En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 9 de febrero de 2011

NOTAS DESDE EL PULGARCITO

Dolarización, política monetaria y el sabio Mani

Por Ricardo Arturo Villeda (*)

El debate actual sobre el bien y el mal de continuar dolarizados o de desdolarizar

SAN SALVADOR - El maniqueísmo se refiere a una religión creada hace muchos siglos por un sabio persa llamado Mani y dentro de sus ideas estaba el que había una eterna lucha entre el Bien y el Mal, que eran relacionados a la Luz y a las Tinieblas, respectivamente.

Esta referencia cobra relevancia al observar la manera cómo se ha conducido la discusión entre dolarizadores y desdolarizadores, en la cual pareciera que ha prevalecido una visión maniquea. Según algunos la dolarización es la Luz y la política monetaria son las Tinieblas, y de acuerdo a otros la dolarización es el Mal y la política monetaria es el Bien.

Una manera más equilibrada de abordar el asunto es pensar que tanto la decisión de dolarizar como la de circular el colón, pueden tener consecuencias positivas o negativas sobre el desempeño de la economía. El éxito de dichas decisiones en torno a la moneda a utilizar, va a depender de las condiciones concretas en que se encuentre la economía de un país y de la capacidad de implantar otras políticas complementarias.

La dolarización plena ha eliminado la capacidad de las autoridades económicas para aplicar políticas que amortigüen los efectos macroeconómicos de la crisis internacional reciente, de la cual apenas se está empezando a salir. Esto se ha traducido en que la economía ha tenido que ajustarse de una manera bastante dolorosa, reflejada en la pérdida de empleos de gran parte de la población. Pero el aspecto positivo de la dolarización es que ha descartado la posibilidad de que se trate de resolver la crisis mediante una emisión permanente y abultada de dinero, que al aumentar la demanda de bienes y servicios, sin que haya una respuesta similar de parte de la oferta de las empresas, provocarían incrementos desmesurados en la inflación, que terminarían por afectar a los sectores sociales más desprotegidos.

Ver nota completa:
http://www.contrapunto.com.sv/index.php?option=com_content&view=article&id=4909:noticias-de-el-salvador-contrapunto&catid=101:analisis&Itemid=41

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada