En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 12 de marzo de 2013

Venezuela: No habrá choque de trenes


Venezuela: No habrá choque de trenes
Marvin Aguilar

Pasado el duelo viene la nueva jornada electoral en Venezuela. Henrique Capriles será candidato presidencial de la derecha en aquel país, la lógica política nos dice que quien se lance a esta próxima cita electoral perderá irremediablemente ante el chavismo, es decir Nicolás Maduro.

Entonces ¿Por qué quemar a Capriles un joven político promesa? Decimos eliminar porque serán en menos de un año dos derrotas electorales presidenciales; tres si incluimos legislativas y gobernadores, esto dejará a este candidato seriamente lacerado para 2020.

Algunos desinformados o interesados en crear zozobra en El Salvador pretenden instalar la idea que el proyecto chavista descanse en el líder muerto y llegue a su fin la oleada de gobiernos de izquierda en Latinoamérica.
Nada más equivocado ya que el triunfo de Maduro se sostiene en la reducción del desempleo, extensión de la sanidad y educación gratuitas, construcción masiva de viviendas populares y la salida de los niveles de pobreza de una cantidad considerable de la población.

Otra la vez la derecha venezolana está ante una situación inesperada y los encuentra con los calzones abajo: echar a los leones lo mejor que tienen.   

Desde la vieja derecha se le acusa su origen: motorista de autobús. Quienes critican esto lo obviaron cuando otro busero Roberto Micheletti protagonizó un golpe de Estado en Honduras. El odio y la ignorancia son hermanos.

Sin embargo haber sido motorista, líder sindical, ministro de exteriores, estar libre de escándalos de corrupción, estilo de vida sencillo sin lujo y ostentación es su mejor carta de presentación ante el electorado.  

Desde luego la frase de Hugo Chávez antes de ir a Cuba para curarse infructuosamente del cáncer: elijan a Nicolás Maduro como presidente, yo se los pido desde el fondo de mi corazón. Será lapidaria para cualquier candidato de la oposición. El comandante ganará aun desde la tumba elecciones.

Un discurso Pos Chávez.
A la muerte de Mahoma su favorito fue el sucesor. Más que desintegrarse el Islam se expandió hacia el imperio árabe, Palestina, Siria, Mesopotamia, Persia, Egipto, norte de África, y Al Ándalus.
La Unión Soviética ha dado paso a una Federación Rusa que cada día posee más influencia dentro de la arena internacional y, sus recursos naturales la hacen dueña de un capital político mundial enorme y con gran potencial.

Es menester de los adversarios de Hugo Chávez reconstruir un nuevo discurso, uno pos chavista, lo cual puede llevarles tiempo si las ansias ganan al cerebro.

Desde luego –aunque en política no es obligatorio- el carisma es una de las deficiencias de Maduro; además del ascenso de la inseguridad ciudadana, corrupción imparable, escasez de algunos alimentos y, los ataques a la prensa opositora serán el talón de Aquiles de la herencia chavista y que ante un necesario nuevo estilo de gobernanza está obligado a ofertar soluciones.

La división en facciones Maduro-Cabello igualmente no será en un largo tiempo un problema dentro del chavismo. Nadie querrá dentro ser acusado de destruir la revolución bolivariana entregando el país a la derecha al comenzar una lucha de poder interna, no dentro de poco.

Por eso quienes vaticinen un choque de trenes es darle a Henrique Capriles un estatus que aun no posee y creer que Nicolás Maduro esta allí por ser anodino y hierba trepadora.
  
Esa línea es gastar pólvora en zopes, ya uno de mis respetados referentes literarios cometió un garrafal error, Mario Vargas Llosa vaticinó una victoria de Henrique Capriles con un fraude de Chávez en octubre de 2012. Igualmente sostenía que si perdía ese año, para la próxima elección ganaría arrolladoramente, eso como ya veremos en abril no sucederá.  

Existe algo dentro del pensamiento iberoamericano que siempre funcionará, lo dijo Maxine Hong Kingston: en tiempos de destrucción, crea algo.

El pronunciamiento arenero
ARENA habla de ver al futuro pero sigue tomando decisiones como se estuviésemos en plena guerra fría. No votar por el duelo nacional por la muerte de Hugo Chávez teniendo en cuenta la cosmovisión sobre la muerte que poseen los salvadoreños es un total acto de mezquindad no solo política sino además humana.

ARENA otra vez juega a dos bandas: fue posible un pronunciamiento a la muerte de Augusto Pinochet pesar de todo lo que sabemos sobre él; igualmente el FMLN concurrió con sus votos para designar el día de la juventud el 23 de agosto, fecha del cumpleaños de Roberto d`Abuisson dato que ocultó al pleno la derecha cuando hicieron la petición.

Si bien tenían derecho a no votar  vale hacerse estas preguntas ¿Es así como pretenden ser incluyentes? ¿Gobernar para todos ignorando los sentimientos de un buena parte de la población? ¿En que afectaba la ideología de derecha si se votaba por el duelo? ¿Son sospechosos de traición: Enrique Peña Nieto, Otto Pérez, Porfirio Lobo, Laura Chinchilla, Manuel Santos, Sebastián Piñera?

Nuestros políticos atraviesan por una crisis intelectual que les impide ver más allá de sus narices, su mundo se volvió la cuadra donde viven, su pueblo sus vecinos que piensan como ellos, las soluciones solo las que a ellos les resultan, de esa manera nos tiene más separados que unidos, muchas veces así nos gobiernan mejor pareciendo de repente que personas inteligentes nos engañan e imbéciles nos dicen la verdad. Pero esa confusión gracias a las redes sociales empieza a desaparecer.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada