En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 14 de mayo de 2012

ESTUDIAR SEXO

Estudiar sexo

Marvin Aguilar

En El Salvador la sexualidad se aprende: hemos pasado entendiendo que la sabana con hoyo o el misionero son las poses sexuales que agradan a Dios. El placer era visto como algo pecaminoso por tanto sentirlo durante el acto sexual era considerado una ofensa a Dios. Dentro de la cultura salvadoreña está limitado a la eyaculación del hombre, el orgasmo es un deleite que muchas mujeres jamás experimentaron todo fue nada más un embarazo tras otro. La reproducción de la especie era la misión femenina última en la tierra. Este dogma medieval instalado aún en las mentes contemporáneas salvadoreñas manda casarse joven y tener –sin importar crisis económica- los hijos que Dios quiera.

La figura paterna se entendió como el que lleva al varón al burdel y, el rol de los machos es cuidar la honra de las mujeres de casa, donde el crimen de honor es legítimo. Se establecen dos tipos de crianza: para hombres y de mujeres. Mujeriego y puta son dos conceptos similares pero distintos en cuanto a prestigio social. Esta tradición formó en el transcurso de la vida personas frustradas, agresivas y dio naturales separaciones familiares.

¿Y si dentro de la familia nace un intersexual u homosexual? La violencia como corrección se vuelve norma dentro de los hogares: un hijo muerto es preferible a uno maricón o indefinido. El abandono de los anormales del hogar es habitual, el final es la marginalidad social, las calles de San Salvador para los menos afortunados, los que tienen suerte mueren.

Las violaciones dentro de la familia es tema sexual, debido a ello no se menciona en casa, no vaya a ser que se desintegre la base de la sociedad, lleva implícito un silencio asesino. Se entiende que es culpa de los abusados los que después son inadaptados sociales u promiscuos.

La prole se asemejó a las mascotas.

En los cantones de mi pais donde abundan los templos que alaban al señor Dios, los embarazos en las niñas de 13 a 17 años son una manera de movilidad social ascendente, y no crean los nacional-religiosos que son adolescentes inexpertos los padres, sino hombres de 40 a 60 años, como esto también es sexo, el delito penal aquí no es denunciado nunca por nadie.

Con el cambio de las relaciones económicas entre el Estado y los habitantes se prostituyó el cuarto mandamiento: los hijos deben ser una especie de AFP que garantizaba a los padres en la vejez un sostén más que moral, obligatorio, esta se afianzaba con una crianza autoritaria: castigos físicos, humillaciones morales, incestos físicos y emocionales.

La sumisión del objeto sexual: mujer, al destino, marido y padres ha sido el dogma. Así hemos llegado a la degeneración humana que los hijos se vuelven el pretexto supremo para cometer los más horrendos crímenes contra y dentro la familia. Después de todo ¿para qué Eva dio la manzana a Adán?

Por eso, no podemos menos que felicitar desde esta columna a MINSAL y MINED por la implementación responsable, atinada, patriótica, científica de comenzar a enseñar, educar en la sexualidad, para que las futuras generaciones ya no aprendan sexo, sino que se eduquen en una actividad humana normal y diversa.

Según la cultura china una persona bien tiene tres componentes: buena crianza, hogar; buena educación, escuela universidad; y conocimiento, la vida. Proviene todo de sus ancestrales creencias: budismo, tao, confucionismo.

Si nos detenemos a preguntar a que se refieren con aquello de buena crianza, no es más que construirle al hijo la capacidad de sociabilizar con todo ser humano. En un pais como el nuestro en donde la mayoría de padres consideran que los maestros deben criar y educar a sus hijos, ¿qué mejor lugar para formar en la sexualidad humana científica?

Ojalá que no surja un versículo bíblico que prohíba la educación sexual en El Salvador

Talcott Parsons cuando explica el funcionamiento de las sociedades humanas nos muestra el proceso de mutaciones que se han sucedido y continúan pasando: la empresa se encarga de la adaptación al medio; el gobierno trata de conseguir una serie de metas políticas económicas; todo necesita un sistema jurídico que integra a los ciudadanos, heterosexuales o no; todo en un marco de valores, creencias, tradiciones, costumbres de los miembros de la sociedad, que definen como son esos ciudadanos.

Cada una de esas áreas inevitablemente cambian, el comercio se diversifica; las elecciones mudan gobiernos; las leyes evolucionan; los valores y formas de entender las cosas debido a las influencias tecnológicas no son los mismos de hace 40 años, se adaptan. Cada variación supondría obligadas alteraciones en las demás para mantener la sociedad adecuadamente cohesionada. Negarse a este proceso sociológico es ser contra-ciudadano.

Somos una sociedad quiérase o no que a marchas forzadas esta liberándose de los grilletes absolutistas y eso solo conduce a la ilustración no al pecado. Pero los conservadores cuando notan que algo puede ser evitado o solucionado, no pueden creerlo e inician el pesimismo. Para que esto falso se vuelva verdad se usan todos los medios posibles usándonos a nosotros mismos para echarlo todo a perder cerrando así el círculo de ignorancia que destroza el rostro para dar paso a la máscara.

Renunciamos a la luz por amor a la inestabilidad: despertares sexuales tempranos y violentos; mitos sexuales; machismo; misoginia; discriminación a lo diferente; falsas familias; matrimonios convenencieros; infidelidades; concubinatos notorios; divorcios y todo esto por ignorar la ciencia en la formación del salvadoreño en plena era tecnológica.

Todo lo solucionamos indignándonos antes de irnos a ver la televisión perdiendo la mayoría de nosotros. Y así es, ya que lo mejor es decir que todo está en la Biblia, que lo mejor es el literalismo si deseamos salvar el alma, todo en el fondo persigue que sigan siendo otros los que decidan, que siempre son aquellos que se ha abrogado el monopolio de la interpretación de la verdad: fariseos y herodianos. La educación nos permite tomar el control de nuestras vidas y no delegarlo a nadie, usar el libre albedrio que no es poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada