En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 21 de marzo de 2012

UNA PILDORA DE RESILIENCIA PARA LA DERECHA

Una píldora de resiliencia para la derecha

Marvin Aguilar

El debate interno que está impulsando el partido republicano estadounidense es una discusión si el ala conservadora-religiosa o los de ideología intermedia obtienen la candidatura, es probable que los segundos se hagan con el estandarte para disputarle la presidencia a Barak Obama; es casi seguro que asistirán a las elecciones divididos.

El tea party, neocons y moderados lo saben: es mejor perder con sus propias propuestas, respetando las particularísimas ideologías que conforman al partido de los elefantes que poner un candidato que lo único que lograría es recuperar para el partido el poder por el poder. No es aventurado sostener, que ante la imposibilidad de terminar en feliz término y en tiempo el debate ideológico interno republicano el actual presidente demócrata se reelegirá.

ARENA esta en un tipo de transición, una difícil según se analice. Las elecciones del pasado 11 de marzo han arrojado las caras que debieran representar y dirigir al partido. Norman Quijano, Ana Vilma de Escobar y Edwin Zamora. No habría donde perderse si en honor a la real politik se desea dirigir el partido.

La figura del alcalde capitalino es indiscutible en el gran San Salvador. De igual Ana Vilma de Escobar en lógica junto a Zamora debiesen ocupar irremediablemente la jefatura de fracción o, ser la propuesta arenera para la presidencia de la Asamblea Legislativa. ¿Por qué esto debe creemos ser de esa manera? Por la población que los votó, esa era la intención de la reforma electoral: rostro mata bandera. La ex vice presidenta ha sido más votada que la bandera en las elecciones del departamento San Salvador y Norman Quijano ha superado en cuantiosa votación al partido de gobierno y principal adversario de la derecha. Zamora es el nuevo rostro.

Saber administrar las diferencias: el reto de la derecha


Muchos creen que las declaraciones del alcalde capitalino en el programa 8 en punto con Nacho Castillo el 12 de marzo rozó la arrogancia y prepotencia al sostener que: no es un recién llegado, que no está en ARENA desde hace seis meses o siete años. Que su militancia se origina desde la base. Que es una persona capaz, además de ser el político más popular del pais.

Sus sorprendentes palabras, fuera del estilo clásico arenero de decir que no, aunque sea sí, las interpreto desde la incertidumbre que da no saber si será o no el candidato a presidente, si tiene alguna opción o incluso si se le consultará si desea serlo. Son pues una declaratoria personal de su voluntad de aspirar internamente a esa candidatura. Decirlo en un programa de televisión es la forma de prevenir alguna acción que pretenda dejarlo fuera. ¿Pugna?

Otra acción que no alcanzamos a comprender es justificar que para ser jefe de fracción no solo se necesita ser el más votado, sino que se requiere tener experiencia y capacidad. ¿Es qué acaso Ana Vilma de Escobar no posee ambas? Viniendo de la derecha, se debe tener cuidado que estas declaraciones incluso no parezcan misóginas.

Habían en mi criterio en las pasadas elecciones dos candidatos de la cúpula: Oscar Santamaría y Rolando Alvarenga. Y como vimos no resultaron electos. Esto es un mensaje que la población envió, no leerlo correctamente sería un error, en otras palabras es actuar como se dice desde la derecha, lo hacen los comunistas.

Es posible y razonable que se tengan dudas sobre las posibilidades de todos los mencionados de ganar la presidencia de la república, para aseverar esto, aun faltan muchas variables que definir: entre muchas sería, quién será el candidato del FMLN y GANA.

Pero lo que sí es cierto es que a la base no se le puede otra vez como se hizo en el 2009 imponer un candidato, menos a última hora bajo el argumento de ser mucho más presidenciable y con mejor capacidad de marketing. Hacerlo es desilusionar a la militancia, es entender que no basta, incluso, que de nada sirve estar en la afiliación para aspirar a influir. Es más seguro un bochornoso e ilegal pagaré a la lealtad.

ARENA no soportaría una campaña electoral que empuje un candidato sacado de la manga de la camisa y esto contrasta desde luego con el deseo de recuperar el ejecutivo. Confusión ideológica se siembra, ese es el nudo gordiano que debe saber desatar el COENA, un acuerdo que permita la foto de familia, pero una sincera, que empuje la candidatura que dé, en primer lugar esperanza a los areneros, para luego salir todos a trabajar por ella o él. No hay otra forma.

ARENA no ha avanzado, le han otorgado un respiro. No saberlo aprovechar, no leer – repetimos- acertadamente los resultados electorales es el comienzo de la derrota en el 2014.

Los cuadros lo tienen claro, ¿lo tendrá el COENA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada