En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 25 de noviembre de 2012

EL PAIS QUE QUIERO


Libre de la corrupción de los políticos, quelonios y arcaicos
Libre de la delincuencia e inseguridad


10 minutes ago near San Salvador, El Salvador · 
  • Los “mediadores” de la tregua entre pandillas han propuesto la idea de crear los “municipios santuarios” donde se supone que todos los ciudadanos, independiente de su condición, podrán circular libremente, es decir que los pandilleros de la MS y mara 18 podrán convivir con los vecinos y quienes se encuentren circunstancialmente en dicho municipio ya que los primeros se comprometen a no delinquir en la jurisdicción. A cambio la PNC y el ejército se comprometen a no desarrollar operativos y por ende a evitar las requisas de sospechosos y todo tipo de patrullajes.
    El vocero de tal propuesta es Raúl Mijango, quien señala que los pandilleros todavía no aceptan a bajar su “modus vivendi” de la extorsión mientras la sociedad no les garantiza una reinserción social con las garantías de seguridad en todo sentido.
    Para escoger los “municipios santuarios” contará la decisión de los pandilleros y serán prácticamente aquellos que están bajo controles de las mismas pandillas.
    Verdaderamente me parece una idea descabellada y lo peor es que ya cuenta con el aval del Ministerio de Justicia y Seguridad que pide a los salvadoreños un voto de confianza al recordar que los homicidios han bajado desde que está la tregua con los pandilleros. Por supuesto que los homicidios han bajado entre los mismos pandilleros, porque la gente honrada sigue muriendo asesinada, desapareciendo o siendo víctima de extorsiones, asaltos, amenazas y otros delitos; mientras que los pandilleros presos gozan de prerrogativas exclusivas en los centros penales.
    Me parece idea descabellada porque quien nos garantiza que aprovechando que no habrá patrullajes ni requisas en los “municipios santuarios” los pandilleros no aprovecharán para planificar secuestros, homicidios, asaltos, extorsiones y otros delitos desde las comunidades, barrios y colonias “suntuarias”. Asimismo quien nos garantiza que los pandilleros no cometerán sus fechorías en otros municipios y se llegarán a refugiar en los sitios “suntuarios”. Por ejemplo si Soyapango fuera declarado “municipio suntuario”, los pandilleros bien pueden ir a privar de su libertad a un ciudadano a Ilopango (si no es “municipio suntuario”), se lo llevan a Soyapango lo matan y lo entierran o lo tienen en su poder mientras piden un rescate por su vida o lo violan o cometen cualquier tipo de barbaridad.
    Quién garantiza que un ciudadano no puede ser perseguido o controlado desde el “municipio suntuario” para irlo a matar o asaltar fuera de la jurisdicción. A un camión repartidor de determinado producto no lo asaltaran en el municipio, pero lo pueden asaltar apenas unos metros fuera de él. En los “municipios suntuarios” podrán fabricar armas, esconder evidencias, planificar fechorías, materializar muertes, dirigir extorsiones, consumir y distribuir droga libremente, etc.
    Como salvedad el ministro de Justicia y Seguridad señala que se dejarán de hacer patrullajes y registros, pero siempre se perseguirá el delito. Si hasta ahora les cuesta perseguir el delito, mucho menos lo podrán hacer en aquellos municipios donde los pandilleros vivirán a sus anchas sabiendo que cuentan con la protección estatal.
    En realidad lo de los “municipios suntuarios” es una idea concreta ya desde hace mucho tiempo, pues hay colonias y comunidades que ya son sitios suntuarios, donde ni la PNC ni el ejército entran porque los pandilleros tienen control. Hay lugares que parecen territorio liberado de las pandillas y donde los vecinos viven con la zozobra diaria de “ver, oir y callar” porque las pandillas mandan.
    Insisto la idea de los “municipios suntuarios” me parece descabellada y estoy seguro que los mismos militares y agentes y oficiales de la PNC se sienten humillados, defraudados y decepcionados. Los ciudadanos honrados nos sentimos preocupados porque ante la inoperancia estatal, cuya misión es perseguir toda forma de delito y delincuentes, nos quieren dejar en manos del poder pandilleril. Algo huele a podrido en Dinamarca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada