En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

sábado, 10 de marzo de 2012

SALVADOREÑO VOTA INTELIGENTE, VOTA POR LA NACION REPORTAJE: “Estrellas” ayer, candidatos de hoy

Cortesía de ContraPunto
REPORTAJE: “Estrellas” ayer, candidatos de hoy

Distintas personas con cuentas pendientes de su pasado concurren como candidatos bajo distintas siglas en las elecciones de este 11 de marzo
Por Fernando de Dios

SAN SALVADOR – Un somero repaso a las listas de candidatos de los partidos políticos para estas elecciones municipales y legislativas permite encontrar algunas caras, hoy que estarán en las papeletas, que evidencian lo que queda por hacer en este país en el campo de la impunidad y la moral política.

Prácticamente todos los partidos presentan entre sus candidaturas personas que tienen cuentas pendientes con el pasado, bien por su participación en la guerra o bien por su desempeño en distintos cargos públicos.

Otros tuvieron sonados cambios de chaqueta partidaria o acabaron dirigiendo partidos de ideologías totalmente alejadas de las que profesaron en sus vidas pasadas.

Algunos casos muestran que en este país la Ley de Amnistía de 1993 contribuyó no solo a que personas implicadas en graves violaciones a derechos humanos quedaran libres, sino que les dio la posibilidad de aprovechar el capital político que obtuvieron en el conflicto para seguir adelante con sus carreras políticas.

Otros casos demuestran que un político en El Salvador no está amortizado siempre que siga habiendo quien le apoye lo suficiente en la cúpula de un partido para que continúe una vez más optando a una curul en la Asamblea.

La persistencia de los veteranos

Es el caso de Ciro Cruz Zepeda, por ejemplo, que aun cuando el Partido de Conciliación Nacional (PCN) que ha liderado por décadas fue cancelado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), está en cabeza de la lista del hijo político de aquél, Concertación Nacional (CN), por el departamento de La Paz.

Poco importa que las personas que lideran CN admitan que durante años y años estuvieron pidiendo desde dentro del PCN que se abriera espacio para ellos en la dirección, para renovar el partido, y que el principal responsable de que no ocurriera fuera Zepeda. Tampoco que hace unos meses la imagen de éste presidiendo interinamente una sesión plenaria de la Asamblea con evidentes signos de ebriedad provocara el escándalo, la repudia y la chanza de medio país.

Ya que, como dijo a ContraPunto el actual secretario general de CN, Manuel Rodríguez, no quieren “hacer leña del árbol caído”, Ciro Cruz Zepeda opta a su sexto periodo como diputado. Ya en 1991 ocupó la vicepresidencia de la Asamblea, misma que ahora ocupa, y durante más de diez años fue presidente. Solo dejó de ser diputado entre 2006 y 2009, periodo en el que era diputado en el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Ese mismo partido también mantiene entre sus candidatos a Francisco Merino, que corre por una curul en el departamento de Santa Ana.

Merino fue vicepresidente de la República durante el periodo presidencial de Alfredo Cristiani (1989-1994), aunque ya había formado parte de la Asamblea Constituyente que se formó en 1982 y después fue jefe de fracción de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Tras el relevo presidencial de 1994, Merino se alejó de ARENA y se fue acercando al PCN. En 1998 ya fue presidente de la Corte de Cuentas. Después, desde 2000 has sido ininterrumpidamente diputado por el partido de las manitas.

Y fue ese mismo año, cuando era jefe de fracción parlamentaria del PCN, cuando la noche del 26 de agosto, bajo un estado de severa ebriedad, Merino se resistió a una patrulla que pretendía que no manejara su automóvil en ese estado sacando su pistola y disparando a los agentes. Una de las policías resultó herida de bala y la patrulla también fue dañada.

Finalmente, Merino fue capturado y acusado de los delitos de lesiones graves, homicidio tentativo, amenaza agravada y daños a un vehículo de la PNC.

El caso llegó a la Asamblea, donde se le abrió un antejuicio que fue detenido gracias a los votos de ARENA y PCN en la plenaria del 23 de noviembre de 2000. Una semana después, con los votos de los mismos partidos, se aprobó la dolarización. Merino nunca fue castigado por su arrebato etílico y fue reelegido como diputado en tres ocasiones más.

Para más información ver nota completa
http://www.contrapunto.com.sv/especiales/reportaje-estrellas-ayer-candidatos-de-hoy





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada