvador en España, Don Jorge Palencia a todas y cada una de las entrevistas que se mantuvieron con las distintas personalidades políticas, como la del Director de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat de

3

Cataluyna (Gobierno de Cataluña) Sr. Carles Llorens i Vila; la del Director de Relaciones Institucionales y la Directora de Cooperación de la Diputación de Barcelona, Sr. Agustí Fernández de Losada y Sra. Neus Gómez, respectivamente; la del Regidor de Presidencia i Territori del Ayuntamiento de Barcelona, Sr. Jordi Martí i Gabils, así como con el Presidente del Fons Catalá de Cooperación (Fondo Catalán de Cooperación), Sr. Teo Romero Hernández. Encuentros durante los cuales, fui presentado, por Don Jaime Miranda, como el próximo Cónsul General de El Salvador en Barcelona (ver Doc. del Nº1 al Nº 5).

Que en repetidas oportunidades y a petición de la Embajada de El Salvador en España he prestado atenciones, propias de un servicio consular, a ciudadanos salvadoreños en Catalunya que requerían de manera urgente el trámite oficial de sus documentos. Como ejemplo expongo que, una de estas colaboraciones (toma de huellas digitales, inscripción para renovaciones de pasaportes, cobro por los trámites, etc.), las desarrollé en la antigua sede de ASCA (Asociación de Salvadoreños en Cataluña), durante uno de los consulados móviles llevados a cabo por la actual Cónsul General de El Salvador en España, Dña. Patricia Comandari Zanotti.

Que a principios de Enero, se pone en contacto telefónicamente conmigo el Sr. Embajador de El Salvador en España, advirtiéndome que habían recibido una circular del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, lectura de la que él dedujo, yo quedaba fuera de un posible nombramiento. Como es lógico, dicha llamada motivó por mi parte, el ponerme en comunicación de manera inmediata con la, por entonces, Directora del Servicio Exterior del Ministerio, la Sra. Liduvina Magarín, quien reaccionó diciendo que el Sr. Embajador se había extralimitado llamándome, pues entendía que no era parte de sus funciones y que, muy por el contrario de lo que él manifestaba, dicha circular no podía afectar en absoluto una decisión ya tomada, pues el mío, se trataba de un cargo de confianza por parte del Gobierno de El Salvador.

Que precisamente, a raíz del conocimiento de que se abriría un nuevo consulado en Barcelona, tanto la Asociación de Salvadoreños en Cataluña, a

4

través de su Presidenta, la Sra. María Henríquez Bonilla (ver Doc. Adjunto Nº 6), así como representantes del programa CUIDAM del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, se pusieron en contacto directo conmigo para invitarme a una reunión (ver Doc. Adjunto Nº 7), donde expresaron su preocupación así como su malestar ante las gestiones de la Embajada de El Salvador en España. Reuniones de las que no sólo solicité la aprobación por parte de Cancillería, sino que también informé sobre los temas que ellos solicitaron tratar durante dichos encuentros y a las que, en ningún momento me presenté en calidad de Cónsul General, puesto que desde un principio advertí, a dichas instituciones, de que aún no había sido nombrado en el cargo. Y, como me comprometí, me limité a escuchar, sin emitir ningún tipo de juicio, así como a, posteriormente, transmitir a Cancillería sus demandas. En el caso concreto de ASCA, al finalizar la reunión, uno de sus miembros redactó un acta de la misma, la cual envié a Don Juan José García (tal y como habíamos acordado telefónicamente), quien en lugar de tomar una actitud autocrítica y constructiva al interior de la propia Embajada; como respuesta, me envió una carta que considero impropia de su cargo, tanto por el tono, como porque en la misma, faltaba a la verdad (ver Doc. adjunto Nº 8) y, a la que respondí expresándole mi opinión sobre la misma (ver Doc. adjunto Nº 9)
Que se comienza a tejer un plan que pretende aislar mi presencia ante instituciones a las que ellos mismo han escrito presentándome como el futuro Cónsul General. Y para que conste, la Sra. Patricia Comandari, por instrucciones de Don Juan José García, gira una circular en la que se desdicen de su compromiso para conmigo (ver Doc. adjunto Nº 10) Una circular que es cuestionada por la Presidenta de ASCA quien así se lo hace saber por escrito (ver Doc. adjunto Nº 11)
Que en el horizonte, aparece entonces una iniciativa, como mínimo, curiosa y emprendida a título particular, por parte del ex capitán del Ejército de El Salvador y ex miembro y Diputado del FMLN, Sr. Francisco Mena Sandoval, quien junto al Sr. Rafael Lemus, ex combatiente del FMLN, realizan una serie de gestiones, en la que ellos mismos se postulan para los cargos de Cónsul y Vicecónsul de El Salvador en Barcelona respectivamente, dejando en dichas

5

entrevistas, una “carta tipo”, a través de la cual, solicitan el aval de aquellas personas o instituciones que muestren disposición de enviarla al Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador. En lo personal, considero que esto sería equivalente a una flagrante injerencia en los asuntos internos del Estado salvadoreño (ver Doc. Nº 12).
Que finalmente, hace unos días, recibí una circular, emitida por la Sra. Patricia Comandari Zanotti, quien, en nombre de la Embajada de El Salvador en España, anuncia la próxima apertura de las oficinas consulares en Barcelona (ver Doc. adjunto Nº 13).
DECLARO QUE:
Ni antes ni ahora y bajo ninguna circunstancia e ambicionado, solicitado, sugerido o esperado jamás, cargo alguno en la Administración Pública del Estado de El Salvador y de que sí, bien es cierto, acepté el ofrecimiento del señor Viceministro de los Salvadoreños en el Exterior, Don Juan José García, fue con el único fin de poner mis modestos esfuerzos al servicio de nuestros conciudadanos salvadoreños que, dentro y fuera de El Salvador, pudieran demandarlos.

ÚNICAS OPCIÓNES:
Sr. Ministro, frente a todo lo acontecido, en lo personal podía optar por el silencio. Sin duda habría sido lo más fácil. La otra opción, era alzar la voz. Opté por la segunda. Y lo hago, en virtud de considerarme fiel heredero de un proceso en el que, innumerables, hombres y mujeres de una sufrida nación como la nuestra y, en aras de un mundo más justo, han ofrendado lo mejor de sus vidas.
Abogo, porque en un futuro, nadie más en El Salvador, sea víctima de este tipo de atropellos.

EXIJO QUE:
Por todo lo expuesto anteriormente, por un mínimo de diplomacia, ética profesional, por mera delicadeza, consideración y respeto a mi persona; con el

6

fin de reparar, en parte, el daño que se me ha ocasionado, Sr. Ministro, tenga usted a bien emitir una disculpa pública que incluya, a su vez, la de aquellas personas responsables de esta grave como innecesaria situación que a lo largo de los últimos meses se ha venido generando, debido principalmente a las desafortunadas decisiones de su Viceministro, Don Juan José García, quien bajo el amparo del cargo que él ostenta y, dando muestras de una ilimitada prepotencia, se ha permitido actuar, hasta la fecha, con la mayor de las impunidades.

Para que conste, envío la presente carta en Barcelona a 29 de diciembre de 2012.

Carlos Ernesto García
Escritor salvadoreño

PD: La documentación adjunta, es sólo una parte de la que dispongo.
Caso de que desee conocer el resto, la pongo a su disposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada