En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 22 de octubre de 2012

Incontinencia verbal: Paolo Luers


Incontinencia verbal: Paolo Luers
Marvin Aguilar

Hace algunos días Paolo Luers vaticinaba en su sección de EDH el fin del proyecto La Pagina haciendo referencia a la nota suponemos, que colocó en breaking news este periódico digital sobre que seis diputados de ARENA votarían por Astor Escalante como fiscal general.
La idea que desprende Luers es que aquello era falso, además de la tensión que provocó dentro de ARENA que lo desgasta hacia el electorado este periódico fue contra la agenda de algunos medios de favorecer el regreso de ARENA a toda costa al poder.

Esa línea periodística se comprende si se desea ser amigo de ARENA y enemigo del FMLN: no publicar nada que atente contra el retorno de la derecha al ejecutivo, menos ceder ante una duda razonable de una acción corrupta y en caso de irrefutable evidencia utilizar el argumento de buenos y malos.

Realmente han quedado varias líneas de trabajo de aquella publicación, que si bien escribió nombres y apellidos oportunamente en el mismo texto desmentían la participación de ellos en dicho ilícito más no el hecho de intento de compra de diputados como se sabría luego en detalle. ¿Dónde está el fin de la Pagina? El manejo de la nota fue el habitual que se da como si hubiesen sido diputados del Frente.

Aspiramos a una derecha decente
La crisis social y de valores que refleja la Asamblea Legislativa y que vive nuestro país se debe al desaparecimiento paulatino de credibilidad entre la gente, en primera instancia con los dirigentes y en segunda con los medios de comunicación tradicionales los cuales en una relación incestuosa con el poder financiero y político le han venido diciendo a la población que solo cuando gobierna la derecha todo está bien, que el sistema está perfecto, que la pobreza es normal y que todos alguna vez dejaran de serlo para que desistan en cambiar algo.

La social media ayuda a la gente a que vayan cuando menos plantearse que eso es mentira, que esto no funciona para todos, que los políticos no son capaces de solucionar los problemas más sentidos por los ciudadanos y que puede haber un sistema alternativo que venga propuesto desde la derecha sino es que la izquierda se adelanta.

Por eso surgen periódicos como La Página para que las personas comiencen a informarse distinto de cómo lo han venido haciendo los medios convencionales. Esto no es rápido ni automático, pero continua sucediendo y así proseguirá eso es lo que temen las elites que no desean compartir el poder que formalmente se dice emana del pueblo, pero que en nuestro caso ya no es así, sino que lo otorga el poder financiero.

Bien debe saberse que durante el proceso de cambio de opinión pública y de patrones conservadores a democráticos, de respeto y dignidad a la persona – no solo antes de nacer- sino una vez nace, crece, desarrolla y envejece existirán traumas y conflictos sociales en donde la oportuna, honesta, informada e informadora opinión, basada en la razón, lógica y ciencia y no en el mito, la superstición o interés particular ideológico de personas o grupos ayudara a lanzarnos como nación hacia el futuro, derrotando desde luego al discurso trasnochado, pendenciero y pre moderno que circula y pulula en el medio de editorialistas del país.

Nosotros leemos a los que escriben
Como docente universitario recomiendo a los alumnos de comunicaciones leer editoriales principalmente de la derecha religiosa y ex guerrilleros devenidos en ultra centristas.

No hay mejor escuela –aconsejo- para no cometer errores y desinformar a la ciudadanía que leer a los que escriben, verificar sus fuentes, tesis y teorías que puestas en blanco y negro esconden un pretendido interés de hacernos ver la única, universal, absoluta verdad: la de ellos.

Hay desde algunos medios: grande, tradicional prensa de igual desde periódicos digitales a solo ver en tres direcciones: hacia arriba, hacia la par y hacia abajo. Paolo Luers ha decidido mirar hacia abajo cuando de escribir sobre competencia se trate y obvia el boicot financiero y ataques frecuentes al sitio del periódico que persiguen eso mismo que escribía Luers: el final del proyecto periodístico de La Página.

Quiere la naturaleza que la araña aun teniendo 8 ojos sea totalmente ciega. 

Nosotros sin embargo aspiramos a ver como el esquimal quien distingue decenas de tonos de blancos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada