En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 27 de julio de 2011

VITUPERIOS.COM- BALAS Y VITUPERIOS - LA FABULA DE UN RESENTIDO

A esta redacción nos hicieron llegar la más reciente obra literaria de Oscar pero no Wilde. “Balas y Vituperios el lenguaje de los violentos”

Mi primera impresión al leer el titulo fue decirme. Además de arrogante narcisista. Que ególatra, inmortalizar en el titulo de su escrito la frase “VITUPERIOS”. Esa que lo hiciera famoso y todo un suceso en el campo político local como asesor de campaña. Ni Aniceto se le hubiese ocurrido.
Bien dice el adagio “El que entre la miel anda, algo se le pega” y al parecer se le está pegando el polen de las flores de la campiña donde disfruta de las cosas pequeñas y se planifican los bailongos.

También pensé, quizá fuese en respuesta al clamor manifestado por de mi amigo Luxy y que días atrás publicara en el semanario del jefe. “Donde están nuestros líderes”.


Sera que abogara por los doblemente indocumentados a raíz del cierre de los Duicentros o por aquellos indígenas de cocolandia que el gran cacique les han lavado el coco para que financien su próxima película “YO QUIERO SER DIPUTADO”. En fin al menos comentar algo que contribuya al desarrollo de la comunidad y no me refiero a bailongos.

Nada, todo fue otra baratija de espejito. Llegando a la conclusión, el pobre de Esopo se esta revolcando en su tumba.

No puedo ni siquiera llamarla remedo de fabula. Ya que como nos tiene acostumbrados, usa su pluma como desahogo terapéutico cuando adolece de algún malestar que alguien le provoque y que este, no sea afín a sus intereses, no apoya a algunos de sus salvadoreños amigos, llevarle la contraria o simplemente porque hace uso del derecho a la libre expresión.

Hoy día, cualquier demagogo escribe solo por el simple antojo de tirar piedras y esconder la mano o pretender dar atol con el dedo a los lectores, asumiendo la posición de victima ya que entre líneas deja entrever que un nuevo hombre endemoniado ha aparecido en sus sueños, que ha llegado en relevo y a desplazar a Montes Brito.
Al parecer irreverente, irrespetuoso, carente de humanidad, sarcástico y tiene el corazón amargado y frustrado por las injusticias del mundo y sus gobernantes, quien al parecer lo está difamando por ende se siente agraviado por que le quita el sueño.

Si la difamación es un delito perseguido por la Ley, aun no me explico por qué no lo denuncia, a sabiendas que aquí no es como El Salvador, donde la corrupción es el pan de cada día. Bueno aunque algunos se les olvido dejarla en la frontera o en la maleta, pero son contables y si no se han extinguido es gracias a nuestra complicidad al quedarnos callados.

Señores, pan para nuestro matate, No importa nuestro status, tenemos derechos y hay que hacerlos valer para comenzar a sanear esta sociedad de la corrupción, demagogia y embaucadores. Sea quien sea.

En torno al escrito. Un nuevo recurso es evidente, además pone de manifiesto el uso adecuado del amansa burros y su versión de sinónimos. Indicativo que en este periodo de invernacion y alejado de las marquesinas, el alumno ha hecho la tarea de cultivar su acervo a través de la lectura de monólogos, epístolas y la sección te están velando de my friend Luxy.

Quizá no será el mejor, pero si un buen consejo. Con reverencia y humildad debería agradecer al maestro por las mejoras que muestra en su pluma. Estoy seguro que a Luxy le motivara y quizá le otorgue algún palancazo. Quien quita y le publiquen algún otro cuento, fabula o tragicomedia. Recuerde que las fechas de los bailongos se aproximan.

Como quien dice nace una estrella y emulando a los versados, hoy firma con un seudónimo, que solo deja en evidencia la carencia de valor y honor al no respaldar con nombre y apellido lo que escribe, Dice otro refrán “quien no la debe, no la teme”

Así que no hay razón para usar este artificio, a menos que se trate de salvaguardar el pellejo por si alguien quiere hacer valer su derecho de réplica o también lo demande por difamación ya que deja entrever que quien comete vituperios, es propenso a usar las balas, por ende a ejecutar masacres, así que vaya pensando evitar su adicción a los vituperios, no vaya hacer que se meta en problemas y lo confundan con un desequilibrado, ya que si bien no escribe mamotretos, escribe fabulas que igual reflejan su resentimiento hacia las personas que no comulgan con su pensar.

Solo para recordar algo ya publicado
http://foro-senli.blogspot.com/2010/03/sere-yo-senor-mea-culpa-reflexiones-por.html

REFLEXION.

La envidia va destruyendo —como una carcoma— al envidioso. No le deja ser feliz, no le deja disfrutar de casi nada, pensando en ese otro que quizá disfrute más. Y el pobre envidioso sufre mientras se ahoga en el entristecimiento más inútil y el más amargo: el provocado por la felicidad ajena.

El envidioso procura aquietar su dolor disminuyendo en su interior los éxitos de los demás. Cuando ve que otros son más alabados, piensa que la gloria que se tributa a los demás se la están robando a él, e intenta compensarlo despreciando sus cualidades, desprestigiando a quienes sabe que triunfan y sobresalen. A veces por eso los pesimistas son propensos a la envidia.

Wilde decía que “cualquiera es capaz de compadecer los sufrimientos de un amigo, pero que hace falta un alma verdaderamente noble para alegrarse con los éxitos de un amigo”. La envidia nace de un corazón torcido, y para enderezarlo se precisa de una profunda cirugía, y hecha a tiempo.
      Oscar Wilde.

REFLEXION
Se romperá, este sistema individualista,
Egocéntrico y perverso.
Sus masas colectivas desaparecerán,
Y vendrá el individuo;
Pensante, inteligente, independiente, integral y libre.
         Esaú Albanez

Tuesday, July 26, 2011
Balas y vituperios el lenguaje de los violentos.
Por Oskland

El mundo se estremeció ante la noticia de las masacres en Noruega. Un hombre endemoniado cuyo nombre no vale la pena mencionar, colocó bombas en edificios de gobierno y asesino sin piedad a decenas de jóvenes en un campamento de verano en una isla de aquel país nórdico. Simplemente por diferencias ideológicas, religiosas o ambas. O tal vez mas bien porque estaba desequilibrado.

Durante varios años el insensato se afanó por alimentar sus “monólogos” de odio. Los cuales cual dejo plasmado a través de varias “epístolas” que integraron un librote de más de 1500 páginas. En el mamotreto se refleja su resentimiento por la sociedad, por la vida, su resentimiento por todo y contra todos.

Para él nada estaba bien, el mundo estaba equivocado; por tanto: éste “Quijote de la muerte” era el iluminado para cambiar lo malformado, para limpiar la suciedad, para sanar lo podrido y como “jinete justiciero del Apocalipsis” era el único ungido que sabía lo que estaba bien y miraba con claridad lo que en los demás andaba mal. Frustrado por las injusticias del mundo y sus gobernantes, decidió resolver de una manera violenta dichas diferencias.

Semanas atrás, también se sintió la indignación por el asesinato sin razón del cantante argentino Facundo Cabral. Y que a diferencia de lo que algunos piensan y ocupan su voz para hacer la guerra, éste era un hombre que tenía un canto de paz. Cabral con su música fue irreverente pero no irrespetuoso. Denunció con diligencia evitando la difamación. Fue sarcástico pero sin personalizar. En fin, fue un ícono del canto popular a quien la violencia se lo llevó.

Hace varios meses en Tamaulipas, docenas de inmigrantes fueron masacrados. Los trataron como mercancía y los eliminaron sin piedad. El único delito era el buscar un sueño fuera de las fronteras de sus países o unirse a un familiar en Estados Unidos, nada de esto fue posible debido a esas mentes retorcidas.

Todo comienza con difamaciones y agravios. Luego se convierte en insultos, agresiones y descalificaciones hasta llegar a la arremetida y actos violentos. Para detener la espiral del fanatismo lo mejor es no dar cabida a estas acciones.

Son provocadas por seres que han perdido la humanidad, que han endurecido como una roca su alma. No son capases de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida: un agua de coco con hielo en un día caluroso, un buen asado en el parque los domingos, una lagrimita tras ver la película “Titanic” o de una fiesta popular en la plaza. ¡Tienen su corazón amargado!

Se podría pensar que los impetuosos están ganando la batalla. Bombas, balas y vituperios son su idioma. La violencia se encuentra desde la Parker avenue en Newark, New Jersey hasta la Washington Street en Hempstead, Nueva York. De Tamaulipas a Madrid. Desde el bulevar Liberación en Guatemala hasta la isla de Utoya en Noruega. Pero sin duda son más los que le apuestan la paz.

La labor entonces es la de no dar cabida a la intimidación. El mejor consejo podría ser: No responder de la misma manera a las agresiones. Hacerse de oído sordo a quien insiste en la embestida, fortalecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada