En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 6 de marzo de 2013

EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER. (Por Rodrigo Aguilar).


EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER. (Por Rodrigo Aguilar).
El ocho de marzo, ha sido reconocido por la Organización de Naciones Unidas como el día Internacional de la Mujer; esta fecha, sirve para que alrededor del mundo las mujeres, sin distinción de nacionalidad, religión, credo político y condición económica, puedan dar continuidad a las acciones dirigidas en favor de la igualdad de derechos, la justicia, la paz y el desarrollo.

La lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer, data desde la Antigua Grecia; el más famoso ejemplo que registra la historia de la humanidad es la huelga sexual, que describe el dramaturgo Aristófanes en su obra de teatro Lisistrata, la cual fue escrita en el siglo V antes de Cristo.

Esta obra, es una comedia antimilitarista y de resistencia no violenta, en la cual las mujeres, dirigidas por Lisistrata se niegan a tener relaciones sexuales con sus maridos, como parte de su estrategia de garantizar la paz y poner fin a la guerra del Peloponeso.

La idea de establecer un día Internacional de la Mujer, tiene lugar a finales del siglo XIX, en medio de transformaciones económicas, ambientales, demográficas y sociales; que dan lugar al aparecimiento del sistema capitalista; pero no obstante estos cambios, las mujeres continuaban siendo  tratadas con desigualdad, sin reconocerles sus derechos fundamentales y ubicándolas en una plano de subordinación política, social y económica.

Los movimientos feministas, alrededor del mundo se han hecho sentir desde esa época, expresando sus exigencias y demandando el reconocimiento de los espacios para las mujeres dentro de la sociedad, en condiciones de igualdad y además el respeto integral a sus derechos fundamentales entre los que cabe destacar, el derecho a la educación, al voto y el respeto a su libertad sexual.

El Salvador, no es la excepción en cuanto a la violación de los derechos de las mujeres; esto obedece a que somos una sociedad eminentemente machista, que ha permitido  restarle valor a  las acciones realizadas por las mujeres en favor de nuestro país, un ejemplo claro de ello lo representa el caso de la prócer María de Los Angeles Miranda,  firmante del acta de Independencia.

Este hecho fue reconocido hasta 1975, en el marco de la celebración del Año Internacional de la Mujer, transcurriendo 155 años para que esta mujer fuera declarada Heroína de la Patria mediante el decreto legislativo 101, fechado el 30 de septiembre de 1976, lo que ocurrió a iniciativa de la Liga Femenina de El Salvador.

En la década de 1930, El Salvador era un país que reconocía a los hombres sus derechos políticos, pero la mujer no existía como ciudadana: consecuentemente, no podía votar ni mucho menos optar a un cargo público, y además estaba exiliada del derecho a pensar.
Pero, en medio de este contexto  Prudencia Ayala, escritora y activista social inició una lucha por el reconocimiento de los derechos de la mujer en el Salvador,  reivindicó sus derechos ciudadanos y buscó participar en la esfera política proponiéndose como candidata a la Presidencia de la República, aún cuando la legislación salvadoreña no reconocía a la mujer el derecho a votar

Su petición fue rechazada por la Corte Suprema de Justicia, pero su intento de postulación dio inicio al movimiento femenino que logró que en la Constitución de 1950 se reconociera a la mujer como ciudadana y su derecho al voto,  con posibilidad de elegir y  ser electa en cargos públicos.

Todos estos hechos que registra nuestra historia, deben servir para que El Día Internacional de la Mujer represente una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir más cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en nuestro país; con el propósito de cambiar la mentalidad sexista que domina nuestra sociedad y para demostrar que la mujer salvadoreña no es ni ha sido un simple apoyo del hombre sino un elemento determinante para el desarrollo nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada