En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

viernes, 5 de octubre de 2012

El heterodontosaurio dueño de la historia patria


El heterodontosaurio dueño de la historia patria
Marvin Aguilar

Quien da título a esta columna es una especie que vivió hace 200 millones de años, dinosaurio enano con pico corto como el de un loro, dos colmillos afilados en la frente, dientes largos en las mandíbulas que le servían para despezar su alimento. No se sabe si es un ave, puercoespín, vampiro o las tres cosas.

En días pasados en el faro.net Carlos Gregorio López Bernal escribió una columna donde al parecer le disgustaba que yo hablase de un tema exclusivo de él y de la izquierda: http://elfaro.net/es/201209/opinion/9773/

¿A quiénes tiene en mente un historiador cuando escribe un ensayo o publica su investigación? ¿A qué personas va dirigido el documental de un cineasta que aborda el tema histórico? Son dos respuestas distintas que un avezado escribidor debiese contestarse antes de meterse a opinar a propósito de mis declaraciones sobre los próceres, fechas históricas y demás atrezos nacionales que están reflexionadas y dichas desde mi experiencia de documentalista.
Es decir son resultado del lenguaje cinematográfico, estética del cine y, el papel experimentador del audiovisual.

Quizá nuestra intelectualidad necesita una recesión de egos. Esto se deja concluir porque parece ser que el grundrisse histórico salvadoreño pertenece a un solo sector ideológico y, es coto de caza de unos dioses privilegiados que desde la montaña sagrada deciden quién puede hablar de historia, su pertinencia y pertenencia.

Considerable decepción resulta cuando un historiador no se sienta a revisar lo que dijeron algunos iniciadores de la historiografía patria hace 100 o 60 años sentados a la diestra o siniestra según se desee aceptar los textos y se escandalicen cuando se utilizan estos y se entiende que no se dice nada nuevo desde un género: el audiovisual que es relativamente nuevo en El Salvador.

Está claro que el articulista no ha visto mi documental: Gritocidio, que es el asesinato del grito del 5 de noviembre de 1811. En este trabajo se reúne a: Rodolfo Cardenal, Pedro Escalante Arce, Rafael Guidos Vejar, Xiomara Avendaño Rojas, Rafael Lara Martínez, Rafael Mendoza el viejo, Juliana Ama, Antonio Bonilla, el muralista JOALGAR, para que nos digan sobre las investigaciones, vivencias, simbolismos que se han creado precisamente desde Alejandro Dagoberto Marroquín, Roque Dalton y la historia oficial en relación a los actos de 1811 y 1814 y 1821.

La novedad que reclama Carlos Gregorio López Bernal radica estar en la primera vez que se realiza un documental, es decir desde el séptimo arte en 40 minutos se dice con una estética que mezcla la cultura del video clip y la fotografía documental con música rock en español la versión hereje del bicentenario del grito de independencia.

Lo que él entiende por fuentes en cine se conoce como créditos y si alguna vez puede ver el documental al final aparecen todas personas e instituciones que han hecho posible la obra.

La cobertura mediática que molesta a Carlos Gregorio debo explicar no es debido a que sea yo licenciado en cultorología y que le resulte exótico o increíble que exista tal profesión sino que es inherente al cine; la publicidad comercial que lleva aparejada la cinematografía radica en que hasta ahora el documental ha sido visto por 5,000 personas en salas cerradas de universidades en todo el pais y para el 4 de noviembre lo transmitirá canal 10 en el programa RADICALES y luego a YouTube. 

Y le sorprenderá saber que muchos creen que Alejandro Dagoberto Marroquín es diputado del PCN, y no un connotado investigador antropólogo del Partido Comunista salvadoreño, nuestro trabajo despeja esa confusión.

Lo nuevo es pues, la forma en lo estamos diciendo ahora. Para desgracia del pueblo y ventaja de los investigadores la gente es más audiovisual que lectora y esa es entonces la humilde pero efectiva aportación del documental.              

López Bernal se siente –percibo al leer su artículo-  lleno de experiencia por tener incontables años de trabajo en la materia lo comprendo, cuando esa reducida opinión basada en la ignorancia de mi trabajo y la descalificación profesional reflejó que en realidad solo posee un año repetido incontables veces.  

Su reclamo de respeto a investigaciones históricas sirve para definir lo que podríamos sostener es un fundamentalista de la intelectualidad de izquierda la que también como decimos en Gritocidio igualmente ha manipulado la historia ocultando a los afro descendientes del evento de 1932 o creando en Pedro Pablo Castillo un símbolo de la izquierda salvadoreña con los mismos parámetros con los que la derecha creó a José Matías Delgado.

La base del guión del documental es formular preguntas que en si es el verdadero reto de la humanidad ya que más que dar respuestas lo verdaderamente genial es hacerse los cuestionamientos que nos acercaran a eso que llamamos o entendemos como verdad.

Tiene forzosamente que haber un resquebrajamiento de toda esta estructura basada en una mentira que es ya en efecto histórica por las consecuencias perversas que nos ha conllevado como pueblo y mi discurso cinematográfico que es de igual uno político tiene como objetivo desde Gritocidio o Pieza de Indias dos documentales de una trilogía histórica salvadoreña que pienso realizar contribuir mínimamente a esa catarsis.

El cineasta no busca Limitar la historia a una polémica a favor o en contra, a quien lo dijo primero de segundo al final, que si es terreno ideológico u político es por demás estéril cuando de cine hablamos, esto es así debido a que en el séptimo arte ya todos los temas fueron abordados quedando entonces contarlo de manera distinta a como se hizo antes lo que discurre del articulo de Carlos Gregorio es nunca jamás volver hacer un filme. Oscurantismo puro; estalinismo superado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada