En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 25 de noviembre de 2012

ALBA PETROLEOS COMPRANDO EL SALVADOR… Y LOS ARENEROS VENDIENDOLO

EL SALVADOR CONFIDENCIAL
29OCT2012-001

Según nos comentan, las negociaciones inmobiliarias entre miembros del gran capital y ALBA Petróleos han sido muy intensas últimamente. Lo interesante de estas transacciones es darnos cuenta de los doble estándares de nuestra sociedad y de sus actores, ya que si cualquier salvadoreño normal le vendiera una propiedad a ALBA Petróleos, lo tildarían de vendido al FMLN, lo cual no sucede cuando es una familia o persona “conocida”, como si s
olo ellos tuvieran el derecho a hacer negocios en El Salvador. Ellos hacen “negocios”, pero un salvadoreño común, para los potentados "empresarios", haría una “coyotada”.

Nos cuentan que José Ángel Quirós, ex-director del Fomilenio y potencial candidato vicepresidencial de Arena, ha llegado en representación de su familia a un acuerdo con la directiva de la compañía del FMLN, para venderles el concepto y los terrenos en donde se construiría las Torres Q, proyecto presentado por el mismo Quirós a inicios del 2008 (http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6374&idArt=1974542). El proyecto de 38,000 metros cuadrados, tenía un costo en ese entonces de 25 millones de dólares, el cual incluía dos torres, una de 15 y otra de 11 niveles, así como un centro comercial, lo cual se convertirá en el Centro Financiero ALBA, pues además del proyecto inmobiliario, se ha incluido en el paquete de venta, la financiera CrediQ, la cual se convertirá en Banco ALBA, iniciando sus operaciones con todos los créditos automotrices que actualmente maneja en la cartera de dicha empresa

Así mismo nos comentan que los propietarios del Híper Europa cerraron un acuerdo con Alba Petróleos, vendiendo los primeros su local situado en la Alameda Manuel Enrique Araujo, a inmediaciones del Tabernáculo Bíblico Bautista, donde funcionara a partir del próximo año el nuevo supermercado de “ALBA ALIMENTOS”.

De la misma manera, el tan conocido terreno donde por décadas funcionara el “Café Don Pedro”, en la Alameda Roosevelt, ha sido vendido recientemente a ALBA Petróleos para construir allí una gasolinera. Dicho inmueble fue alquilado por muchísimos años a Pedro Dalmau, por el antiguo propietario de La Constancia, Roberto Murray Meza, dueño de ese inmueble, quien ahora ha logrado su venta a sus amigos del FMLN.

También nos aseguran que la familia de Ernesto Muyshondt, miembro del Coena de ARENA, ha vendido en San Miguel un terreno de más de 10 manzanas a Alba Petróleos, donde se construirá el plantel de distribución de los productos de dicha corporación en la zona oriental. Es interesante mencionar que el ex–Coordinador General del FMLN, Fabio Castillo, es el apoderado legal de la familia de Muyshondt, así como de sus parientes, los propietarios de la famos FINSEPRO.

En otro tema, nos añaden en la información que Norman Quijano, con el reciente desalojo de los vendedores del centro de San Salvador, logro asegurar de parte de los dueños de un nuevo centro comercial de la zona, un jugoso aporte para su campaña presidencial. Los propietarios de este negocio, que antes era un almacén por departamentos, deseaban desde hace meses terminar con los pequeños comerciantes a su alrededor, para erradicar así cualquier competencia. El Alcalde Quijano, luego de obedecer a sus financistas, aseguro que la alcaldía dará un local en otro lugar, a cada comerciante desalojado de dicho lugar, pero omitiendo decir que cada local de esos costara $1500 dólares mensuales de alquiler, dinero que se supone, ayudara también a la campaña presidencial de Quijano. Nos dicen que los fondos recaudados a través de la alcaldía y de los financistas a cambio de favores, son administrados desde ya por Manuel Arrieta, miembro del Coena y empleado "bajo de agua" de la alcaldía, con el constante escrutinio del concejal Julio “Elena” Gamero y del empleado de Quijano, Gino Bettaglio, supuesto encubridor de muchas cosas extrañas, cuando fungía como vicepresidente del Banco Central de Reserva, en el periodo Cristiani.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada