En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 25 de noviembre de 2012

Carta a un amigo migrante

http://www.laprensagrafica.com/Carta-a-un-amigo-migrante


Carta a un amigo migrante
25 de Noviembre de 2012 - Gerardo Calderón

Marvin es un ciudadano centroamericano, solía vivir con su familia en uno de los miles de asentamientos del país. Una champa de lámina y madera, un largo trayecto para acarrear agua y el sueño de pronto tener energía eléctrica reflejaban las injustas barreras que su familia y 2 millones de salvadoreños más deben enfrentar para vivir dignamente.
Mas su espíritu solidario y trabajador lo convirtió en un líder comunitario digno de confiar, impresionando así a líderes de ONG y representantes de la cooperación internacional. Sin embargo, el desesperado deseo de ver a su hijo crecer saludable hizo que viera la posibilidad de migrar como única salida a la tragedia humana que le tocó vivir.

Carta para Marvin:

Hace más de dos meses emprendiste un viaje que cambiaría tu vida y la de tu hijo para bien. Como todo buen emprendedor que sos, no dudaste ni un segundo en aprovechar la oportunidad.

Yo te conocí en la comunidad, trabajando por tu gente con tanta pasión como que si estuvieras trabajando para tu familia; junto con tus compañeros de la directiva y los resultados que mostraron, dieron esperanza a los demás vecinos de que su futuro podría ser diferente.

Sin embargo, la venta de franelas y aromas “chica fresa” para autos apenas te alcanzaba para sobrevivir, no para soñar. Así como cien mil salvadoreños apuestan su vida para entrar a Estados Unidos cada año, de la misma manera agarraste coraje y emprendiste el viaje. No cabe la menor duda que trabajarás el doble y que aliviarás las necesidades de tu gente. Lo que nos preocupa a tus amigos y a tu familia es que desde hace dos semanas no sabemos de vos. Queremos creer que tu silencio es una falsa alarma, y que pronto te vas a comunicar; pero es inevitable imaginarse lo peor.

Es indignante que a nadie le importe la vida de salvadoreños emprendedores y valientes que arriesgan el pellejo como vos, por sacar adelante a su familia, ¡a su país! Todos hablan de las remesas y el bien que hacen a la economía, y nos asustamos cuando el Tío Sam nos da indicios de regresar a los millones de salvadoreños. Pero nadie toma cartas en el asunto de las penurias que tocan vivir en el viaje hacia Estados Unidos.

¿Será que el compromiso de arriesgar tu vida por tu familia vale un comino? ¿Será que tuviste que haber sido hijo de una persona con poder para que volteemos a ver a los migrantes como vos?... ¿Será que a los salvadoreños ya no nos duele perder a un hermano?

Por ahora, la comunidad ha perdido a un líder social que los inspiraba, tu hijo a su padre, tu esposa a su compañero de vida y tus amigos al gran Marvin que siempre nos motivaba con sus energías y nuevas ideas. Te queremos de regreso.

Vos sos ejemplo del liderazgo que necesitamos, que viene desde las bases, con ideales nobles y sinceros enraizados en la justicia que merece cada ser humano para ser feliz.

Donde quiera que estés, te decimos que para nosotros sí importás, siempre vas a ser nuestro amigo, tu familia va a estar segura el tiempo que sea necesario; pero te queremos de vuelta.

No vamos a aceptar que tu silencio sea tu despedida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada