En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 30 de julio de 2011

NOTAS DESDE EL PULGARCITO- NAHUIZALCO DEFIENTE LOS DERECHOS DE SUS COMUNIDADES INDIGENAS

Por más que leí, leí, leí….y leí… no pude encontrar a Estafael made in usa USA, el pitufo parlanchín defensor de los derechos de los indígenas, representante de 2.5 millones de salvadoreños en el exterior, menos uno y aspirante a diputado por cocolandia. No alcanzo a llegar para la foto.


Haber señores del octavo sector, tendrían la amabilidad de compartir con esta redacción la lista de candidatos aprobado, por aprobar o haciendo cola….perdón, esperando turno, con gusto les hacemos el servicio social de compartirlo con la comunidad. Es que como bien dice el Bachi Funes es que ser diputado no es de hocicones.

Nahuizalco defiende los derechos de sus comunidades indigenas


Dagoberto Gutiérrez.30 de Julio. Tomado de Diario Co Latino.

La ordenanza municipal sobre derechos de las comunidades indígenas, asentadas en el municipio de Nahuizalco, se publicó el miércoles 6 de julio del año en curso, en el Diario Oficial número 126. Se trata de 38 artículos de extraordinaria importancia cultural, jurídica, política y civilizacional.

Es la primera vez, que yo recuerde, que un gobierno local asume, de una manera límpida, terminante y contundente, los derechos del pueblo original, de los dueños verdaderos del país, de los silenciados y enterrados.

El contenido de esta ordenanza constituye un recorrido histórico sobre las letras pendientes de un abecedario que fundamenta nuestra identidad. Por eso desde el primer artículo se establece la promoción del desarrollo integral en lo económico, social, cultural y participativo, en el ejercicio de los derechos civiles y políticos de las comunidades indígenas del municipio de Nahuizalco. Esta defensa incluye “la protección y preservación de su propia cultura, de su tierra y territorio, y especialmente de los recursos naturales, renovables y no renovables, que constituyen el entorno ecológico de dichas comunidades”. Como se puede ver, la ordenanza es abarcante y recorre los contenidos medulares de la vida de toda comunidad, establece el amorío entre la cultura y el medio ambiente, entre la tierra y el territorio; y aunque comprende la jurisdicción exclusiva del municipio de Nahuizalco, significa un camino y un ejemplo para lo que tiene que hacerse a nivel del Estado y gobierno de todo el país.

La ordenanza hace un reconocimiento jurídico y político de los pueblos indígenas de Nahuizalco y el municipio se apoya en la declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. En realidad, la figura “pueblos indígenas” expresa la figura jurídica a la que hay que atenerse, aunque, sin negar ésta, se puede abrir paso a la figura de “pueblos originarios”, y tal como dice la ordenanza, se trata de promover y proteger los derechos del pueblo, indígena y originario, y de la comunidad. En otras palabras, es un pueblo en una comunidad y es una comunidad integrada por un pueblo.

Se trata, ciertamente, de los derechos: los culturales, laborales, de la niñez, de las abuelas y abuelos, de personas indígenas con discapacidad, de la mujer indígena, de las mujeres parteras, de los derechos medioambientales, el derecho a la autodeterminación, al desarrollo, a la salud, a la preservación de los recursos naturales y medio ambiente sano, a la tierra, a la reparación y a la promoción del desarrollo integral de las comunidades indígenas, apoyadas por relaciones locales e internacionales.

Como se puede ver, la municipalidad de Nahuizalco, en consulta con la comunidad, ha abarcado encendidas líneas, actuales e históricas, de la vida de los pueblos indígenas. Y es de destacar el amplio respaldo que la ordenanza otorga a las mujeres indígenas. En el artículo 21 se entabla la relación entre el planeta tierra y una cosmovisión muy vinculada a la vida que parte de la madre tierra. Se trata de considerar al planeta desde la óptica femenina y como expresión de vida. A partir de aquí, se establece la necesidad de proteger a la comunidad indígena contra toda discriminación, toda vez que debe ser vista como representante de nuestra madre primigenia, la tierra.

En el artículo 22 se desarrollan en 17 literales, los derechos de la mujer indígena, y se trata de protegerla como madre, abuela, trabajadora, política, productora, defensora de los recursos naturales e integrante de una cultura y una comunidad.

El tratamiento de las parteras contiene un abordaje cultural, y al mismo tiempo que se defiende un oficio establecido, también se sostienen medicinas, procedimientos y la cultura que convive en el ejercicio de este trabajo. Por supuesto que se establece el deber de recibir capacitaciones profesionales pero sin negar o reducir la base cultural.

Los derechos medioambientales ponen en el centro una nueva relación con la madre tierra y establece la figura de la consulta ante toda actividad, obra o proyecto, relacionado con los recursos naturales.

El conjunto de derechos contenidos en la ordenanza debe darse a conocer a todos los habitantes del municipio de Nahuizalco. Aquí aparece una instancia municipal de alto peso político y cultural. Se trata del Consejo de Comunidades Indígenas (CCI) que, constituido por un representante de la alcaldía municipal, y uno de cada uno de los cantones que constituyen comunidades indígenas, debe representar a las comunidades indígenas en la alcaldía municipal, formular las políticas y planificaciones concernientes a la ordenanza, coordinar las actividades concernientes a la misma, emitir opiniones o posición sobre temas relacionadas a las comunidades indígenas para guiar el criterio de la alcaldía municipal, y otras facultades que el Concejo Municipal otorgue.

Como podemos ver, la ordenanza tiene en este CCI una especie de directriz política y las comunidades y sus organizaciones necesitan convertir esta ordenanza en un instrumento efectivo para su vida. Esto requerirá sabiduría, prudencia y tolerancia. La alcaldía de Nahuizalco a dado un paso de justicia, hay que sostenerlo, apoyarlo y desarrollarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada