En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

viernes, 16 de marzo de 2012

NOTAS DESDE EL PULGARCITO- REACCIONES: LA FRAGIL PAZ DE LAS MARAS

REACCIONES: La frágil paz de las maras

Jueves, 15 Marzo 2012
 
La medida de negociar con las maras puede ser políticamente correcta, pero cuestionada moral y éticamente

Redacción ContraPunto

SAN SALVADOR – Una medida audaz o un paso en falso... Una negociación sin algo de seguridad ó como diría un político local: una seguridad sin algo de negociación... ¿De qué se trata? Quizá de una frágil paz.

Diario Digital ContraPunto hizo sus propias averiguaciones acerca de una posible “negociación” establecida entre el gobierno que preside Mauricio Funes y el liderazgo de las pandillas Mara Salvatrucha “MS-13” y la Pandilla o Tribu “18”, que se encuentra en prisiones. Tal información fue divulgada en el periódico El Faro, la noche del miércoles.

En nuestras investigaciones pudimos confirmar que ha habido esa negociación entre las partes, en la que están involucrados altos personeros del actual gabinete de seguridad y los líderes de las dos maras más importantes. El fin es frenar los asesinatos y las extorsiones.

Pero este proceso no es nuevo. Uno de los primeros impulsores de un intento de negociación entre las pandillas y el gobierno habría sido el asesinado periodista y documentalista hispano-francés Christian Poveda, después de haber concluido su afamado documental “La vida loca”, en el que daba a conocer la realidad de las pandillas desde su interior. Poveda fue cruelmente asesinado por un grupo de pandilleros y la incógnita sobre su muerte trágica sigue; aún no se sabe el por qué real. Hay una madeja intrincada que no se ha aclarado pese al proceso investigativo y jurídico en torno a su asesinato.

Antes de que en noviembre pasado entrara en funcionamiento la actual estrategia de seguridad, con el ascenso del general retirado David Munguía Payés, como ministro de Justicia y Seguridad Pública, hubo un intento de negociación con las maras supervisado por el anterior Gabinete de Seguridad, compuesto por miembros del FMLN. Pero el cuestionamiento fue tal que se dio marcha atrás; además, la efímera negociación no tuvo el logro esperado, sobre todo en el cumplimiento de compromisos por parte de las maras.

En la actualidad se trata de un movimiento más en firme. El gobierno, a través de sus funcionarios del Gabinete de Seguridad, difícilmente reconozca esa negociación porque “puede ser políticamente correcta, pero un disparate ético: ¿negociar con delincuentes?”, según una fuente consultada por ContraPunto.

En esencia, desde “hace días” los líderes de las maras habían propuesto una “negociación” y querían de mediador a alguien del Arzobispado. Ese intento falló por la negativa de la curia. No obstante, las autoridades de seguridad habrían conseguido que el “intermediario” fuera una persona ligada a los sacerdotes y a la Fuerza Armada.

Fue así como se consiguió el traslado de los líderes de las maras a los penales de Ciudad Barrios (a los de la Salvatrucha) y a Cojutepeque (a los de la “18”).

Quiérase o no aceptarse tal proceso negociado, lo cierto es que, tal como los medios locales lo ha divulgado, varios de los líderes mareros de “primera fila” y que guardan prisión, han sido trasladados de “Zacatrás” a cárceles que no son de “alta seguridad”. Después de eso los homicidios comenzaron a bajar...

Las preguntas seguramente serán muchas:

¿Es correcto este proceso?
¿Qué tan seguro o que tan frágil puede ser?
¿Delincuentes pueden ser interlocutores frente al Estado?
¿Cuáles serán los consecuencias de todo esto?
¿Qué sucederá si esto triunfa o fracasa?

Ver nota completa:
http://www.contrapunto.com.sv/politica-nacionales/reacciones-la-fragil-paz-de-las-maras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada